Sunday, 18 de April de 2021

Miércoles, 25 Marzo 2015 02:06

Cuauhtémoc y La Franja, despedidas infames




Written by  Carlos Montenegro

El ocaso de la permanencia del equipo de futbol Puebla FC en la Primera División coincide con el ocaso de uno de los futbolistas profesionales más populares de México, tanto por sus habilidades deportivas como por los escándalos protagonizados, su nombre es Cuauhtémoc Blanco.


El ocaso de la permanencia del equipo de futbol Puebla FC en la Primera División coincide con el ocaso de uno de los futbolistas profesionales más populares de México, tanto por sus habilidades deportivas como por los escándalos protagonizados, su nombre es Cuauhtémoc Blanco.

 

Pocos pueden saber los motivos por los que la actual directiva se decidió a contratar los servicios del jugador, pero todo indica que hoy en día deben estar arrepentidos de esa decisión fatal. De haber fundamentado la adquisición de los servicios del tepiteño con la idea de usarlo como un “imán de taquilla”, los resultados no han sido los que tal vez proyectaron, pero si la idea fue reforzar deportivamente al equipo entonces los resultados son para llorar.

 

Además del alto costo que implica la contratación de Cuauhtémoc Blanco, la directiva del Puebla debió haber considerado su falta de compromiso con la institución, se trata de un hombre que no viaja junto a sus compañeros de equipo, un tipo ingobernable con un temperamento incontrolable y agresivo, la actitud de Cuauhtémoc en ocasiones dista mucho de los comentarios emitidos por los apasionados comentaristas locales y nacionales, pues el aporte al Puebla FC en términos deportivos y en consecuencia de puntos porcentuales ha sido raquítico.

 

En la recta final de su carrera, Cuauhtémoc cierra de manera indigna, pues antes del hundimiento del Puebla FC aceptó la invitación de un partido político naciente pero parasitario desde ya, para competir por la presidencia municipal de una ciudad con la cual le une el mismo tipo de compromiso que lo liga con el equipo camotero, sí, el económico.

 

Cierto, Cuauhtémoc es dueño de su show y como tal puede venderlo al mejor postor, aunque ello implique subestimar la dignidad propia y el sentimiento de la nación camotera o de la ciudadanía de Cuernavaca, a final de cuentas no engaña a nadie, son sus propios adoradores quienes lo aceptan y aman con todas sus escorias en un ejercicio del trillado refrán “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre”.

 

Así las cosas seguirán sucediendo mientras la ciudad y el estado de Puebla pierden una de las instituciones que le han dado identidad, Cuauhtémoc renta su nombre y su show para que México tenga un partido político (Encuentro Social) más que mantener, la obviedad de la decisión implica que de por medio habrá una considerable suma de dinero.

 

Dinero que debe hacerle bastante falta pues perder 900 mil pesos durante unas horas en Casino Palace, requiere ingresos altos.

 

 

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus