Monday, 13 de July de 2020

Miércoles, 04 Marzo 2015 02:12

No todas son malas noticias. También hay buenas




Written by 

Y UNA DE ELLAS ES EL PROGRAMA IMPLEMENTADO POR el gobierno de la República a través de la Sagarpa y de la Financiera Nacional de Desarrollo para apoyar a los pequeños productores agropecuarios y acuícolas que ayer dio a conocer en Puebla el delegado de la Secretaría de Agricultura, ingeniero Alberto Jiménez Merino.

 


Los apoyos serán hasta de 240 mil pesos para el desarrollo de proyectos productivos agropecuarios y acuícolas, con un 7 por ciento de interés anual para hombres y 6.5 por ciento anual para mujeres.

 

 

Los trámites que los interesados deberán realizar son sencillos y rápidos y las garantías que se piden, mínimas.

El objetivo es rehabilitar al campo mexicano, abandonado desde que se impuso en nuestro país el modelo neoliberal, pues se prefirió depender de la importación de alimentos que de la producción local, por tener los campesinos mexicanos una baja productividad.

 

 

“Los hombres y las mujeres del campo requieren y merecen una mayor atención. Si queremos un buen desarrollo económico para México, el campo será clave para eso”, dijo el funcionario federal.

 

 

“Nosotros nos comprometemos a dar a conocer los programas de financiamiento para pequeños productores, así como las empresas de intermediación financiera a las que los campesinos puedan recurrir para adquirir los pequeños créditos que requieran para sus proyectos productivos”, señaló.

 

 

El desarrollo del campo ha sido el talón de Aquiles del sistema económico neoliberal impuesto desde el gobierno de Carlos Salinas.

 

 

Al abandonar al campo a su suerte, cientos de miles de campesinos tuvieron que emigrar en busca de trabajo a los Estados Unidos. La producción nacional de maíz, frijol, arroz, trigo, soya, etc., se desplomó y la mayor parte de los granos necesarios para nuestra alimentación tuvieron que importarse convirtiendo a nuestro país en dependiente alimentario, que es lo peor que nos pudiera haber pasado.

 

 

Hicimos depender a nuestra economía del petróleo y ahora resulta que el ingreso petrolero se desplomó en unos cuantos meses con lo que el presupuesto nacional se redujo en más de un 40 por ciento, según los últimos informes.

 

 

Cientos de miles de familias mexicanas viven del dinero que les envían de Estados Unidos sus parientes que emigraron para trabajar allá. Son tantos los trabajadores emigrantes que sus remesas forman parte de los cinco pilares de la economía nacional, y en estos momentos tal vez sea el más importante.

 

 

Por eso es una buena noticia el que el gobierno federal inicie este programa que si se lleva correctamente y con honestidad puede representar el inicio de la recuperación de nuestra agricultura y ganadería y propiciar el desarrollo de la explotación acuícola, que nunca ha sido nuestro fuerte.

 

 

La recuperación de México, nos dice un economista amigo nuestro, tiene que pasar forzosamente por la recuperación de la actividad agropecuaria. Un campo fuerte, organizado y productivo puede sacarnos de la difícil situación en que nos encontramos y sin el apoyo de los gobiernos federal, estatales y municipales, muy poco podremos lograr.

 

 

HEMOS COMENTADO EN ESTE ESPACIO, la terrible situación que guardan los partidos políticos en Puebla y el resto del país.

 

 

Tanta es la decepción de los ciudadanos en los partidos y en los políticos profesionales o aficionados pero ambiciosos, que insistieron mucho en la necesidad de permitir a los candidatos independientes, es decir, candidatos sin partido, candidatos ciudadanos.

 

 

Pues bien, el ex presidente municipal Gabriel Hinojosa Rivero, primer presidente de Puebla que llegó a través del partido Acción Nacional al poder, se ha dado a la tarea de promover candidaturas independientes para participar en las próximas elecciones de diputados federales.

 

 

Los que han aceptado la propuesta se están topando con la realidad. Tienen que reunir 6 mil firmas de ciudadanos del distrito que aspiren a representar para poder ser registrados.

 

 

Carecen de organización y de estructura para reunir esas firmas, carecen de organización, estructura y dinero para movilizarse en busca del voto ciudadano, y como no tienen partido, tampoco tienen ideología política, es decir, sus propuestas tendrán que ser muy generales, como las de velar por los intereses del pueblo, ser honestos, es decir, ser lo contrario de lo que se ve en la mayor parte de los políticos profesionales.

 

 

Con esto queremos decir que los candidatos independientes, en las circunstancias actuales, están muertos. No hay esperanza para ellos. Tal vez, con el tiempo y un ganchito… tal vez.

 

 

YA CASI TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS han completado su lista de candidatos a diputados federales por los 16 distritos electorales de la entidad.

 

 

Hay una revoltura impresionante de priistas, perredistas, verdes, panalistas, en todos los partidos. Hay jaloneos, rumores, intrigas y todo lo que hace interesante a una película o a una telenovela.

 

 

Las campañas arrancarán en los primeros días de abril y las elecciones serán el 7 de junio.

Ni candidatos y partidos parecen estar enterados de que este país pasa por tremendas crisis en lo económico, político y social. Ellos van por otra cosa y lo que menos preocupa a la mayoría, no a todos, es el bienestar o malestar ciudadano. Van a lo suyo, a coronar su “carrera política” o a ganar una “lana” en este rebumbio electoral.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus