Monday, 19 de April de 2021

Martes, 22 Septiembre 2015 16:36

Detectan más de 100 pandillas juveniles en Atlixco

Casi todas las pandillas están integradas por menores de edad, que se reúnen para hacer desmanes o delinquir. 

  • Yessica Ayala

Atlixco, Pue.- El problema de la inseguridad también radica en la presencia de pandillas juveniles integradas por menores de edad, que se reúnen para delinquir. Al menos unas 3 mil personas participan en estas agrupaciones, que hasta la fecha son más de 100 las que han detectado.

 

Así lo dio a conocer el edil de Atlixco José Luis Galeazzi Berra al ser entrevistado en un evento sobre la campaña de difusión de los Derechos de las niñas y los niños y sobre la actividad del binomio de perros K9.

 

“El tema de la droga es muy complicado porque no solo es consumir y ya de entrada el daño que le hace a la persona en su cuerpo, si no es la violencia que crea dentro de las familias, la necesidad de conseguir recurso para comprarla, mucho de la delincuencia que tenemos en Atlixco es a la hora de pagar la droga tienen que meterse a robar a las casas".

 

Aseguró que en Atlixco históricamente han existido varias bandas, en Coyula existen 16, que es una sola población, pero aseguró que van con programas como los que se implementan donde se da capacitación becas económicas para incluirlos e integrarlos a una vida normal.

 

“Tenemos problemas pero lo peor es cerrarlos a verlos y lo peor es no hacer nada, tenemos más de 50 equipos en retas callejeras en donde podemos ver en las colonias que ya hay participación”.

 

Se ha detectado en estas bandas niños entre 13 y 14 años, en algunas que existen en comunidades de menor edad.

 

Así mismo, 50 jóvenes presentados ante el agente del ministerio público por el delito de portación de sustancias ilegales gracias los perros del grupo k9.

 

Sin embargo cabe señalar que no todos los jóvenes que se integran a estas bandas son delincuentes, a veces solo se pelean los grupos por territorios pero que al final de cuentas ponen en riesgo su vida, porque se enfrentan a golpes lastimándose hasta quedar inconscientes, refirió Galeazzi Berra.