Thursday, 22 de April de 2021

Martes, 05 Mayo 2015 02:02

Velorio en San Pedro: los padres del grafitero exigen justicia al #EdilBala

Este día será enterrado el joven de 18 años que fue ultimado por el subdirector de la Policía municipal de San Pedro Cholula por grafitear una pared

  • Alberto Melchor Montero / @_BetoMM

Ricardo Cadena Becerra, el mayor de tres hermanos, será enterrado este día por su familia y amigos luego de que la madrugada del domingo fue ultimado durante una persecución policiaca por parte del subdirector de la Policía municipal de San Pedro Cholula, quien con su arma de cargo perforó la nuca del joven cuando éste presuntamente huía para no ser detenido por el supuesto delito de “grafitear una barda”.

 

El joven, de apenas 18 años de edad y que cursaba el tercer grado en el bachillerato Sara María Basave de Toxqui en esa demarcación, fue víctima de la criminalización por parte de las autoridades municipales, que con arma en mano buscaron detenerlo a él, a su amigo Hermenegildo, también de 18 años y a su hermano Jonathan, de sólo 15 años de edad, cuando presuntamente grafiteaban una barda minutos después de haber abandonado un botanero donde habrían visto una pelea de box la noche del sábado.

 

En entrevista para CAMBIO, Francisco Cadena Hernández, carpintero de oficio y padre de la víctima, explica que a pesar de que el edil cholulteca José Juan Espinosa se acercó para ofrecerles cubrir los gastos funerarios, ellos se negaron y afrontarán la inversión que representa la velación y el entierro que tendrá lugar este día en un cementerio de la localidad.

 

 

Lo asesinan una semana después de su cumpleaños

 

Guadalupe Becerra López, madre de la víctima, recibe a todas las personas que llegan al velorio de su hijo llevado a cabo en el patio de un taller mecánico aledaño a su vivienda; mientras toma su lugar junto al féretro de su primogénito Ricardo, narra la importancia y el cariño que le tenían a pesar de que era un niño inquieto y juguetón, además de que apenas había cumplido su mayoría de edad pues celebró su cumpleaños número 18 en familia el pasado 26 de abril.

 

“Como hijo era muy cariñoso, muy noble. No se podía enojar conmigo ni yo con él, me platicaba lo que hacía en la escuela, me platicaba de sus chicas pero él sabía que yo no me enojaba y le decía: trátalas bien eh y me contestaba: claro que sí jefa, pero cuando me enojaba me decía mamá”, narró.

 

 

La epilepsia lo marginaba de ciertas actividades

 

Asegurando que la inquietud de su hijo siempre lo llevaba a buscar diversas actividades sin problemas con la ley, la señora Guadalupe hace referencia de que Ricardo debía mesurarse en su día a día pues desde hace dos años había comenzado a presentar un cuadro de epilepsia que lo había alejado de otras actividades, como la bicicleta o la patineta.

 

“Lo tenía yo enfermo, le daban ataques epilépticos a mi hijo desde hace dos años, entonces empezó a dejar la patineta y poco a poco empezó a dejar la bicicleta por lo mismo de su enfermedad pero eso no le impedía andar ahí corriendo”, mencionó sin profundizar en el tema de su estado de salud.

 

 

Grafitear no da derecho de matar a alguien por la espalda

 

Acompañada de los compañeros de clase de Ricardo y de vecinos con los que creció, la mamá pide justicia durante el velorio y que se hagan revisiones a fondo para los agentes que se encuentran bajo la encomienda de cuidar a la ciudadanía, pues la criminalización por tomar una cerveza o salir de noche no es un motivo para disparar en contra de alguien.

 

“Pido que se haga justicia porque cuántos jóvenes no hay en la calle, cuántos jóvenes se quieren acabar el mundo en un día porque quieren ir, bajar y subir, y que tengamos esos guardias pues ya no es confiable porque se van a tomar dos o tres cervezas y los policías los van a asesinar, pues creo que no. Y de que andaba grafiteando no le da derecho de quitarle la vida a mi hijo y menos por la espalda”, exigió la señora Guadalupe.

 

 

A mi hijo lo mataron con un disparo en la nuca: padre

 

Por su parte, Francisco Cadena Hernández, padre de la víctima, indicó que el cuerpo de su hijo les fue entregado a las 11 de la noche del domingo y que de acuerdo con las causas de la muerte, asentadas en el acta de defunción, fue una “herida por disparo de proyectil de arma de fuego. Penetrante de cráneo con laceración de cerebelo y encéfalo”.

 

“Me muestran unas cosas para identificarlo y me doy cuenta que sí, identifico que son sus pertenencias. Me dicen que a mi hijo le habían disparado, le dispararon en la nuca”, además ratifica la versión de que Ricardo fue ultimado a la distancia y mientras corría para no ser detenido, y no como producto de un forcejeo como lo indicó el agresor y subdirector de la Policía municipal de San Pedro Cholula, JaidMothe Hernández.

 

 

 

 

 

 

Last modified on Martes, 05 Mayo 2015 02:54