Saturday, 17 de April de 2021

Viernes, 19 Junio 2015 13:16

Comandante de la Policía Minisiterial se suicida en Totimehuacán

José Jorge Espinal Tobón, comandante de la Policía Ministerial, se suicidó esta madrugada dentro de su domicilio, en San Francisco Totimehuacán, cuyos familiares culparon que la PGJ lo orilló a tomar esta decisión tras despedirlo el año pasado, ya que a raíz de eso su salud se deterioró.


La esposa del comandante refirió que a la una de la mañana estaban viendo la televisión y ella se subió a dormir.

No supo nada más de él hasta las 6:30 horas, cuando la hija del jefe policiaco lo encontró ahorcado con unas corbatas, en la ventana del baño de su casa, ubicada en la 3 Sur y 13 Poniente de esa junta auxiliar. De inmediato, los familiares pidieron ayuda a los números de emergencias.

Media hora después, la ambulancia 030 de SUMA arribó al inmueble y, tras revisar los signos vitales, los paramédicos confirmaron el deceso del "Jefe Tobón", como era conocido entre los policías ministeriales.

Culpan a PGJ

Molestos y muy dolidos por esta pérdida, los familiares responsabilizaron a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) por la muerte del comandante y acusaron que, desde hace un año y medio, Tobón era hostigado y amenazado por personal de la dependencia para que retirara las denuncias y amparos que promovió contra el despido injustificado, además de que las constantes represalias y amenazas que recibía le estaban generando daño psicológico, moral y otros.

Espinal Tobón, quien contaba con 60 años de edad, pertenecía a la lista de los 30 ministeriales que fueron dados de baja a mediados de enero de 2014, presuntamente por no aprobar los exámenes de control de confianza.

Cuando recibió la noticia en esa ocasión, sufrió un infarto y tuvo que ser hospitalizado en la Beneficencia Española, donde se debatió entre la vida y la muerte.

Fue también uno de los que se resistió a firmar el oficio de su baja, ya que la PGJ se negó a liquidarlos por todos los años que laboraron en la institución, y él llevaba 30 años trabajando allí.

Como el comandante estaba a punto de pensionarse cuando fue cesado, perdió el derecho al servicio médico en el Hospital del ISSSTEP, a donde acudía frecuentemente por problemas de salud. Debido a que era diabético, tuvo tres infartos y padecía las secuelas de las lesiones que sufrió en un enfrentamiento con el grupo criminal Los Zetas, en 2008.

"Trabajó 30 años para la Policía Ministerial y en repetidas ocasiones vino el licenciado Pedraza para pedirle su renuncia. Él se negó a dárselas porque le querían quitar su servicio médico y no le querían dar ninguna prestación. Nos vinieron a pegar papeles en la casa, ponían patrullas para que firmara la renuncia y con fecha del 25 de mayo le quitaron su servicio médico y todo eso fue lo que lo orilló a toda esta situación", reprochó su hija Lizeth Espinal.

Comentó que el comandante iba a ser operado el 1 de junio, ya que había perdido la sensibilidad en la mano derecha donde tenía alojada una esquirla de R-15 desde la balacera con los Zetas; sin embargo, al perder el servicio médico, continuó padeciendo problemas de salud.

30 años brindó sus servicios a la PGJ

En este periodo, Espinal Tobón fue comandante titular de diversas áreas de la Policía Ministerial. Estuvo en Robo de Vehículos, la 5a Comandancia, Robos y Asaltos y la Inspectoría Metropolitana, por mencionar algunas. Asimismo, fue comisionado en Ajalpan, Izúcar de Matamoros, Puebla y otros.

También esclareció diversos casos y homicidios relevantes, además de que participó en asuntos importantes como la balacera con Zetas, el 15 de abril de 2008, cuando agentes de la extinta Policía Judicial de Puebla ingresaron a Córdoba, Veracruz, en búsqueda de un tráiler robado.

Piden que "dejen de molestar"

La hija del comandante solicitó a la Procuraduría que deje de enviar a su personal para molestar, pues los perjudicó con la muerte de su padre y ahora ya no tiene motivos para continuar insistiendo. 

Fuente: e-consulta