Sunday, 27 de September de 2020

Lunes, 31 Agosto 2015 01:43

Por falsedad de declaraciones y no por homicidio consignan al novio de Paulina Camargo

El caso de Paulina Camargo tuvo un desenlace semejante al de Karla López Albert e Iraís Ortega; la joven de 19 años fue asesinada por su novio José María Sosa Álvarez por negarse a abortar, quien habría confesado su crimen en la PGJ según los padres y la abogada Marisol Montes. 

  • Elvia Cruz / @cruz_elvia

Pese la supuesta confesión de José María Sosa Álvarez por haber asesinado a quien fuera su novia y madre de su hijo, Paulina Camargo Limón, únicamente fue consignado por falsedad de declaraciones ante el Juzgado Tercero de lo Penal y no por homicidio, mucho menos por feminicidio.

 

El joven, quien alcanzaría hasta 60 años de prisión, dejaría el penal de San Miguel si las autoridades no ubican el cuerpo de la joven de 19 años y del bebé de 18 semanas que esperaba.

 

La abogada de la familia de la víctima, Marisol Montes, se adelantó en la noche del sábado para confirmar a la prensa que “Chema” sería juzgado por el delito de feminicidio, e incluso, exigió pena máxima en su contra.

 

Sin embargo, en el departamento del estudiante de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad del Valle de México, campus Puebla, los especialistas de la Procuraduría no encontraron manchas hemáticas, o alguna otra pista con la que se pudiera concluir que sí habría golpeado y estrangulado a Paulina como se informó a los familiares.

 

Lo único que contrapone la declaración de “Chema”, es que existe un video en el cual se le ve subiendo a un taxi con ella, y no se fue sola esa noche del 25 de agosto como él sostuvo en un inicio ante las autoridades. Por esa contradicción, fue que quedó bajo arresto y llevado al penal.

 

El artículo 254 del Código Penal de Puebla, marca que por el delito de falsedad en declaraciones, podría ser sancionado con seis meses y hasta cinco años de prisión, con una multa de diez mil 500 días de salario.

 

Y por no contar con elementos concretos en su contra para afirmar que él es responsable de la desaparición de la joven, la PGJ no ha querido fijar una postura oficial, debido a que continúan las investigaciones.

 

¿El cuerpo, bajo ocho mil toneladas de basura?

 

El caso de Paulina Camargo es todo un misterio. Si se toma en cuenta la versión de la abogada de la familia, en el sentido que “Chema” depositó los restos de la joven de 19 años en un contenedor de residuos en la unidad habitacional La Margarita, pudo haber sido llevada al relleno sanitario de Chiltepeque, a donde llegan al día mil 600 toneladas de basura –según datos del Ayuntamiento- y por los cinco días que han pasado, en este sitio ya se acumularon más de ocho mil toneladas de residuos.

 

Las labores de búsqueda de los restos fueron suspendidos, por no encontrar pistas que indicaran su hallazgo en dicho lugar.

 

Según fuentes de la Procuraduría, es casi imposible ubicar el cadáver, si es que fue arrojado en el relleno sanitario, hecho que daría otro giro al proceso contra José María Sosa Álvarez.

 

Las fuentes dan cuenta que tampoco se han encontrado evidencias para explicar cómo “Chema” llevó el cuerpo de Paulina y el hijo de casi cinco meses que esperaba, de su departamento al contenedor de basura, sin que nadie se diera cuenta.

 

La joven desapareció el martes 25 de agosto y de acuerdo con información de los familiares, el novio la habría citado en una clínica que se ubica en Plaza del Sol, en la colonia San Manuel, para que un médico diera cuenta que el embarazo iba bien, por lo que la enviaría de regreso a su casa en un taxi, pero nunca llegó.

 

Esa versión se sostuvo durante más de tres días, hasta que en la noche del sábado “Chema” confesó que él la mató, según la información que ha dado Marisol Montes.

 

“Él es el asesino”

 

Rolando Camargo,padre de Paulina no duda en asegurar que José María Sosa Álvarez es el asesino de su hija y de su nieto. En una entrevista con medios en la noche del sábado, declaró que el veracruzano había confesado su crimen.

 

En tanto, la madre, María del Rocío Limón narró brevemente que “Pau” era una niña “muy dirigida a Dios. Ella siempre estaba tratando de ayudar, ella rescataba perros. Era una niña muy espiritual”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Last modified on Lunes, 31 Agosto 2015 03:33