Wednesday, 21 de April de 2021

Martes, 01 Septiembre 2015 02:46

José María Sosa, novio de Paulina, dio 3 versiones contradictorias ante PGJ

José María Sosa Álvarez dio por lo menos tres declaraciones contradictorias ante las autoridades ministeriales y judiciales. Primero dijo que tras una consulta ginecológica, la acompañó a tomar un taxi y no volvió a saber de ella. Luego, tras la exhibición de un video en el que se le ve abordando el vehículo con Paulina, confesó el asesinato y haber tirado el cadáver a un contenedor de basura en La Margarita. 

  • Elvia Cruz / @cruz_elvia

Por lo menos tres declaraciones contradictorias ofreció José María Sosa Álvarez ante la Procuraduría General de Justicia y la autoridad judicial en relación a la última ocasión que vio a su novia Paulina Camargo y que provocaron su consignación por falsedad de declaraciones, a la espera de que el MP resuelva el homicidio de la joven embarazada.

 

El estudiante de la Universidad del Valle de México primero declaró que, tras una consulta ginecológica, la acompañó a tomar un taxi modelo Jetta y luego no volvió a saber de ella. Luego, tras la exhibición de un video en el que se le ve abordando el vehículo junto a Paulina Camargo, habría confesado el asesinato y posteriormente tiró el cadáver a un contenedor de basura en La Margarita.

 

Por último, y ya ante el Juez Tercero de lo Penal, se retractó de la confesión del homicidio de la joven alegando que esta se produjo por actos de tortura, aunque reconoció que sí abordó el taxi con ella, pero descendió de la unidad en algún punto del trayecto y ella siguió sola rumbo a su domicilio.

 

La supuesta confesión del homicidio

 

A José María Sosa Álvarez no le salían las cuentas y le reclamó a Paulina Camargo del porqué llevaba 18 semanas de embrazo. Eso, a pesar de que una hora antes habían estado con un ginecólogo en Plaza del Sol, en la colonia San Manuel, para verificar que el embarazo transcurriera sin problemas.

 

Eran a las 6:15 de esa tarde 25 de agosto cuando abordaron un taxi en Circuito Juan Pablo II esquina con 18 Sur, con destino a la unidad habitacional La Margarita. “Chema”, como se identifica en las redes sociales y como es conocido entre sus amigos, le ofreció a la joven conocer un perro que había comprado y le diera su opinión.

 

De acuerdo con la declaración que ha dado el taxista que los llevó hasta a ese punto es que, los jóvenes se veían felices. Él le sobaba la panza a Camargo durante el trayecto, pero algo lo hizo cambiar de opinión más tarde.

 

El estudiante de Ingeniería Mecatrónica en la Universidad del Valle de México, campus Puebla, preguntó a Paulina si el hijo que llevaba en el vientre realmente era suyo, expuso sus dudas sobre el embarazo.

 

Ella se indignó y comenzó la discusión. Para controlarla, la tomó del cuello y le aplicó una llave, una de las técnicas que “Chema” aprendió desde adolescente en sus clases de artes marciales. Su fuerza fue suficiente para que en menos de cinco minutos, Paulina dejara de respirar.

 

El campeón de taekwondo en Veracruz habría cometido el crimen en el interior del departamento que compartía con uno de sus hermanos en La Margarita. Al menos así quedó consignado en su declaración ante el Ministerio Público, tras tres días de haber quedado en calidad de presentado.

 

Fue llevado en la noche del sábado al penal de San Miguel, ubicado en la capital poblana y quedó consignado ante el Juez Tercero de lo Penal por el delito de falsedad en declaraciones, y no por el homicidio de quien fuera su novia y el bebé de casi cinco meses que ella esperaba.

 

En la confesión que el atleta hizo ante la PGJ, aseguró que la había matado sin querer, que sólo quería inmovilizarla pero que ella ya no reaccionó por lo que la metió en bolsas de basura y depositó el cuerpo en uno de los contenedores de residuos de la unidad habitacional.

 

A una semana de los hechos, los restos de Paulina no han sido ubicados, son buscados con perros adiestrados en medio de mil 600 toneladas de basura que llegan a diario en el relleno sanitario de Chiltepeque, en las afueras de la ciudad de Puebla.

 

La retractación: Fui torturado

 

Ahora, el joven de 20 años de edad ha declarado ante el juez que está a cargo de su caso que, fue obligado a responsabilizarse del asesinato de Paulina en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia, que en realidad ella sí se retiró en un taxi rumbo a su casa tras la ida al doctor.

 

En el teléfono celular de “Chema” no fueron encontradas llamadas ni interacciones en WhatsApp antes de las 20:00 horas de la noche de ese 25 de agosto, la primera llamada que quedó registrada después de las 21:00 horas fue la del papá de la joven, quien al ver que su hija no llegaba de su cita con el novio, marcó para preguntar si seguía con él.

 

El joven se trasladó de inmediato a la casa de la abuela paterna de Camargo para explicar a los familiares que la había dejado de ver a las 20:00 horas. Ahí, uno de los primos exigió revisar el móvil, a lo que Sosa accedió.

 

“Se notaba nervioso. Nos dijo que cada semana eliminaba su historial y que por eso no tenía registro de últimas llamadas”, dijo a CAMBIO uno de los familiares de Paulina. Desde ese momento, la familia Camargo ya no dejó que Chema se fuera sin que los acompañara a presentar la denuncia ante la PGJ, debido a que fue la última persona que la había visto.

 

Un caso que divide opiniones

 

Dulce Rosales es prima de José María Sosa Álvarez y estudia derecho en la BUAP. Sostiene en entrevista con este medio que “Chema” estaba emocionado con la llegada de su bebé, y que la familia sí sabía del embarazo de Paulina.

 

Confiada de su inocencia, creó en la noche del domingo la página “Con La Frente En Alto Lo Digo Chema Sosa Alvarez Es_mi_primo Justicia” en Facebook, desde donde ha querido sumar apoyo en favor del veracruzano, para exigir su liberación al alegar que fue obligado a declararse culpable.

 

Hasta antes de la media noche del lunes, la página sumaba 370 seguidores. Se han hecho todo tipo de comentarios, algunos señalando a “Chema” como feminicida, y otros, que creen en la versión de la familia acerca de que el atleta fue torturado para hacerlo culpable.

 

Lo que está claro, es que podría dejar la cárcel si las autoridades no encuentran el cadáver. Ayer por la tarde, especialistas de la Procuraduría nuevamente llevaron a cabo diligencias en el departamento en donde supuestamente se cometió el asesinato de la joven, quien dejó de estudiar por su embarazo.

 

 

 

 

Last modified on Martes, 01 Septiembre 2015 04:16