Sunday, 28 de November de 2021

Martes, 01 Septiembre 2015 14:18

Padre de José María ignoraba embarazo de Paulina

Durante una rueda de prensa que ofreció este martes junto con el padre del estudiante de mecatrónica, Luis Alberto Sosa Vázquez, el abogado defensor afirmó que existe un dictámen pericial del médico que lo recibe en el Centro de Reinserción Social, en el que da fe de las lesiones que presentó al ingresar.


Antonio Gracia García, abogado defensor de José María Sosa Álvarez, principal implicado en la desaparición de Paulina Camargo Limón, insistió en que la declaración dada por el joven estudiante en la que admite haber asesinado a su novia embarazada, fue obtenida mediante tortura, como lo demuestran las pruebas médicas y periciales que se le practicaron en su ingreso al Cereso de San Miguel, donde presentaba huellas de supuestos golpes.

 

Durante una rueda de prensa que ofreció este martes junto con el padre del estudiante de mecatrónica, Luis Alberto Sosa Vázquez, el abogado defensor afirmó que existe un dictámen pericial del médico que lo recibe en el Centro de Reinserción Social, en el que da fe de las lesiones que presentó al ingresar.

 

Gracia García reiteró que la PGJ integró hasta en cinco ocasiones la averiguación previa y que a su cliente no se le respetaron los protocolos de detención y consignación.

 

Sobre la desaparición de Paulina Camargo, el litigante comentó:

 

“Aquí la escencia es que Paulina aparezca, pedimos todos que aparezca viva, pero el elemento de prueba es este, la Procuraduría debe tener en mano el cuerpo de Paulina; como ya se ha publicado tanto, que es un hecho de que ella está muerta cuando no lo sabemos, nadie lo sabe; de ahí en fuera no hay un solo indicio que responsabilice directamente a José María”, afirmó Antonio Gracia en una entrevista telefónica.

 

Por su parte, Luis Alberto Sosa afirmó que se enteró que su hijo tenía novia y que estaba embarzada hasta el miércoles 26 de agosto, a las 3:00am, cuando pudo comunicarse con José María.

 

Refirió que su preocupación como padre era que su hijo estuviera en Puebla, “estudiando, preparándose, superándose”. Dijo que tal vez su forma estricta de conducirse inhibió a José María de hablarle de sus problemas:

 

“Yo quiero poner a consideración de la sociedad que me diga, aquel joven de 18 o 19 años, hijo de familia, que por error llega a embarazar a una chica ¿cuál sería su respuesta? Yo creo que no es el primero ni es el último que decide platicar con su pareja y decir, no quisiera tener a ese bebé. La juventud es temorosa en esos aspectos pero muchas veces irresponsable”.

 

Y añadió:

 

“A la opinión pública: la PGJ ha hecho dos diligencias ministeriales en su casa, en las dos no se ha encontrado nada, no se tiene nada porque estamos seguros de que mi hijo es inocente. Las dos diligencias han sido sin órdenes, con abuso de autoridad y creemos, tenemos mucha fe de que mi hijo pronto saldrá libre”.

Fuente: Pueblaonline