Wednesday, 21 de April de 2021

Lunes, 07 Septiembre 2015 01:18

Una maestra de kínder con rasgos de tortura, el feminicidio # 165

Verónica Espinoza Arcos, maestra de kínder de 43 años, fue hallada sin vida, semidesnuda, con signos de tortura y el rostro desfigurado, por lo que se convertiría en el feminicidio 165 de la administración morenovallista. La docente desapareció el viernes pasado, y aunque esto fue oportunamente denunciado, la PGJ no inició ninguna investigación hasta que trascurrieran las 72 horas de rigor. 

  • Alan Avalos / @Alan_Avalos

Una maestra de kinder de 43 años, hallada sin vida, semidesnuda, con signos de tortura y el rostro desfigurado, se convertiría en el feminicidio 165 de la administración morenovallista. Verónica Espinoza Arcos desapareció el viernes pasado, y aunque fue oportunamente denunciada, la Procuraduría General de Justicia no inició ninguna investigación hasta que trascurrieran las 72 horas de rigor.

 

El hallazgo del cuerpo se realizó el sábado pasado alrededor del mediodía en el paraje “Tepalcoyo los Barrancos” en la junta auxiliar San Francisco Totimehuacán,cerca de la unidad habitacional La Guadalupana. El cadáver de la maestra y madre de tres hijos, presentaba un fuerte golpe en el cráneo, presumiblemente realizado con una roca, lo que sería la causa de la muerte violenta.

 

La línea de investigación del robo ha sido descartada, y uno de las más fuertes se relaciona con el acoso sexual que sufría por parte de una compañera de trabajo para entablar una relación homosexual, aunque Verónica Espinoza Arcos se declaraba heterosexual.

 

Los familiares de la víctima reportaron la desaparición el día viernes después de percatarse que ya no respondía llamadas ni mensajes, acudiendo a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), Servicio Médico Forense (Semefo) y finalmente ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ), sin embargo, esta dependencia no realizó ninguna investigación, argumentando que tiene que pasar un lapso mínimo de 72 horas para que sea considerada como desaparecida.

 

Su hijo fue la última persona con quien habló

 

De acuerdo con las indagatorias realizadas por las autoridades, se notificó que la última persona con quien tuvo comunicación fue su hijo, José Luis Parada, a las dos de la madrugada y por medio de mensajes de WhatsApp, señalando que llegaría en media hora a su casa, lo cual nunca pasó.

 

La última vez que fue vista, salía de su hogar en colonia Balcones del Sur el viernes por la noche,  conduciendo de su camioneta Jeep Patriot con número de  placas TXP 8564, la cual fue encontrada en la intersección de bulevar Valsequillo y Periférico Ecológico, por lo que las autoridades analizarán la unidad detalladamente para buscar a quien resulte responsable de este feminicidio.

 

Descartan móvil de robo

 

De acuerdo con información extraoficial, la Dirección Especializada en Homicidios, dedujo que por las características en las que se encontró el cuerpo y la camioneta, se descarta el móvil de robo, ya que el cadáver presentaba diversas contusiones causadas por la evidente tortura a la que fue sometida la víctima.

 

La muerte de Verónica Arcos fue a causa de los golpes recibidos con una roca, la cual se encontraba junto al cadáver con manchas de sangre, causándole un traumatismo craneoencefálico severo, así como desfiguramiento del rostro, privándola de la vida inmediatamente.

 

Hasta el momento, la Agencia Especializada en Homicidios ya ha comenzado la averiguación previa 71/2015, por lo que prevalecerán varias líneas de investigación; además, se sospecha de una compañera de trabajo, quien presuntamente la acosaba para que fuera su pareja sentimental, lo cual era rechazado en repetidas ocasiones por la ahora occisa.  

 

 

 

 

 

 

 

Last modified on Lunes, 07 Septiembre 2015 03:28