Sunday, 18 de April de 2021

Martes, 07 Abril 2015 01:12

Familiares de la momia del Pico de Orizaba se reencuentran tras 37 años

La familia Espinoza Camargo fue la primera en reclamar uno de los cuerpos, por compartir la misma nota periodística en sus cuentas de Twitter, los sobrinos de Juan Espinoza Camargo–quien se presume es uno de los cadáveres del Citlaltépetl– se pudieron conocer

  • Víctor Hugo Juárez / @Juárez_VH

El alcance que tuvo el hallazgo de dos momias en el Pico de Orizaba a nivel internacional y en las redes sociales, provocó que parte de la familia Espinoza Camargo tuvieran un reencuentro accidental, pues los sobrinos de Juan Espinoza Camargo –quien se presume es uno de los alpinistas que quedó sepultado hace 57 años– compartieron la misma nota periodística a través de su cuenta de Twitter, lo que provocó que se reconocieran y terminaran organizando una reunión familiar el pasado fin de semana.

Fue a inicios de marzo cuando un grupo de alpinistas hallaron dos cuerpos momificados en la cima del Citlaltépetl, y cuya fotografía se hizo viral en las redes sociales hasta convertirse en noticia de alcance internacional. La familia Espinoza Camargo fue la primera en reclamar uno de los cuerpos, pues hasta la fecha afirman que se trata de Juan, uno de los 12 hermanos de la familia que quedó sepultado hace 57 años por una avalancha.

La noticia unió a casi todos los integrantes de la familia Espinoza Camargo, a excepción del tío Moisés, el mayor de los hermanos que desde muy joven formo su familia en la Ciudad de México y con quien perdieron contacto desde hace 37 años, por lo que sus hijos jamás conocieron a sus primos que radican en el estado de Puebla.

Moisés, junto con su padre, Julián Espinoza Flores, fueron los primeros en buscar a Juan tras desaparecer en el Pico de Orizaba en 1958, sin embargo en 1970 suspendieron la búsqueda cuando la resignación llegó a la familia.

Sin embargo, a un mes de que se dio a conocer el hallazgo, Alfredo Espinoza Sebastián –hijo de Moisés– compartió a través de su cuenta de Twitter una nota de El Universal que habla sobre el hallazgo de los cuerpos, misma que también compartió Arturo Espinoza Martínez y por la cual establecieron contacto hasta reconocer que eran primos-hermanos, que jamás se conocieron personalmente.

Por ello, Arturo Espinoza organizó una reunión sorpresa para José Francisco Espinoza Camargo, uno de los 11 hermanos del alpinista que por muchos años preguntó por los hijos de su hermano Moisés, a quienes conoció el pasado sábado en una reunión familiar, después de 37 años de no saber nada de ellos.