Friday, 18 de September de 2020

Miércoles, 18 Marzo 2015 01:00

Los hermanos Mastretta quiebran, tiran la toalla y dejan a la deriva el Mastretta MXT

La compañía deportiva fue cedida al gobierno federal, pues se quedó en manos de Nafinsa, la escritora poblana Ángeles Mastretta narró en su colaboración con el blog Mundo Nuestrocómo sus hermanos perdieron la compañía, que logró posicionar el nombre de México en el mundo de los motores a nivel internacional en 2010

  • Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

Los hermanos Mastretta, José Carlos y Juan Daniel, dueños de la compañía Mastretta Cars, “tiraron la toalla” y abandonaron el proyecto que vio nacer al único auto deportivo de origen mexicano, el Mastretta MXT, pues lo entregaron de forma definitiva al gobierno federal, que se apoderó desde el año pasado del Consejo Directivo de la compañía, tras recurrir a la banca de desarrollo mexicano, a través de Nafinsa.

 

La escritora poblana Ángeles Mastretta narró la tarde de ayer en su colaboración con el blog Mundo Nuestro cómo sus hermanos perdieron la compañía que logró posicionar el nombre de México en el mundo de los motores a nivel internacional en 2010. La también periodista publicó en su espacio la carta escrita por su hermano Juan Daniel, en la que explica que poco a poco se fue consumiendo la compañía hasta quedar en manos de personas ajenas que la fundaron.

 

“La capacidad y la pasión no eran suficientes. Recurrimos a quienes supuestamente apoyan y se comprometen: fondos de inversión cuyo discurso reza que su trabajo es aportar recursos que ayuden a llegar al objetivo. Esos fondos pusieron condiciones que debimos aceptar, y que les permitieron tomar el control de nuestro proyecto y nuestra compañía en una forma abusiva. Nos quedó claro que su interés era apropiarse del valor sin medir las consecuencias para el proyecto y sin importarles el interés de los socios creadores”.

 

El creador del Mastretta MXT detalló que “cuando recurrimos a la banca de desarrollo mexicana, para salvar el proyecto. Concretamente a NAFINSA. Pedimos a sus directores su apoyo, que nos dieron. Pero también les pedimos su compromiso para establecer el equilibrio perdido que resolviera el conflicto interno entre los fundadores y los abusivos fondos incrustados en la organización”.

 

”Fondos de inversión y banca de desarrollo, con mayoría en el consejo, generaron condiciones que después usaron para negar apoyos firmados y comprometidos. Frenaron la empresa y destruyeron el valor que quedaba. En marzo de 2014 la detuvieron. Al mismo tiempo iniciaron la búsqueda de un comprador, que adquiriera todo este esfuerzo de años por montos irrisorios. Con argumentos y pruebas, los socios fundadores impugnamos y detuvimos el proceso. Durante este año, la empresa ha estado detenida y abandonada a su suerte por quienes marginaron a los socios fundadores y generadores de un valor reconocido en su momento por el medio automotriz internacional”, explica el texto escrito por Mastretta Guzmán.

 

El pleito por Mastretta Cars

 

En 2014 otro hermano, José Carlos, comentó a El Financiero que el manejo discrecional de recursos económicos y una "torpe, irresponsable y negligente" gestión de los administradores, a las órdenes de Latin Idea Ventures, agotó en sólo ocho meses los primeros recursos aportados para incrementar las operaciones en la producción y comercialización de los autos Mastretta.

 

Explicó que los nuevos socios y con fondos de la banca de desarrollo del gobierno hablaron de una inversión de 5.5 millones de dólares, de los cuales solamente se aplicó la mitad, y es precisamente esa segunda parte la que está en disputa, entre los socios destacaban Emilio Azcárraga Jean, Pedro Aspe Armella y Andrés Gómez Martínez.

 

Desde finales del 2013, Mastretta Cars tuvo que cerrar la fábrica que se ubica en Toluca, Estado de México, dejando sin empleo a 45 empleados y obreros.

Last modified on Miércoles, 18 Marzo 2015 03:01