Saturday, 13 de July de 2024

Jueves, 16 Julio 2015 01:28

PGR traslada a SEIDO a ex mandos policiacos

El caso de la red de policías estatales relacionados con la protección a una mafia de hidrocarburos en Puebla llegó a su punto máximo, luego de que el hoy ex director de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, fue traslado a la SEIDO, para continuar con la carpeta de investigación, en la que estarían involucrados además de elementos del GOES.

  • Héctor Hugo Cruz Salazar / @hectorhugo_cruz

El caso de la red de policías relacionados con la protección a una mafia de hidrocarburos en Puebla podría agravarse, una vez que Marco Antonio Estrada López, hoy ex director de la Policía Estatal, fue traslado a la SEIDO, para continuar con la carpeta de investigación y de acuerdo a fuentes extraoficiales, habría involucrado a su jefe Facundo Rosas Rosas. Estrada asegura que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública del estado tenía conocimiento de los hechos y participaba en la recepción de “moches” para permitir la operación, así como a más elementos de la corporación estatal y de municipios en la zona de Tepeaca y Tecamachalco.

 

A decir de las fuentes consultadas, a ello se debe el ominoso silencio que ha mostrado Rosas Rosas tras más de 24 horas de que detuvieron a Estrada López, personaje que trajo a Puebla, primero para encargarse del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) y después para encargarle la dirección de la Policía Estatal Preventiva.

 

Según destapó que la red de protección a la banda de “El Gasparín o “El Gásper”, no sólo provenía de la corporación estatal, sino que los jefes de los cuerpos municipales de la región de Tepeaca (de al menos en seis municipios) y Tecamachalco, también participaban activamente en la protección y vigilancia de tomas clandestinas y el transporte del combustible sustraído en la zona.

 

Escala a delincuencia organizada

 

La Procuraduría General de la República trasladó a Marco Antonio Estrada López y a Tomás Mendoza Lozano a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) que atrajo el caso, y habría solicitado la comparecencia de los jefes regionales de la Policía Estatal en la zona para declarar  el conocimiento de las actividades delictivas.

 

De acuerdo a la versión publicada por el periódico digital Central, Marco Antonio Estrada López recibiría de la banda delictiva un pago de 100 mil pesos y 4 mil litros de hidrocarburo de manera mensual para que él mismo lo comercializara.

 

De hecho, se presume que los dos contenedores que transportaba en la patrulla PE-330 de la Policía Estatal, cuando fue sorprendido por los elementos del Ejército Mexicano, eran el pago del mes de parte de los líderes de la banda.

 

Asimismo, hay versiones que señalan que gracias a las declaraciones de Marco Antonio Estrada y Tomás Mendoza ayer se logró ubicar un inmueble donde se almacenaba el combustible “ordeñado” en la colonia del Valle, cerca de Amalucán.

 

Además, la PGJ anunció operativos en Quecholac y Felipe Ángeles, donde hubo más aseguramientos y detenciones.

 

 

Last modified on Miércoles, 22 Julio 2015 04:13