Monday, 04 de July de 2022

Lunes, 20 Julio 2015 01:36

Gasolineros de Puebla, Tlaxcala y Veracruz, en la mira de la PGR por compra a polis chupaductos

El convoy de 31 camionetas que transportaba hidrocarburo robado y que protegía Marco Antonio Estrada López, ex director de la Policía Estatal Preventiva, y Tomás Mendoza Lozano, ex jefe del GOES, al momento de su detención por parte de elementos del Ejército Mexicano, tenía un valor en el mercado negro de combustibles de casi un millón de pesos.

  • Héctor Hugo Cruz Salazar / @hectorhugo_cruz

El convoy de 31 camionetas que transportaban hidrocarburo robado y que protegían Marco Antonio Estrada López, ex director de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y a Tomás Mendoza Lozano, ex jefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) al momento de su detención por parte de elementos del Ejército Mexicano, tenía un valor en el mercado negro de combustibles de casi un millón de pesos que sería adquirido por empresario gasolineros de Puebla, Tlaxcala y Veracruz, mismos que ya están en la mira de las autoridades federales, de acuerdo a las líneas que se siguen dentro de la Carpeta de Investigación que integra la PGR.

 

La banda de “El Gasper” o “El Gasparín”, como se conoce al sujeto que lidera la ordeña de ductos, surtía a empresarios gasolineros de Puebla y del sureste, quienes adquirían el combustible más barato, respecto del margen de ganancia que da Pemex a sus franquiciatarios, calculado en .888 centavos por litro. Así, la mafia de “chupaductos” se los vende en ocho pesos el litro, con lo que la ganancia se amplía a 5.57 pesos por litro, tomando en cuenta el precio de venta al público de 13.57 pesos.

 

De acuerdo a fuentes de la PGR consultadas por CAMBIO, las labores de protección que los mandos policiacos brindaban a la banda de “El Gasper” o “El Gasparín” no sólo se restringía a las zonas donde se “ordeñaban” los ductos, sino que en algunas ocasiones se les pedía el apoyo para vigilar la entrega del hidrocarburo hasta algunas de las estaciones de servicio, a fin de evitar que las unidades fueran detenidas por otras corporaciones de seguridad durante su trayecto.

 

En la mira estarían por lo menos una veintena de gasolineras asentadas en los tres estados, sobre todo en los municipios colindantes entre sí, a donde se llevaría el combustible robado, pagando por litro entre seis y ocho pesos según algunas versiones.

 

Las fuentes señalaron que la capacidad de ordeña de la banda de “El Gasper” quedó evidenciada el pasado 14 de julio, luego de que tras la captura de los dos ex mandos policiacos, derivado de sus primeras declaraciones, fueron aseguradas 31 camionetas que transportaban combustible robado en la localidad de San Felipe Tenextepec. El aseguramiento lo hicieron elementos de la PGR, el Ejército Mexicano y policías municipales resguardaron las 31 unidades en las instalaciones de la PGR de la capital poblana.

 

En conjunto, los 31 vehículos transportaban poco más de 120 mil litros, casi 4 mil cada uno, por lo que por dicho combustible habrían recibido una paga de 744 mil pesos, pues se tiene conocimiento de que lo vendían a seis pesos por litro en las estaciones de servicio que se encontraban dentro de su “cartera de clientes”, pero también se vendían a grupos que directamente ofertaban el producto a pie de carretera o incluso en viviendas.

 

Hasta el momento la detención de los dos ex jefes policiacos es manejada con total hermetismo en el juzgado de distrito que lleva el caso, y aunque ha trascendido que sólo se procesaba a Estrada López y Mendoza Lozano por robo de combustible, a decir de las fuentes, son varios los delitos que se les imputan como delincuencia organizada y la protección que brindaban a la banda de “El Gasper” o “El Gasparín”, en la zona de Tepeaca. 

 

 

 

 

Last modified on Miércoles, 22 Julio 2015 04:16