Martes, 02 de Marzo del 2021

2020, el más sangriento: ni la pandemia frenó la violencia

Martes, 29 Diciembre 2020 07:00
2020, el más sangriento: ni la pandemia frenó la violencia

No sólo fue el año en el que más feminicidios se han registrado, con 105 hasta la fecha; el 2020 también tuvo episodios violentos como el asesinato de tres estudiantes en el carnaval de Huejotzingo, dos de ellos colombianos que estaban de intercambio. Hubo un total de 10 linchados en el estado y varios accidentes por juniors briagos al volante

Ricardo Juárez

@RicardoJuaAlma



 


La pandemia de COVID-19 no frenó la violencia en Puebla, de hecho fue el más sangriento de los últimos diez años tanto en homicidios (961) como feminicidios (105). El estado dio nota nacional e internacional, desde linchamientos atroces, ejecuciones de estudiantes y salvajes feminicidios.


El asesinato de jóvenes estudiantes marcó el inicio del 2020 con el asesinato de los colombianos Ximena Quijano y José Antonio Parada. También el linchamiento de una abogada y madre, Edmunda Adela. Y los feminicidios de las pequeñas Mayra e Isabel, que por unos terrenos en el municipio de Chietla perdieron la vida.


A estos terribles homicidios se sumó el del joven Aldo Padilla, que fue asesinado por no portar pertenencias de valor en la colonia Volcanes; y los briagos del Mustang y Mercedes, que dejaron sin vida a cuatro poblanos.



Ximena Quijano Hernández, José Antonio Parada, Francisco Javier Tirado, estudiantes de la UPAEP y la BUAP, así como el conductor de Uber, Emanuel Vital Castillo, fueron asesinados el 23 de febrero después de una riña que tuvieron con los responsables Jesús N Lisset N y Ángel N, todo por un sombrero azul de la joven colombiana.


Los cuerpos de los tres asesinados fueron hallados por la Fiscalía General del Estado en la colonia Los Tanques, ubicada en la junta auxiliar de Santa Ana Xalmimilulco dentro del municipio de Huejotzingo, hecho que cimbró a la comunidad universitaria.



Los feminicidios en la entidad a lo largo del 2020 aumentaron en comparación con otros años, pues Puebla contabilizó 105, de los cuales destacan los asesinatos más violentos e indignantes en Puebla, que fue el de la pequeña Mayra N, de nueve años, ya que su cuerpo fue hallado el lunes 27 de enero en un paraje conocido como Las Tazas, con 13 balazos, semidesnuda y con huellas de abuso sexual y el de su madre Isabel, de 36 años de edad, que encontraron a un kilómetro de distancia con el tiro de gracia, esto por la disputa de un terreno.



En octubre, en la localidad de Emilio Portes Gil, municipio de San Nicolás Buenos Aires,  Edmunda Adela N y su acompañante Arturo MM, originario de Veracruz, fueron amarrados por varios pobladores a un poste y golpeados de forma salvaje por los pobladores, quienes los culparon por intentar raptar a un menor de edad.


Edmunda Adela N era abogada, padecía de esquizofrenia y perdió la vida cuando se dirigía a la ciudad de León Guanajuato a bordo de una camioneta marca Durango blanca.



La imprudencia de los juniors al volante durante este año dejó como saldo cuatro asesinatos. Sin embargo, fueron dos los percances que cimbraron el estado: se trata del caso de borracho del Mercedes Benz, Yamil G, quien mató a Juan Carlos Medel Villa, joven de 27 años que estaba esperando el transporte público después de su primer día de trabajo, cuando lo atropelló al ir a exceso de velocidad en la Vía Atlixcáyotl.


Otro de los casos fue el de Nicolás N, ex subdirector de Obra Pública y Desarrollo Urbano del municipio de Coronango, quien por transitar a exceso de velocidad a bordo de su Mustang rojo sobre Diagonal Defensores de la República, provocó la muerte de las jóvenes Imelda Flores, Ana Gabriela Uvera y María Fernanda Bernal. La única sobreviviente fue Wendoline CA, quien requirió internamiento clínico por la magnitud de las lesiones recibidas.



El lunes 16 de noviembre, Aldo Padilla Cid, joven estudiante de la preparatoria Emiliano Zapata, murió a manos de la banda de ‘Los Fabrizios’, que lo apuñalaron luego de asaltarlo para despojarlo de su celular.


Los hechos se registraron después de que el joven de 18 años salió de su clase de danza y en el camino a su casa fue interceptado enfrente de la iglesia de los Volcanes por unos sujetos que lo despojaron de sus pertenencias y le arrebataron su vida.