Domingo, 18 de Abril del 2021

Desde 2019 Claudia ha ignorado las denuncias de las estancias caninas

Miércoles, 16 Diciembre 2020 03:15
Desde 2019 Claudia ha ignorado las denuncias de las estancias caninas

Los voceros de la Coordinación de Desarrollo, Bienestar y Protección Animal del Estado de Puebla, Jorge Marín y Marta López, informaron que han denunciado maltrato animal sin obtener respuesta de las autoridades

Ricardo Juárez

@RicardoJuaAlma



  


Un grupo de activistas a favor de la protección y bienestar de los animales acusó que el gobierno de Claudia Rivera Vivanco ha sido omiso ante una serie de quejas que han hecho sobre de malos tratos y manejos pero perros vivos y muertos que realizan las estancias caninas municipales desde que inició la presente administración en 2019.


Los voceros de la Coordinación de Desarrollo, Bienestar y Protección Animal del Estado de Puebla, Jorge Marín y Marta López informaron a CAMBIO que han denunciado maltrato animal desde que la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco tomó el cargo, sin embargo, al momento la alcaldesa no ha realizado acciones al respeto en las estancias caninas.


La denuncia pública a través de CAMBIO se hace después de que esta casa editorial exhibió que la Estancia Canina del Sur tenía cadáveres de perros muertos dentro de las instalaciones, los cuales generaban olores fétidos y contaminación para los trabajadores. 


Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos ignora a los animales


Los activistas lamentaron que el personal de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos, a cargo de Israel Román Romano, no haya realizado acciones para mejorar las condiciones de las Estancias Caninas de la zona norte, Bugambilias y Geovillas del Sur cuando se ha solicitado la presencia de las autoridades por el mal manejo de los inmuebles.


Documentos en poder de CAMBIO revelan que desde junio desde 2019 la Coordinación ha enviado solicitudes de apoyo al director de Servicios Públicos, Pascual Obregón Orozco, para reubicar la Estancia Canina de Bugambilias, ya que genera contaminación ambiental de desechos, olores fétidos y existe violencia animal.


Además, exhiben a través de imágenes que en la estancia canina de Geovillas del Sur, así como la de la zona norte se genera la concentración de cadáveres de perros y el maltrato animal, pues muchos de los canes son golpeados y alimentados entre sus desechos.


Las imágenes en poder de CAMBIO dan muestra de que los perros se encuentran desnutridos, con infección de piel, sin aseo, además de que las estancias no cuentan con los veterinarios especialistas para atender estos casos, pues los que trabajan sólo se dedican a vacunar a los animales.


Jorge Marín denunció que a pesar de los señalamientos, el Ayuntamiento de Puebla no ha atendido las peticiones de la coordinación, pues Pascual Orozco no le pasa los reportes al secretario de Infraestructura y Servicios Públicos, Israel Román Romano, ni a la alcaldesa Rivera Vivanco.



“El director de Servicios Públicos es Pascual Orozco, él venía con la dinámica de las administraciones anteriores, él quita y pone a los jefes de protección animal con la complacencia de Israel Román, a nosotros nos dieron un oficio de confidencialidad para que no dijéramos nada, las cosas no se han resuelto en Bugambilias, ni en Geovillas, a Claudia Rivera no le llega nada, nos rechazan los oficios”, dijo.



Ante la nula respuesta de las autoridades, el pasado 18 de agosto se presentó el oficio SISP-SAPSM.1302/2020, donde se solicita el modo de atender de las tres sedes, mismo que fue recibido por Alejandro Rojano Merino, pero tampoco ha sido atendido.



Conservan perros muertos en estancia de Geovillas del Sur


CAMBIO dio a conocer el martes pasado que los perros que se ubicaban dentro de las estancias de Geovillas del Sur fueron retirados a fin de evitar los olores fétidos, sin embargo el Ayuntamiento de Puebla no ha dado un posicionamiento de los hechos.


No obstante, la regidora de Morena, Cinthya Juárez Román, justificó que los perros que se ubican en el recinto eran cadáveres que fueron recogidos en la vía pública, negando que se genere violencia dentro de las instalaciones de protección animal.