Jueves, 15 de Abril del 2021
Martes, 06 Abril 2021 01:26

La historia se repite dos veces, según Marx

La historia se repite dos veces, según Marx Escrito Por :   Francisco Baeza Vega

Durante la primera mitad del s. XIX, Europa experimentó fenómenos decepcionantes: España vivió breves periodos liberales y Polonia, una más breve independencia; y en Grecia, halló la muerte Lord Byron, no en combate pero debido a una desgraciada enfermedad.


 

 

En Francia, por otro lado, las conquistas democráticas alcanzadas durante la Segunda República se evaporaron al (auto)proclamarse emperador, el presidente republicano. El coup d’état protagonizado por Luis-Napoleón Bonaparte, quien se hizo llamar Napoleón III –antecediéndole en la numeración su tío, Napoleón, a secas, y su primo, L’Aiglon, El Aguilucho– inspiró a Karl Marx a escribir “El 18 brumario de Luis Bonaparte” (1851).

 

A diferencia de Proudhon y Víctor Hugo, quienes, como él, se quemaron las pestañas estudiando el coup, Marx centra su análisis en las circunstancias que lo propiciaron –a saber, una lucha de clases hasta entonces, inadvertida– antes que en su insospechado protagonista, un imitamonos “mediocre y grotesco” quien, según, estaba en el lugar pero no en el momento correcto. Burlón, Marx completará a Engels: “La historia se repite dos veces: la primera como tragedia (la tragedia de haber un emperador); la segunda, como farsa (la farsa de pretender serlo)”. (La primera vez uno llega con sus ropas más augustas, imaginemos; la segunda, ay, con disfraces ajados).

 

Adelantado a su tiempo, Marx ya vislumbraba que las segundas partes nunca son buenas, que no es lo mismo Sharon Stone que 14 años después. Para él, fallar en ajustarse a la época, en reconocer el cambio de las circunstancias conduce irremediablemente a hacer el papelón histórico. Así pues, puede que la que la primera vez haya sido una empresa plena de significado, la segunda no sea más que un ritual vacío; que la que antes provocó entusiasmo, esperanza, sonrisas ahora no provoque más que aburrimiento, abatimiento, risotadas.

 

Planteándose 2021 casi como un déjà vu de 2018, repitiéndose en la campaña las propuestas y las promesas de entonces, y en la boleta, las mismas caras repetidas, sírvanos la introducción marxiana para reflexionar sobre la pertinencia histórica de MORENA, la primera fuerza política del país –si todos los partidos reflexionaran mínimamente sobre su pertinencia histórica, la mitad de ellos desaparecerían–. Cada aspirante morenista que lo haga según sus propias consideraciones y consultándolo con su muy suya almohada rellena de plumas de (me-canso-)ganso, por supuesto, pero también nosotros hagámoslo desde lo general: ¿se repiten las circunstancias que catapultaron a los carmines al poder? ¿Vuelven a favorecerles?

 

En lo general, lamentablemente, las circunstancias en las que ocurrió el tsunami lopezobradorista no han cambiado: MORENA surgió como oposición al neoliberalismo, el sistema político-económico que imperó en México desde principios de los años 80 generando pobreza, desigualdad y desesperanza, y permitiendo el saqueo más desvergonzado en la historia del país. A pesar de que el electorado rechazó a los neoliberales en las urnas, llevando a volandas a la presidencia a uno que es lo más parecido a un antisistema por nuestros rumbos, el daño que provocaron no ha sido sanado. Peor aún: aunque derrotados, aquellos están lejos de ser fantasmas del pasado que se invoquen sólo cuando sea conveniente. ¡Amenazan con volver!

 

(Lo anterior, la persistencia de vestigios del ancien régime, contribuye a explicar por qué el presidente sigue siendo el político más popular del país, por qué la marca AMLO no mengua a pesar de los grandes descalabros del gobierno federal, de las necedades presidenciales y la deficiente gestión de la crisis económica y sanitaria derivadas de la irrupción del coronavirus COVID-19).

 

Enmarcadas en un conflicto de dimensiones históricas, en fin, las elecciones de 2021 no son un evento electoral aislado ni la segunda parte las de 2018, sino la continuación del proceso (cuarta)transformador iniciado entonces.

 

Las circunstancias siguen favoreciéndole a MORENA, pero ¿serán suficientes para que repita la hazaña? Veremos.