Domingo, 19 de Septiembre del 2021
Jueves, 26 Agosto 2021 01:32

¡BUENOS DÍAS COMPAÑERES!

¡BUENOS DÍAS COMPAÑERES! Escrito Por :   Jose Luis Ramirez

Advertencia: El contenido de esta columna es vulgar y grosero.


 

¡Buenos días compañeres! Fue la primera publicación del día de ayer en mi Facebook. Todavía no creía por qué una NIÑE se enoja con un compañero de clase que le dice COMPAÑERA en lugar de COMPAÑERE, y es que este episodio de Twitter solamente es comparable con el video que  protagonizara Gonzalo en el lejano 2015. Aquel aficionado de Chivas que se puso a llorar enfrente de sus hijos golpeando la pared del estadio porque su equipo (que por cierto, es y seguirá siendo malísimo) perdió.

 

En 2015, tooooodos, o bueno, TOOOOODES nos burlamos de Gonzalo por viejo o ridículo, por irle a las Chivas y por ponerse a chillar enfrente de sus hijos y su esposa. ¡Qué perro oso tener una pareja o PAREJE como Gonzalo! cuyo único delito era sentir los colores de un equipo que cree que es el máximo referente del fútbol mexicano, pero bueno, cada quien vive con sus propias mentiras y si en ese momento Gonzalo lloraba, lo mínimo que alguien podía hacer era abrazarlo pero NOOOO, o hay que escribir NEEEEL porque es incluyente.

 

Pero entonces ¿Por qué no es políticamente correcto burlarnos de la COMPAÑERE pero sí del pobre de Gonzalo? ¿A Gonzalo quién lo defendió? Ni los de Chivas...

 

¿Se han dado cuenta que nadie piensa en la Generación Millennial?

 

A nosotros nos educó la Generación X, pero nos rebasaron los Nativos Digitales, ¿por qué en 2015 estaba bien burlarse de un pobre señor cuyo ‘delito’ era llorarle al fútbol y seis años después está mal burlarse de TODES?

 

El video de la COMPAÑERE no es gracioso por la burla hacia ella, es gracioso por la cara de los COMPAÑERES, es gracioso porque después de ese video más de uno utilizó la palabra COMPAÑERE en su entorno; de manera adecuada o a tono de burla la palabra se registró para el resto de nuestros días.

 

¡GANASTE COMPAÑERE!

 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto