0 Juego de Troles
Domingo, 27 de Mayo del 2018
Martes, 16 Enero 2018 02:48

Hipotética tregua entre Anaya y RMV sería una enorme simulación

Hipotética tregua entre Anaya y RMV sería una enorme simulación Escrito Por :   Javier Arellano Ramírez

Corrían los primeros días de aquel convulso y fatídico año de 1994. El poderoso secretario de Desarrollo Social Luis Donaldo Colosio Murrieta había sido ungido como candidato del PRI a la Presidencia de la República. Aún hoy algunos tratan de minimizar, de menguar la trascendencia de su estatura. Pero el magnicidio calla a todos. Si Colosio hubiera sido el político gris y opaco que algunas plumas pretenden describir, lo habrían controlado sin necesidad de ultimarlo.


Pero en esos días se acuñó una frase que se ha convertido en un clásico de la política. Los profesionales del rumor desataron la versión de que Luis Donaldo sería bajado de la candidatura para colocar a Manuel Camacho Solís. Ante el maremágnum el presidente de la República tuvo que salir a declarar: ‘No se hagan bolas, el candidato es Colosio’. Desde entonces la frase se ha vuelto inherente al ejercicio de la política mexicana.

 

En este momento histórico de Puebla sucede todo lo contrario. Tal parece que la orden de Anaya Cortés es: ‘Háganse bolas’, porque la realidad es que todavía no hay destape, ni candidata del PAN a la gubernatura.

 

Pese a que la presencia del precandidato presidencial fue leída como una expresión tácita de apoyo a la señora Martha Erika Alonso de Moreno Valle, la realidad es que las señales sobre la conformación, la partición y repartición de las candidaturas todavía son un galimatías, una telaraña.

 

De acuerdo con los lineamientos trazados por el Comité Ejecutivo Nacional las candidaturas al Senado y a la Cámara baja serán dictadas desde el edificio albiazul de la colonia del Valle en la Ciudad de México. Esto, supuestamente, dejará afuera a toda una camada de morenovallistas que ya se preparaban a tomar por asalto las curules federales. Pero aún no se sabe.

 

Por otro lado el grupo de panistas anayistas simplemente no ve la luz al final del túnel. Los poblanos que abiertamente se la jugaron con Ricardo: Humberto ‘El Tigre’ Aguilar Coronado, Eduardo Rivera Pérez, Juan Carlos Mondragón Quintana, Juan Carlos Espina, entre otros, simplemente son mencionados en algunas elucubraciones o especulaciones. Todavía no se recuperan del descalabro propinado a Rafael Micalco y están flotando en las aguas de la incertidumbre.

 

Si el ejercicio de la política tuviera un gramo de justicia esas posiciones a cargos de elección popular deberían ser para los miembros de ‘Identidad Panista’. Para quienes se organizaron con la mística de enfrentar al morenovallismo; para ello apelaron a la hegemonía de Ricardo Anaya y hoy simplemente los están haciendo a un lado en un oscuro juego de negociaciones bajo la mesa.

 

La realidad es que en este momento cualquier análisis debe ser en extremo cuidadoso. Si algo queda claro es que las palabras de Anaya deben tomarse con todas las reservas. Cuando el aspirante declara sobre la persona de Martha Erika Alonso lo siguiente: “Será el partido el que defina las candidaturas. Yo les puedo decir que la tengo a ella en el mejor concepto. Me parece una mujer brillante, una mujer muy sensible”; la sola expresión pareciera un destape, pero viniendo de un depredador de la política como es Ricardo puede representar lo contrario.

 

¿Acaso pensará que la nominación de la señora cesará el clima de encono y animadversión con Rafael?  ¿Alimentará al lobo que ya desde este momento se prepara a devorarlo, ya sea el lunes 2 de julio o dentro de seis años, en el 2024?

 

Si algo queda en claro es que Ricardo y Rafael son depredadores que piensan exactamente igual. Si en algún momento se da una aparente tregua sólo estaremos ante una enorme simulación.

 

Al tiempo.

 

Como siempre quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., sin mx.  

 

comments powered by Disqus