Viernes, 22 de Septiembre del 2017
Lunes, 11 Septiembre 2017 21:57

De nuevo sobre el medio ambiente

De nuevo sobre el medio ambiente Escrito Por :   Silvino Vergara

A decir de los que saben, el filósofo de mayor trascendencia del siglo XX fue Martin Heidegger, de nacionalidad alemana y que apostó por el régimen nazi, al final de la segunda guerra mundial salió de Alemania y se refugió en España, en una de sus muchas polémicas disertaciones sostuvo esa rotunda afirmación: “(La ciencia) no se piensa a sí misma, sino que va hacia adelante estableciendo, ante todo, lo verificable, que es su típica elemental.


Pero la pregunta del por qué y el para qué de la ciencia o de las distintas disciplinas es una pregunta que corresponde a la filosofía”, y finaliza “la ciencia no se mueve en la dimensión de la filosofía”, debido a ello es que la ciencia puede en el caso de la medicina sostener para qué sirve el pulmón, cual es la función del mismo, en que casos se encuentra enferma la persona por causa de daños al pulmón, pero lo que no se responde la ciencia, en este caso la ciencia médica es ¿por qué el pulmón?

 

Todo ello viene a colación con lo que ha sucedido en los últimos días con los huracanes, terremotos, temblores, etc., que en el mejor de los casos están provocando una desestabilización en la humanidad, pero en el peor ha generado muertes, pérdidas económicas, devastación de poblaciones enteras, y es que la ciencia y la tecnología han sido en una gran parte los culpables de ese cambio de la naturaleza, desde las bombas atómicas en Japón, y el experimento de las mismas en los desiertos norteamericanos, en el océano pacifico por los franceses, y las demás experimentaciones al respecto son la parte emblemática de la causa de la transformación de la naturaleza, lo demás tiene que ver con cualquier tipo de industria, con los productos químicos, con la siembra de productos transgénicos, etc., todo ello atendiendo a que la ciencia no ha pensado en las consecuencias de sus descubrimientos, y que han ocasionado este caos ambiental en el que vivimos, por ello es que para algunos estudiosos del derecho como Luigi Ferrajoli, sostienen que uno de los grandes problemas actuales de la humanidad, –que los divide en cinco– es el medio ambiente y que para ello el derecho debe de limitar muchas de las invenciones y avances científicos que estamos observando, por lo pronto, se ha presentado un cambio jurídico sustancial, la antitesis del principio de presunción de inocencia, es el principio de precaución, en el cual las personas deben de acreditar y no la autoridad, que los productos que ponen en el mercado de la industrial alimentaria, o farmaceutica no dañan a la humanidad, desde luego que esta medida no es suficiente.

 

Uno de los sociólogos de mayor renombre, Z. Bauman sostenía que el cuidado que la humanidad le da al planeta parte de dos posiciones, si es que al planeta se le respeta, entonces se debe de dar el trato de un bosque, es decir que crezca con la libertad propia de su naturaleza, en cambio si lo que se busca es controlar la naturaleza, entonces  se le trata como un jardín, en donde al jardinero dispone qué plantas están y cuáles no, qué hay que poner y cómo ponerlo y qué hay que quitar, y cómo quitarlo, pues bien parece que con lo que está sucediendo en el planeta con los huracanes, temblores, cambios climáticos intempestivos, está provocando que ese jardín esté reaccionando por la forma en que se le está controlando, y habría que respetarlo como un bosque y no tratarlo como un simple jardín.

 

Por su parte, el sociólogo Ulrich Beck sostiene que el problema del cambio climático es una oportunidad de que hay que hacer frente al mismo por parte de la humanidad, pero no por cada nación, ni las naciones en forma aislada, –basta con recordar la explosión nuclear en Ucrania Chernobil– para hacer frente a ese cambio climático es necesario que sea una reacción global, es decir, por parte de las naciones en su conjunto, y que de esa forma se pueda contener el problema más grave que ha enfrentado la humanidad en muchos siglos, a decir del sociólogo alemán, pero que de acuerdo con su pensamiento es la mejor forma de entender una paz duradera, ya que al final el cambio climático logrará unir a las naciones para resolver ese problema, pues como él etiquetó a nuestros tiempos nombrándonos como ‘la sociedad del riesgo’, si es que no se pone una respuesta a este problema en forma global, el riesgo es que la humanidad perezca, por ello es que asume con optimismo que se pueda resolver el problema del medio ambiente con la unión de las naciones.

 

En resumen, estamos ante la presencia de un problema cada vez mas dramático, que se ha salido de las manos de la humanidad y por la humanidad misma, sin embargo para poder afrontarlo y darle una solución es que resulta indispensable hacer un cambio de las políticas públicas y económicas mundiales que nos gobiernan, –y a veces pareciera que no sólo nos gobiernan sino que nos someten– como es el caso de la prohibición de generar energía propia en México por un simple ciudadano de a pie, pues de acuerdo con la legislación debe estar controlado por la Comisión Federal de Electricidad, lo cual se traduce en un control político, que en optimizar los recursos energéticos, y así con ese ejemplo burdo, observamos mucho más ejemplos, que van desde las autorizaciones en la industria minera, la explotación de las minas en Sudamérica que en el fondo fue la causa por la cual se derroco a Salvador Allende en Chile, los problemas que observamos en Bolivia se deben a que está prohibiendo la explotación excesiva de las minas de aquella nación, lo contrario a lo que sucede en México que hay una permisión casi total, la reforma energética que tiene que ver con la mayor explotación de los recursos naturales por empresas particulares y que desde luego que no son nacionales. De esta forma las políticas públicas mundiales someten cada día más a las personas y por ello los cambios para mejorar el medio ambiente resultan casi imposibles, lo cierto es que quienes tienen el mando del mundo, ven con mayor peligro a la humanidad en sí, y de la cual forman parte que al propio cambio climático, lo cierto es que será el cambio climático que modifique el capitalismo financiero actual.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus