Sábado, 23 de Septiembre del 2017
Martes, 12 Septiembre 2017 20:41

¿La democracia es posible con partidos antidemocráticos?

¿La democracia es posible con partidos antidemocráticos? Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Cuando se dice que la democracia mexicana es la más cara e ineficiente del mundo, se dice la verdad, pero la causa se omite. Basta observar durante un breve tiempo el comportamiento de los partidos políticos mexicanos para darse cuenta de que ahí está la clave de toda esa tragedia nacional. Son partidos mal hechos, pesimamente conducidos, donde escasean las ideas, donde no hay ideología y lógicamente no hay proyecto para nada, sólo para llegar al poder por el poder mismo y por la facilidad que ofrece para el enriquecimiento individual y de grupo.


Si no hay una reforma seria, realizada con el fin de salvar al país del caos político, económico y social en que se encuentra, si no hay un poco, sólo un poco de patriotismo real, no de patrioterismo, las cosas irán empeorando hasta que haya un estallido social que en vez de mejorar las cosas las empeore.

 

Las elecciones del 2018 han venido a poner de manifiesto el rechazo que hay en un muy amplio sector de la población contra los políticos y los partidos que representan.

 

En realidad hay cuatro partidos políticos reales, los demás son membretes que se alquilan al mejor postor sólo para hacerle al cuento el día de las elecciones: el PRI, el PAN, el PRD y Morena y en esos partidos hay confrontaciones internas como nunca antes las había habido. Los pleitos son entre sus más importantes líderes, hasta en los grupos provincianos. Y todo por las candidaturas que ahora serán muchas, pues unificaron la fecha de elecciones en los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) algo absurdo, pues todo se ha complicado y las complicaciones serán mayores en la etapa post-electoral.

 

Se ha formado un ilusorio frente opositor entre el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, al que Porfirio Muñoz Ledo llamó ‘mazacote’ que no puede representar otra cosa sino un intento de unir sus debilidades para ganarle al PRI; el Revolucionario Institucional, por su parte, aliado con el Verde y con el PANAL, es un partido que pese a haber sido debilitado por los propios priistas empezando por Salinas, que eliminó el programa social y político de la Revolución Mexicana, para imponer el neoliberalismo, sigue manteniendo una debilitada estructura que los demás no tienen y una organización que amenaza con derrumbarse en cualquier momento.

 

Para ocupar las más de tres mil candidaturas que necesitará cada conformación política para participar en la contienda, el único que tiene militantes de sobra para ello, pese a que muchos han abandonado sus filas, es el PRI. Y muchos de los que serán rechazados por ese partido, buscarán acomodo en cualquier otro y lo encontrarán, porque si algo falta a los pequeños partidos existentes, son militantes.

 

Quienes aspiran a la presidencia de la república, a una gubernatura o una presidencia municipal, ya han formado grupos internos en los partidos que pretenden abanderar y esos grupos van a entrar en una rivalidad interna que va a complicarlo todo.

 

¿Podrá realizarse una elección tranquila, sin chanchullos, sin abusos, sin maniobras sucias? La historia reciente y la no tan reciente, nos dice que no. Pero actualmente las complicaciones serán mayores porque la gente, el ciudadano común, ya están cansados, hartos de tanta corrupción, de tantos abusos, de tantos problemas sin resolver y sinceramente no creen que ni los partidos ni los políticos que los conforman, tengan la capacidad, la autoridad moral y menos un plan concreto para conformar un gobierno democrático, con una enorme vocación social para salvar a los más de 50 millones de mexicanos que viven en pobreza y con una visión certera, no para llevarnos al primer mundo como han afirmado los demagogos que han desfilado por la presidencia de la república, sino para implementar un sistema económico que permita a todos los habitantes de este país, vivir con dignidad. Nada más.

 

Margarita Zavala, la esposa del ex presidente Felipe Calderón, que aspira a la candidatura del PAN a la presidencia de la república, dice que no ha habido un problema tan grave al interior del PAN como el actual. Culpa de ello al presidente nacional de su partido, Ricardo Anaya, que también es aspirante a la candidatura presidencial. Ante el anuncio de que el ex gobernante poblano Rafael Moreno Valle va a buscar la candidatura a la presidencia por el Frente que han conformado el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, ya surgió una corriente conformada por gente del PRD y del propio PAN, que se oponen a ello. Agustín Basave, ex dirigente nacional perredista, ha dicho que si ello se concretara, renunciaría al PRD y desde luego al Frente.

 

Algunas versiones periodísticas, afirman que por fin, después de más de 25 años de pleitos internos, las corrientes o tribus del PRD en Puebla, se han unido para dar fuerza al Frente opositor que han conformado con el PAN y el PMC, algo que es señalado como absolutamente falso por perredistas a quienes preguntamos ayer. Por el contrario, hay un gran descontento en las filas del partido de la supuesta izquierda que comanda doña Socorro Quezada Tiempo, por la alianza con el PAN que puede hacer caer aún más al partido del Sol Azteca.

 

En Morena, eso sí, ya están pensando que la posible candidatura para la gubernatura de Puebla, de un personaje como el doctor Enrique Cárdenas, tan ligado a la derecha empresarial, pondrá en entredicho la congruencia del partido de Andrés Manuel López Obrador, entre lo que se dice y lo que se hace aunque la incongruencia es la característica de los partidos mexicanos.    

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus