Sunday, 16 de May de 2021


El ánimo social y la realidad de Puebla




Written by 

Nuestra más reciente encuesta publicada en las páginas del Diario Cambio fue diseñada para dar seguimiento a las variables que muestran parte del posicionamiento de los aspirantes a la presidencia municipal de Puebla.

Y como elemento adicional, pensamos que sería interesante evaluar la percepción de los electores ante la detención de Elba Esther Gordillo y los efectos que pudiese llegar a tener dicho evento en la elección de julio próximo. La encuesta consistió en 800 entrevistas aplicadas en domicilios de ciudadanos empadronados en el municipio de Puebla. El muestreo es probabilístico, polietápico, estratificado por conglomerados, lo que en español significa que todos los ciudadanos tuvieron la misma probabilidad de caer en la muestra y por lo tanto la encuesta es estadísticamente representativa de los electores que habitan en el municipio, siempre dentro de un margen de error que oscila en un rango de ±3.5 por ciento.

 

 

Los resultados de la encuesta muestran una población que mejora significativamente su estado de ánimo con respecto a febrero pasado, ya que los optimistas pasaron de 34 a 40 por ciento y los pesimistas disminuyeron de 37 a 35 por ciento. Este cambio lo atribuimos a la detención de la líder vitalicia del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, hecho que resultó con una total aprobación por parte del 82 por ciento de los informantes. El ánimo positivo tiene repercusiones en los actores de la vida pública; uno de los principales beneficiarios es el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al pasar de 34 a 51 por ciento de aprobación a su trabajo y disminuir de 51 a 37 por ciento la desaprobación, todo en menos de un mes.

 

 

El ánimo social es un indicador muy importante para la correcta interpretación de las encuestas y desde luego para el diseño de estrategias de comunicación. Imagine apreciable lector a un político que tiene como discurso una agenda de cambio y su lenguaje es agresivo, confrontador y contestatario, pero su público objetivo está feliz con su situación, ¿Qué ocurrirá? El político será incapaz de hacer conectar su discurso con las emociones de su público, lo que a la postre resultará en un fracaso. Esta no es una cuestión menor aunque los factores que de vez en cuando inciden en el ánimo social pueden ser de lo más banales. Recuerdo que en 2007 estábamos midiendo cada dos meses le entorno preelectoral en el municipio de Puebla, coincidió una de esas encuestas en el mes de mayo con el triunfo del equipo Puebla y su correspondiente ascenso a la primera categoría del fútbol nacional. Esto impulsó las agujas del optimismo y aplacó las del pesimismo, pese a que nada realmente había cambiado en la situación económica de la gente y tampoco nada hacía suponer -de manera objetiva- que su situación mejoraría en el futuro.

 

 

Regresando a marzo de 2013. La detención y encarcelamiento de Elba Esther Gordillo fue bien recibida por los electores de la capital poblana. Este solo hecho hace que mejore la evaluación del presidente de la República, el PRI disminuya sus negativos, y los números Doger y Agüera vayan en ascenso. Pero los números del PAN, de los gobierno panistas (beneficiarios directos de la líder sindical) y de los aspirantes albiazules se mantienen con plena salud en términos de opinión pública y rentabilidad electoral ¿Qué ocurre? ¿Los ciudadanos tienen memoria selectiva? ¿Moreno Valle y los panistas son indestructibles? Nada de eso. Lo que pasa es que el efecto negativo del caso Elba Esther aun no alcanza al gobierno local. La onda expansiva optimista es creciente y no permite que los electores dimensionen y vinculen a Moreno Valle con la líder sindical. Sin embargo, todo es cuestión de tiempo. Y también es cuestión de que los priistas hagan bien su trabajo.

 

 

El indicador que si muestra un efecto relacionado con el caso Elba Esther fue el de la demanda de continuidad del grupo político del gobernador. En febrero pasado un 46 por ciento prefería que el próximo presidente municipal fuese del grupo de Moreno Valle, hoy este porcentaje disminuyó 6 puntos. Mientras que los que prefieren un cambio de grupo en el ayuntamiento poblano pasaron de 36 a 44 por ciento, casi 8 puntos porcentuales de incremento. Es preciso aclarar que esta pregunta se realizó inmediatamente después de indagar si los informantes sabían del vínculo entre la maestra Gordillo Morales y el gobernador Moreno Valle, situación que nos lleva a pensar que solo falta tiempo para registrar una pérdida de apoyo electoral de cualquiera que sea el candidato del PAN.

 

 

Hace unas pocas semanas me parecía que el PAN tenía 70 por ciento de probabilidades de ganar la presidencia municipal de Puebla, sin importar quien fuera su contrincante. Hoy creo que la elección no está ganada por nadie y que depende de los partidos el incrementar o disminuir sus probabilidades de triunfo. Paradójicamente hoy el PAN es más vulnerable y su futuro en las próximas elecciones depende menos de lo que hagan ellos y más de lo que haga o deje de hacer el PRI. Por el lado tricolor creo que sus posibilidades aumentan siempre que eviten nominar a un candidato con perfil marinista y perfil “elbista”. Lo menos que necesita el PRI es un candidato al cual se le pueda armar un escándalo por enriquecimiento inexplicable con características análogas al caso Gordillo Morales. No hace falta mucha imaginación para llegar a las conclusiones correctas.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus