Sunday, 15 de September de 2019


Percepción de la reforma energética: nuestra encuesta




Written by 

Peña Nieto obtiene una calificación de 5.2 a su trabajo como presidente de la República, el presidente municipal Eduardo Rivera alcanza un 6.3 y el gobernador Rafael Moreno Valle un 6.6 de promedio

Mucha gente me pregunta que para qué gastar dinero de la empresa en una encuesta sobre la reforma energética; que si es diciembre y a nadie le interesa, que si ya se aprobó y es cosa juzgada, que si mejor en enero para volver a meter el tema a la agenda pública, que si mejor ya la bajo al tema porque a los legisladores les incomoda. La decisión de levantar la encuesta el fin de semana siguiente a la aprobación de la reforma energética, corresponde a nuestra misión como empresa y al compromiso que sentimos con México ante una decisión tan significativa, independientemente de mi posición personal con respecto a la propia reforma constitucional. Es necesario que se hagan esfuerzos locales por documentar la percepción social ante decisiones públicas de amplio impacto, dejar constancia de lo que piensa la sociedad para que la clase política no pueda argumentar que desconocía el sentir de la población a la cual dice representar.

Se seleccionó en forma aleatoria una muestra de 60 secciones electorales pertenecientes al municipio de Puebla, buscando que las secciones en muestra correspondan al perfil electoral del conjunto de secciones del municipio, ello para evitar sesgos partidistas. En cada sección se aplicaron 10 entrevistas a ciudadanos mayores de edad y que cuentan con credencial del IFE registrada en el domicilio donde se realizó cada entrevista. La muestra total de 600 entrevistas tiene un margen de error de ± 4.0% dentro de un intervalo de confianza del 95%.

Cerca del 44 por ciento de los informantes declara que su situación económica ha empeorado con respecto al año anterior, mientras que el 22 por ciento opina que se mantiene igual de mal; en suma, dos tercios de los informantes consideran que su situación económica está mal con respecto a cómo estaba en 2012. La expectativa también es marcadamente negativa ya que cerca del 56 por ciento cree que su situación empeorará o se mantendrá igual de mal, contra un 34 por ciento que opina que mejorará o se mantendrá igual de bien en 2014. El ánimo pesimista sobre la situación económica alcanza un 56 por ciento, el optimismo es del 25 por ciento, los esperanzados que hoy están mal pero creen que su situación mejorará apenas suma 9 por ciento, mientras que un 10 por ciento no sabe que esperar. Es la primera vez en muchos años que encuentro un pesimismo tan alto en la población del municipio de Puebla.

El gobernador Rafael Moreno Valle cuenta con el mayor nivel de acuerdo de los tres niveles de gobierno, alcanza un 64 por ciento contra un 33 por ciento de desacuerdo. Le sigue el presidente municipal Eduardo Rivera con 55 por ciento de acuerdo con su gestión y 36 por ciento de desacuerdo. El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, apenas tiene un 35 por ciento de acuerdo contra un muy difícil 62 por ciento de desacuerdo. Es preciso hacer notar que la población del municipio de Puebla se volvió contra la figura de Enrique Peña Nieto desde finales del 2011 y desde entonces nada ha hecho mejorar su imagen entre los poblanos, salvo un breve momento cuando el gobierno federal encarceló a Elba Esther Gordillo en marzo del 2013.

Peña Nieto obtiene una calificación de 5.2 a su trabajo como presidente de la República, el presidente municipal Eduardo Rivera alcanza un 6.3 y el gobernador Rafael Moreno Valle un 6.6 de promedio. Los hombres, las personas mayores de 56 años y las personas sin instrucción son los segmentos que peor califican a los gobernantes.

Al profundizar en la evaluación del presidente de la República encontramos que casi un 66 por ciento de los poblanos opinan que Peña Nieto ha hecho menos de lo que esperaban, para el 25 por ciento ha hecho lo esperado y solamente el 5 por ciento opina que ha hecho más de lo que esperaban. Claramente el presidente le ha quedad a deber a las expectativas de los poblanos. Como consecuencia, si existiera un mecanismo de confirmación de mandato, más del 68 por ciento votaría para que Peña Nieto no continuara al frente del gobierno federal y solo el 13 por ciento lo confirmaría en su puesto.

Al evaluar el conjunto de reformas más recientes, encontramos que la reforma educativa es la que cuenta con el mayor respaldo social con un 48 por ciento de menciones a favor y solo 29 por ciento en contra. La reforma energética es la que tiene la mayor proporción de rechazo con 50 por ciento, frente a un 25 por ciento que es favorable, de los cuales 16 por ciento están totalmente a favor y el resto parcialmente. Destaca que las reformas educativa y energética son las que cuentan con la menor proporción de desconocimiento, seguramente debido a que son las dos más polémicas y que han ocupado más espacio en los medios de comunicación.

Las reformas política, fiscal y laboral tienen una aprobación que va del 16 al 25 por ciento de los informantes, mientras que las desaprueban entre el 41 y el 45 por ciento. La proporción de personas que no conocen el detalle de estas reformas oscila entre el 28 y el 34 por ciento. En términos generales los poblanos rechazan mayoritariamente las modificaciones al sistema político, fiscal y laboral impulsadas por el actual gobierno.

Al evaluar la aprobación a los cambios que ocasionará la reforma energética, el que mayor apoyo recibe con el 18 por ciento de las menciones es “la construcción de refinerías, ductos o instalaciones petroquímicas a cargo de empresas privadas, nacionales o extranjeras”. El rechazo a las consecuencias de la reforma oscila entre el 58 y el 68 por ciento de los informantes, lo que demuestra que la decisión de los legisladores poblanos de votar a favor de la reforma del gobierno federal es contraria a la voluntad de los ciudadanos que dicen representar.

Luego preguntamos si recordaban que Enrique Peña Nieto en campaña hubiese ofrecido abrir el sector energético a la inversión privada, a lo que el 51 por ciento dijo no recordar o no saber, el 25 por ciento declaró que Peña Nieto nunca lo ofreció y solo el 16 por ciento dice recordar que si fue parte de su oferta de campaña.

Finalmente, consultamos a los informantes si votarían para presidente municipal o gobernador del estado por un político que como legislador votó a favor de la reforma energética. El 40 por ciento dijo que seguramente no votaría, el 14 por ciento probablemente no votaría, 14 por ciento probablemente si lo haría y solo el 10 por ciento seguramente votaría. Se podrá pensar que la proporción de rechazo de voto es menor al rechazo que generan la reforma y sus consecuencias, sin embargo me parece que hay un ánimo social suficientemente amplio para cargarle el costo político de la reforma a los legisladores que decidieron apoyar a un presidente impopular con una reforma impopular. Nosotros haremos lo propio y estaremos dispuestos a ayudar a quienes seriamente se comprometan con esta tarea.

Felices fiestas a todos y gracias por este 2013 que ha sido fantástico para el equipo y la empresa que represento. Nos leemos en el 2014.

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus