Saturday, 05 de December de 2020


Más allá de simples “asistente de campo”




Written by 

Desde hace ya algunos años, la figura del director técnico se ha vuelto demasiado mediática. En la historia del futbol al puesto del coach, “profe” o mister, se le ha atribuido gran responsabilidad para justificar lo éxitos o fracasos de los equipos, pero la cantidad de reflectores que en este futbol moderno se dirigen hacia los directores técnicos, para mi gusto, ya es demasiado.

Tengo claro que el entrenador tiene como principal objetivo potencializar las capacidades físicas-tácticas-técnicas-psicológicas de todos y cada uno de sus jugadores. No pretendo quitarle responsabilidades a los que desempeñan este honorable trabajo, no conozco la historia de algún entrenador al que le hayan puesto una pistola en la cabeza para que aceptara el trabajo. Al estar en esta profesión sabemos a lo que no atenemos, sin embargo, en nuestro futbol donde el puesto está bastante competido, con gente preparada y con directivas con menos paciencia. Esta presión hacia los directores técnicos va a seguir existiendo, y como en la selva, los que puedan adaptarse y sobreponerse a estas nuevas exigencias serán los que sobrevivan.

 

 

Para “sobrevivir” en el entorno actual del balompié, el DT no esta solo. Algo a lo que los reflectores todavía no llegan (gracias a Dios), algo de lo que la prensa y los aficionados hablan poco, es de la gente que se encuentra trabajando día a día, hombro con hombro, bajo la misma idea del head coach. A este grupo de personas se les llama cuerpo técnico, generalmente integrado, en el futbol nacional, mínimo, por un preparador físico, dos auxiliares técnicos y como cereza del pastel, un psicólogo que conozca del deporte. Este es un ejemplo de un cuerpo técnico austero pero bastante funcional.

 

 

Para mi gusto, siguiendo las leyes de probabilidad, entre menos eslabones tenga la cadena, es menos probable que se rompa. Existen cuerpos técnicos mucho más extensos, con entrenador de porteros (son básicos, pero los que me han tocado siempre han sido institucionales y no tengo problema con eso), metodólogo, analista de videos, incluso, en Europa los equipos tienen mínimo tres preparadores físicos. Todo esto, depende del gusto del entrenador y obviamente de los recursos económicos con los que cuente el club.

 

 

Hablaba de las exigencias y presiones a las que están sometidos los directores técnicos, y creo que para responder con éxito a todo esto, se necesita del trabajo en equipo, delegar responsabilidades siempre siendo él (el DT) quien tenga la última palabra, el coordinador de esfuerzos y el que dé la cara en las buenas y en las malas. Pero para que un cuerpo técnico sea productivo no basta con tener a un erudito en preparación física, ni a un Mourinhito que dé consejos tácticos, ni mucho menos al sucesor de Freud para que le quite la locura a los futbolistas. Sí, es importante rodearte con gente que tenga conocimiento, esté preparada y tenga algo de experiencia, pero lo que considero primordial a la hora de elegir tu cuerpo técnico, es rodearte de seres humanos a los que les tengas confianza.

 

 

Hablar de “confianza” para mí es un tema delicado, es de las cosas más difíciles de construir, pero que con un solo soplido puede llegar a derrumbarse. He visto que es una constante dentro de esta profesión desconfiar, dudar, he llegado incluso a pensar que un requisito para ser DT es ser hasta cierto punto paranoico (bromeo…pero no tanto). ¿De qué le sirve al mister tener en la banca de auxiliar al Mourinhito del que hablaba, si al minuto 70, perdiendo 0-1, le va a sugerir realizar un cambio, y éste no va a confiar en él? No sirve para nada.

 

 

Para terminar, y tratando de hacer lo posible porque les quede claro la confianza a la que me refiero, se me han ocurrido dos ejemplos.

 

 

Una equivalencia de lo que para mí es un auxiliar técnico, es lo que para un ama de casa es su empleada doméstica. Existen empleadas de todos los niveles y con distintas habilidades. Están las que cocinan, las que no son expertas en limpieza, las que son ordenadas, las que pueden hacerse cargo de los hijos, o incluso las que hasta inglés hablan y tienen visa. ¿Cuál es la mejor de ellas? La que cubra las necesidades de la “patrona”, pero sobre todo en la que la “patrona” confíe. A la que le pueda encargar hacer la comida, recoger la casa, o cuidar a los niños, y que quizá lo haga mal para los ojos de la suegra, pero para ella es justo lo que necesita.

 

 

La segunda comparación que tengo para auxiliar técnico es con un guardaespaldas o escolta. He visto a muchos empresarios que “aparentemente” tienen sus pesos ahorrados y por seguridad personal deciden contratar a sujetos para estar más tranquilos. Lo que me llama la atención es que muchos de estos encargados de preservar la integridad del “jefe” tienen ya sus añitos. No parecen aptos físicamente para demasiadas exigencias, pero esto parece que no le importa al que paga, un vez más, lo que le importa al “jefe” es la confianza que le tiene a su personal. Sabe que seguramente este hombre no podrá abrirle camino entre una muchedumbre, pero sin lugar a dudas sabrá identificar a algún agresor armado y, debido a su compromiso y convicción, en el peor de los casos poner el pecho y parar la bala. De esto el “jefe” no duda ni tantito.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus