Thursday, 17 de June de 2021


Desde afuera siempre será una visión limitada




Written by 

Cada vez son (somos) más gente que a través de los medios de comunicación hablan, critican, cuestionan, apoyan o simplemente dan su punto de vista acerca de lo que sucede en el futbol nacional o internacional. El que haya crecido tanto la oferta en TV, radio, periódicos, revistas o páginas web, obviamente es debido al incremento en la demanda, cosa que me alegra, ya que “el deporte más popular” sigue atrayendo seguidores.

Me parece muy atinando que la gente que dirige los distintos medios haya tenido la visión de incorporar a personas relacionadas con el medio del futbol como DTs, ex árbitros o ex futbolistas para compartirnos sus opiniones desde otras perspectivas. Estas incorporaciones, sin duda, han favorecido a que el aficionado enriquezca sus conocimientos, ya que años atrás únicamente se tenían que conformar con la opinión y visión de un “comunicador”, que, sin demeritar su trabajo, pero es simplemente, al igual que los que lo escuchan o leen, un aficionado más.

 

 

Desde 1948, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 19, se señala que la libertad de expresión es un derecho fundamental. En otras palabras, cualquier persona detrás de un micrófono o de una pluma tiene el derecho de decir o de escribir lo que se le de la gana, consciente y haciéndose responsable de sus consecuencias. Estas consecuencias y responsabilidades para los que únicamente son periodistas y que nunca han estado dentro del medio cumpliendo otras labores, son mucho menores que para los DTs, ex futbolista o ex árbitros que deciden hacer públicos su pensar o sentir.

 

 

A lo que quiero llegar es a que toda esta gente (me incluyo) que alguna vez estuvo dentro, desempeñando cualquiera de los múltiples trabajos, independientemente de que quieran regresar o no, deben de prestar mucho más atención a lo que comunican a la afición, ya que, al tener mayor experiencia, sus juicios y opiniones serán tomados de distinta forma a las de un comunicador. Además de esto, existen códigos dentro de compañeros de profesión que se deben de respetar, y en este mundo globalizado, el alcance y velocidad a la que viaja la información es enorme.

 

 

Al ejemplo concreto que quiero llegar es el siguiente: estoy de acuerdo, no me quejo, que un periodista común y corriente juzgue y critique la formación y los respectivos cambios que un DT utilice para encarar un partido. Está en todo su derecho, porque a pesar de que tenga una basta experiencia cubriendo partidos, entrenamientos y viajes de determinado equipo, hay ciertas cosas que por el papel que le ha tocado en la obra jamás se enterará. Él simplemente forma su opinión con los argumentos a los que tiene alcance, pero hay otras variables que ni por la cabeza le pasa que existan.

 

 

Por el otro lado, en especial lo ex futbolistas y DT (dejemos por un momento a los ex árbitros) que están dentro de los medio de comunicación, conocen y dominan perfectamente estas variables, no los casos concretos ante situaciones específicas, pero sí de la gran cantidad de variables que suceden en el día a día de un equipo de futbol.

 

 

Siguiendo con el caso de criticar o juzgar distintos cambios tácticos que los DTs realizan, los que estamos viéndolo desde afuera únicamente tenemos la información de lo que sucede en los juegos oficiales, y pasamos por alto que entre partido y partido pasan cuando menos seis días, mínimo 12 horas de entrenamiento. En este gran lapso de tiempo, los involucrados en los medios de comunicación no se enteran de cosas que al parecer son intrascendentes como enfermedades, lesiones menores, actitudes de los jugadores, indisciplinas dentro y fuera de los entrenamientos, algún detalle agradable, favores que se pueden pedir, esfuerzos extras por parte de los jugadores y muchas otras cosas que suceden segundo a segundo dentro de un equipo, y que les aseguro, todos los DTs toman en cuenta.

 

 

El aficionado y el periodista de toda la vida muchas veces piensan que solamente es llegar el domingo y jugar, ya que es lo que ellos únicamente ven, y es lo que juzgan peor todas las personas que hemos tenido la fortuna de vivirlos desde adentro, sabemos de su complejidad. Por esta sencilla razón sugiero, y a la vez me comprometo, a que estas personas al momento de ofrecer una opinión, lo hagamos respetando y conscientes de las limitaciones y la falta de información que tenemos por no estar ahí dentro. No podemos ser tan tajantes, hay que mínimo darle el beneficio de la duda a los que realmente están involucrados.

 

 

Apenas leía una frase la cual decía que el futbol no termina con el partido, porque no sería futbol sino hubiera polémica. Estoy convencido de esto, sólo sugiero que la gente que alguna vez estuvo ahí abajo seamos más cautos a la hora de emitir nuestra opinión.

 

 

“Consciente de que no cuento con la información necesaria, pero pienso que…”.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus