Tuesday, 04 de August de 2020


Hace falta un cerillo para terminar de incendiar a México




Written by 

Con el desistimiento a culminar de una vez por todas la reforma educativa por los desmanes de la CNTE, mostraron un flanco de debilidad política y le abrieron la puerta a la gran movilización que Andrés Manuel López Obrador prepara en defensa del petróleo para el próximo 8 de septiembre

Los afanes mediáticos del gobierno federal por vender las bondades de la reforma energética fueron sepultados por el tsunami de la recesión económica, el magro crecimiento que se espera para 2013, y el freno a la reforma educativa que le pusieron los rijosos de la CNTE al tomar el palacio de San Lázaro. La realidad, pues, le ganó la agenda a Enrique Peña Nieto, y dejó lastimado a su mano derecha, Luis Videgaray, a quien todos, todos, unánimemente culpan de la desaceleración por su cuestionable manejo del presupuesto federal en los dos primeros trimestres del año.

 

 

Tomando en cuenta que la próxima semana rendirá su primer informe de gobierno, y que seis días después presentará la iniciativa de reforma energética, el paquete económico que incluirá el nuevo régimen fiscal de Pemex, así como la reforma hacendaria que impondrá IVA a alimentos y medicinas, pues de plano no se sabe cuál atender de todos los incendios que tiene en puerta el gobierno federal. De plano, que llamen a todos los bomberos del país porque la acumulación de temas construyen un madeja que nadie sabe cómo van a atender, y que al final, pueden dar al traste con todas las intenciones reformadoras de Peña Nieto. La pretensión de ganar todas las batallas, al mismo tiempo, puede culminar en el escenario realista de perderlas todas, al mismo tiempo.

 

 

Los malos mensajes llegan por todos lados, ya que en apenas dos semanas se dibujó un escenario de debilidad económica y política que contrasta con el escenario optimista de arranque sexenal.

 

 

La primera es resultado de la caída en las previsiones de crecimiento que bajó de 3.5 a 1.8 por ciento. Probablemente ni siquiera se llegue a eso, ya que según la última cifra del INEGI, en el primer semestre del año, el PIB apenas subió 1 por ciento. Por supuesto que hay factores externos en el mediocre desempeño de las economías de Estados Unidos y Europa. Pero el factor interno es la acusación común a Luis Videgaray del ejercicio descuidado del presupuesto. Un subejercicio de los programas federales, en parte propiciado por la inexperiencia de los nuevos funcionarios y en parte por tratarse de una condición cíclica provocado por la tardanza en la firma de los convenios con los gobiernos locales, paralizó la obra pública.

 

 

La caída del PIB del segundo trimestre de 2013 respecto del primero arrastra el resto de las variables económicas principales, empezando por el empleo, así como la exportación de bienes. ¿Qué progreso puede vender Peña Nieto? ¿Qué resultado de cara al primer informe de gobierno?

 

 

Y aunque muchos tratan de vender a Luis Videgaray como un cerebro político, en su entrevista con López Doriga mostró su talante tecnócrata, pues pese al tsunami del estancamiento de la economía, insistió en venderla como una “oportunidad” para aprobar las reformas que el país necesita, mostrando una insensibilidad absoluta a los retos que les presenta la realidad.

 

 

El encarcelamiento de Elba Esther Gordillo le dio credibilidad y fortaleza al régimen de Peña Nieto, mismo que perdió con la declinación de aprobar la ley del servicio profesional docente, piedra angular de la reforma educativa. La interpretación de que la rijosidad de la CNTE, el cerco al Congreso, así como el plantón que ha desquiciado al DF, fueron las causas eficientes de la negociación que frenó la ley que establece las sanciones en caso de reprobar una, dos y hasta tres veces las evaluaciones. ¿El gobierno federal se asustó de los desmanes?

 

 

Con el desistimiento a culminar de una vez por todas la reforma educativa por los desmanes de la CNTE, mostraron un flanco de debilidad política y le abrieron la puerta a la gran movilización que Andrés Manuel López Obrador prepara en defensa del petróleo para el próximo 8 de septiembre. ¿Y qué pasará si los pejezombies hacen causa común con la CNTE? ¿Y si a ellos se le suman los grupos de autodefensa de Guerrero y Michoacán? ¿Y a poco los narcos ya desaparecieron? Yo creo que el gobierno federal trae un cóctel explosivo entre manos que en cualquier momento puede activarse.

 

 

El cerillo que le hace falta al país es la iniciativa de reforma fiscal que incluya el inevitable incremento de impuestos, ya sea vía IVA a alimentos y medicinas, ya sea por vía de ISR, para tapar el agujero fiscal que dejará el nuevo régimen de Pemex. Entonces sí, pejezombies, clases medias, autodefensas, campesinos y todos los grupos sociales se van a lanzar en contra de Peña Nieto, Videgaray y compañía.

 

 

La acumulación de pendientes puede ser la tumba de Enrique Peña Nieto. El impulso de su gobierno se dispersa entre varios temas y ninguno acaba de cerrar, por lo que los descontentos, en lugar de tomar turno, pueden unirse en un gran movimiento social. El mexiquense tiene demasiada ambición, poca prudencia, o un diagnóstico distorsionado de la realidad. ¿No sería mejor ir eligiendo prioridades de los muchos temas de la agenda?

 

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus