Tuesday, 10 de December de 2019


Guerra de encuestas II: Mitofsky, GEA/ISA, Parametría, Buendía&Loredo, BGC




Written by 

En el proceso electoral 2013 vendrán, nuevamente, los encuestadores nacionales a tratarnos de vender espejitos. Hay que tratarlos con desprecio, especialmente a Roy Campos y su Consulta Mitofsky que viene errando desde el 2006

La potencial guerra de encuestas que marcará el proceso electoral 2013, y específicamente la batalla por la alcaldía de Puebla, arrancó temprano con la publicación del primer estudio. Tocó mover ficha al BEAP de Rodolfo Rivera Pacheco, quien dio la delantera a Enrique Agüera por 7.2 por ciento frente a Antonio Gali Fayad de acuerdo con un amplísimo sondeo domiciliario levantado el 13 y 14 de abril. Se trata de una casa encuestadora que en 2010 se equivocó de ganador —daba ventaja a Javier López Zavala— y apenas se equivocó por un margen de 13.5 puntos. Nada más. En 2012 nunca vio a Enrique Peña Nieto quedar en tercer lugar en Puebla capital, y hasta se equivocó en dar ganadora del debate entre los candidatos al Senado a Blanca Alcalá. Allá quien todavía le crea, y allá el propio encuestador que en 2013 se juega lo que le queda de credibilidad.

 

 

Pero en la elección 2013 no sólo jugarán empresas locales, sino también nacionales.El registro de su credibilidad es más sencillo todavía porque, afortunadamente, el politólogo Leo Zuckermann ya hizo el ranking de las encuestadoras a las que debemos creerle y a las que no conforme a sus estudios previos a la elección presidencial. En el artículo “Quién es quién en las encuestas después de la elección de 2012”, publicado en el número de agosto de la revista Nexos y que puede consultar en http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2102848 En él, analiza como variables fundamentales el error entre su último estudio y lo compara con el resultado efectivo de la elección que ganó Peña Nieto. Así diseña el ranking básico de las casas encuestadoras y la seriedad con que debemos tomar sus resultados.

 

 

De acuerdo con Zuckermann, “destacan dos encuestas que tuvieron el menor margen de error. En otras palabras, fueron las mejores en la diferencia entre el primero y segundo lugares con respecto a lo que ocurrió en la elección. Una fue la encuesta de la elección presidencial preparada por Demotecnia para Uno TV. Su error fue de 0.2 puntos, casi nada. La otra es la de Universidad Meridiano, publicada en AM, para la elección de gobernador de Guanajuato, que también tuvo un margen de error de 0.2. Les siguen las encuestas de la elección presidencial de las empresas Votia, Mercaei, Covarrubias y Reforma. Por arriba del error promedio están Parametría, GCE, Ipsos (en su escenario reportado de votantes probables), Mirac, Consulta Mitofsky, BGC, Con Estadística, El Universal, Idermec Harris y la del Colegio de Administración Pública y Políticas Públicas.

 

 

”Ahora bien, el enojo con los encuestadores está más bien relacionado con su actuación en la elección presidencial. Es por eso que hice el mismo análisis de error promedio entre el primer lugar (Peña Nieto) y el segundo (López Obrador) pero sólo para las 13 últimas encuestas que se publicaron sobre la elección de presidente de la República.

 

 

”Como puede observarse en la tabla 6, el error promedio de las 13 encuestas fue de 6.9 puntos entre Enrique Peña Nieto, el primer lugar, y Andrés Manuel López Obrador, el segundo. Por debajo de este promedio se encuentran cinco encuestas que podemos considerar como las mejores en el proceso de 2012. Destacan, sin duda, Demotecnia, Votia y Mercaei, con un error de menos de un punto porcentual entre el primero y segundo lugares. Les siguen Reforma y Covarrubias. Por arriba del promedio están Ipsos, Parametría, Consulta Mitofsky y Excélsior. Con errores ya de más de dos dígitos están Con Estadística, El Universal, GEA-ISA e Indemerc Harris”.

 

 

De esta forma, de acuerdo con el académico del CIDE, puede conformarse un cuadro de honor y otro de deshonor que quedaría de la siguiente forma:

 

 

Cuadro de honor (muy buena calificación):Demotecnia, Universidad Meridiano, GEA-ISA y Votia.

 

 

Desempeño decoroso (calificación media):Reforma, Mercaei, Covarrubias, Parametría, GCE y RevoWare.

 

 

De panzazo (apenas aprobados):Ipsos y Mirac.

 

 

Reprobados (calificación insatisfactoria):Consulta Mitofsky, BGC, El Universal, Con Estadística, Indemerc Harris y Colegio de Administración Pública y Políticas Públicas.

 

 

Concluyendo: en el proceso electoral 2013 vendrán, nuevamente, los encuestadores nacionales a tratarnos de vender espejitos. Hay que tratarlos con desprecio, especialmente a Roy Campos y su Consulta Mitofsky que viene errando desde el 2006, cuando le daba 20 puntos de ventaja a Melquiades Morales. Es un absoluto sinvergüenza que en la elección presidencial se equivocó “solamente” por 9.2 puntos. ¿Alguien puede creerle? Tampoco a Buendía & Laredo que trabajó para El Universal, o a BGC que trabajó con Excélsior.

 

 

¿Quién se atreverá a traer a estos mercachifles? ¿Valdrán algo sus sondeos electorales?

 

 

Rate this item
(5 votes)
comments powered by Disqus