Saturday, 15 de May de 2021

Los 10 poblanos destacados de 2013

Jueves, 26 Diciembre 2013 16:18
Debido al proceso electoral que se realizó este año en el estado y el regreso del PRI al gobierno federal, varios personajes se convirtieron en protagonistas de la escena poblana
  • Osvaldo Macuil Rojas



El 2013 fue intenso para la política en Puebla, no sólo por el proceso electoral que se vivió en julio, sino por la incertidumbre que generó la llegada de poblanos al regreso del PRI al gobierno federal, y por los constantes cambios en la administración estatal.



CAMBIO presenta el top ten de poblanos que se convirtieron en protagonistas de la arena política en el estado y que a partir del próximo año tomarán mayor protagonismo.



Tony Gali Fayad



El año que concluye se convirtió en el parteaguas de la carrera política de Antonio Gali Fayad, pues le tocará conducir el rumbo de la cuarta ciudad más importante del país por los próximos 4 años y 8 meses. Integrante del dream team del morenovallismo, superó a sus compañeros de gabinete en las encuestas y se apoderó de la candidatura del PAN a la alcaldía de Puebla, posteriormente fue cobijado por otros cinco partidos políticos.



Aunque se vislumbraba una contienda parejera con Enrique Agüera, el ex secretario de Infraestructura terminó vapuleando al ex rector de la BUAP y el 7 de julio lo superó por un margen cercano a 11 puntos.





Alfonso Esparza



De un plumazo, Alfonzo Esparza Ortiz se quitó el estigma del agüerismo que tenía tatuado en la frente, luego de que fuera nombrado rector interino en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, tras la salida de Enrique Agüera para ir en busca de la alcaldía. Sin dificultades, logró ganar la elección interna en la universidad y convertirse en rector por los próximos cuatro años. Y como si nunca hubiera trabajado en el grupo de Enrique Agüera, el ex tesorero realizó los ajustes necesarios para dejar a un lado los señalamientos de opacidad con que se manejaba la institución.





Mario Rincón



El 2013 fue el año en que Mario Rincón se consolidó como el comodín del grupo morenovallista. Lo inició como subsecretario de Gobernación, fue enviado como encargado de despacho al Consejo Estatal de Seguridad tras escándalos de abuso de poder en el organismo, posteriormente se hizo de la candidatura por la diputación local de Amozoc. Después del 7 de julio se convirtió en la revelación electoral del PAN y con más de 50 mil votos se convirtió en el diputado local electo más votado del estado, pero justo cuando levantó la mano para ser considerado como una opción para coordinar la bancada de Acción Nacional en la legislatura que está por iniciar, lo regresaron al redil de la administración estatal.



Rincón fue enviado a la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social, en la que estuvo unos cuantos meses y en donde aguantó el peso del estudio del Coneval, que regresó a Puebla a la tercera posición de pobreza nacional. El último cambio se dio recientemente, pues dejó esta dependencia para encabezar la Secretaría de Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial.





Pepe Chedraui



Un “caso de éxito” al interior del PRI. Aunque Enrique Agüera lo superó y se quedó con la candidatura del tricolor a la alcaldía, José Chedraui Budib se repuso y está a un paso de convertirse en el coordinador de la mini bancada en el Congreso local.



Tras la elección, el empresario no fue alcanzado por el fracaso del partidazo y fue ganando terreno paulatinamente entre la militancia del Revolucionario Institucional, sin dejar a un lado la amistad que lo une al presidente Enrique Peña Nieto.



En la recta final por la designación del coordinador tricolor en el Congreso local le saca ventaja al líder estatal del partido y “payaso de las cachetadas”, Pablo Fernández del Campo, así como a Víctor Giorgana, quien ingresó como “el gran perdedor”.





Eukid Castañón



El principal operador del morenovallismo estuvo fuera de la administración estatal durante los primeros dos años. Luego de operar en secreto la victoria morenovallista en 23 distritos, ingresó casi de forma clandestina a la lista plurinominal de “Puebla Unida” como suplente de Fernando Manzanilla Prieto. Sin embargo, el proceso electoral y la salida de Patricia Leal Islas de la Contraloría, le incrementaron el poder en la administración estatal, al ser enviado a esta dependencia. El 2014 lo arrancará como el súper­contralor, pues a propuesta de Rafael Moreno Valle, los diputados locales aprobaron darle mayores facultades. Ahora tendrá a su cargo la vigilancia e inspección del transporte público, así como injerencia en los procesos de licitación de obra pública.





La Mostrade Tehuacán



A Ernestina Fernández Méndez la suerte le sonrió este año. De ser la cajera de una de las tiendas de quien se convertiría a la postre en su esposo, Álvaro “El Mostro” Alatriste Hidalgo, ahora es la presidenta electa de Tehuacán.



“La Mostra” se convirtió en el “plan B” de Pablo Fernández del Campo y del líder del cártel de Colima, Fernando Moreno Peña, ante la inhabilitación de su esposo por malos manejos en la administración pública.



Aunque enviar a Ernestina Fernández como candidata parecía ser un capricho del “Mostro”, la apuesta rindió frutos y terminaron por derrotar al experimentado ex delegado federal René Lezama Aradillas.





El cuello de Agüera



El 18 de junio no será recordado como el día del debate entre los candidatos a la alcaldía de Puebla, Antonio Gali, Miguel Ángel Ceballos y Enrique Agüera, sino la fecha en la que cuello del candidato del PRI desapareció sin explicación alguna.



El encuentro organizado por Actívate por Puebla careció de contraste de propuestas y de ataques entre los aspirantes al ayuntamiento, Ante la ausencia de debate, en las redes sociales el cuello de Enrique Agüera se convirtió en el gran protagonista de la noche, ya que los tuiteros se dieron vuelo criticando la figura del ex rector. El hecho fue ampliamente viralizado en las redes sociales y los meses no se hicieron esperar para burlarse de la imagen de Agüera, a tal grado que fue comparado con el futbolista Cuauhtémoc Blanco.





Fernando Manzanilla



Tras renunciar a la Secretaría General de Gobierno y perder el control de la política interna del estado, Fernando Manzanilla Prieto encontró cabida en el grupo tonygalicista.



El hombre del discurso de la felicidad se convirtió en la mano derecha de Antonio Gali Fayad en el proceso de transición con el gobierno de Eduardo Rivera Pérez, pues se encargó de llevar a buen puerto el procedimiento.



Pese a ello, ha dejado en claro que no se quedará en la administración municipal, ya que hará efectivo su espacio en el Congreso local, en donde no ha recibido la misma importancia pues a pesar de su trayectoria no fue considerado por su partido para encabezar la coordinación de la bancada del PAN.





José Juan Espinosa



Las ironías de la vida. Extorsionó en 2011 a la alcaldesa de San Pedro Cholula, y dos años después se convirtió en el candidato a presidente de aquel municipio.



Luego de ser uno de los principales operadores de Rafael Moreno Valle en 2010 e ingresar al Congreso por la vía plurinominal, los ataques constantes contra la administración estatal le valieron ganarse el veto de Casa Puebla.



Cuando parecía que la relación era insalvable, un acuerdo cupular entre Movimiento Ciudadano y Moreno Valle, llevó al partido de izquierda a postular en candidatura común a Antonio Gali Fayad en la Angelópolis.



A cambio, “Puebla Unida” le dio el apoyo en el mismo sentido a Movimiento Ciudadano en la alcaldía de San Pedro, y decidieron enviar al “niño naranja” a competir.



José Juan se terminó tragando su orgullo y sus dichos, aceptó el apoyo de los morenovallistas y por primera vez ganó una elección que le dará trabajo por los próximos 4 años y 8 meses.





Jorge Estefan Chidiac



El director de Bansefi recuperó protagonismo en la recta final del año, luego de que el gobierno federal firmó un convenio con el SNTE para que el magisterio pueda acceder a créditos por 5 mil millones de pesos, como una medida para subsanar la relación tras la detención de Elba Esther Gordillo Morales.



Este hecho le da margen de maniobra a Estefan Chidiac, pues deberá negociar con Juan Díaz de la Torre y con los 60 líderes seccionales, el número de los docentes que recibirán el beneficio en todo el país,



Rate this item
(0 votes)