Monday, 24 de June de 2024


¿Quién controla la crisis de Chalchihuapan?




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
Esta más que claro.

Es evidente, inocultable que los verdaderos enemigos del gobernador Rafael Moreno Valle no están en los frentes que marcharon por las calles de Puebla.Tampoco son Roxana Luna o Ana Tere Aranda.

 

 

Es irrefutable que quienes lesionan verdaderamente al gobernador son sus asesores, los mismos del bloque beligerante. Si aquellos que todo lo quieren resolver con amenazas, con intimidaciones, con cercos políticos o informativos, con vetos.

 

 

Está claro que los ojos del país están puestos en Puebla. Y esto se debe (antes que cualquier otra cosa) a que Moreno Valle sigue siendo en este momento un presidenciable. Hemos insistido en el punto una y otra vez: nadie debe dar por muerto a Rafael, porque no lo está. El ejecutivo poblano tiene mayor capacidad política que la mostrada por Enrique Peña Nieto en el Estado de México y mayor tenacidad que la exhibida por Marcelo Ebrard en la jefatura de gobierno de una de las ciudades más grandes del mundo.

 

 

Sin embargo también es indiscutible que la crisis de Chalchihuapan se desbordó por la insensibilidad de sus asesores y funcionarios más cercanos.

 

 

Si al día siguiente del conflicto en Chalchihuapan se le hubiera solicitado a Facundo Rosas que presentara un permiso por seis meses para abrir una investigación, en ese momento se cancelaba toda repercusión.

 

 

Con un simple permiso de seis meses se hubiera evitado una de las mayores crisis que ha visto Puebla.

 

 

Pero no. Al contrario.

 

 

Se empecinaron, no solo en sostener a Facundo y a sus granaderos incompetentes, sino además en declararle la guerra a la madre del niño José Luis Tehuatlie Tamayo, a toda la comunidad de San Bernardino Chalchihuapan, a la estructura entera de juntas auxiliares, a los medios incómodos, a todos aquellos que no coinciden con su gobierno.

 

 

Olvidaron un axioma: no existen ni las verdades, ni las victorias absolutas. Y cuando se presentan como tales, estas siempre fracasan.

 

 

Pero luego de la crisis que se ha desbordado en los medios nacionales ahora aparece un nuevo elemento que vendrá a recrudecer los señalamientos contra el régimen poblano.

 

 

El hecho de “reservar” por siete años toda la información de la Secretaría de Seguridad Pública referente al operativo en Chalchihuapan únicamente viene a darle una sombra de culpabilidad no solo a la dependencia, sino a todo el aparato estatal.

 

 

Esta lamentable actitud de ocultar la información en nada beneficia al gobernador Moreno Valle y en contrario sensu lo perjudica ante los medios nacionales que en este momento tienen la mira puesta en su gestión.

 

 

Desde aquella fatídica mañana del 9 de julio se han tomado medidas que lejos de despresurizar la crisis, solo la han agudizado.

 

 

Esta acción de la Secretaría de Seguridad Pública de vetar información, en las próximas horas se habrá de convertir en una nota nacional.

 

 

El país vive una ola de “transparencia”, por lo menos de forma, de apariencia. Las dependencias federales y estatales se ufanan en “transparentar” sus estructuras y finanzas.

 

 

Y en este contexto nacional en la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla se les ocurre “reservar la información” por un plazo de siete años.

 

 

El morenovallismo debe tomar la crisis de Chalchihuapan como una gran oportunidad para reinventarse, para volver a crear un vínculo social, como lo hizo en la campaña de 2010, para sacudirse a funcionarios que nada aportan y solo restan.

 

 

La política de la confrontación tuvo sus beneficios en campaña, pero ya como gobierno ha sido un equívoco lamentable.

 

 

Rafael Moreno Valle debe modificar lo que se deba. Aún está a tiempo.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus