Tuesday, 23 de April de 2019


2015: otra batalla perdida para el PRI estatal




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
Los síntomas eran evidentes desde hace meses.

Como un paciente enfermo el tricolor mostraba claros rasgos de su padecimiento.

 

Las remociones de Pablo Fernández del Campo y Fernando Moreno Peña se presentaban como requisitos ineludibles para el reordenamiento del PRI poblano.

 

En todos los puntos de la geografía local los priistas estallaban frente a una dirigencia negligente, insensible, fatal y fatídica.

 

En medio de una inocultable rebatinga la dupla Fernández del Campo – Moreno fue destituida.

 

Junto con la designación de Ana Isabel Allende llegó un asomo, un atisbo de esperanza tricolor. Pero poco duró el espejismo de los revolucionarios.

 

Con la nueva dirigencia siguieron los mismos vicios, semejante cerrazón, igual incapacidad para diagnosticar el estado, nula voluntad para dialogar con los priistas de la base militante.

 

Pablo Fernández del Campo se fue, pero como si no se hubiera ido, porque la dirigencia de Ana Isabel Allende es más de lo mismo. Exactamente lo mismo.

 

Hoy en los 16 distritos electorales se dan designaciones atropelladas, desaseadas, llenas de sobresaltos y en medio de acres, ásperas reacciones.

 

La gran ausente en este proceso pre electoral es la sensibilidad política.

 

Desde Xicotepec de Juárez hasta Ajalpan las designaciones chocan con la base militante y las fracturas son tan drásticas como irreconciliables.

 

Y ahí está el morenovallismo esperando esos choques para acomodar a sus piezas, a sus peones, como candidatos de Nueva Alianza, de la Revolución Democrática, de Movimiento Ciudadano.

 

Cualquier membrete es bueno para hacerle un hueco al PRI.

 

Y ya se prepara la madre de las estrategias morenovallistas, hacer del 2015 un referéndum sobre la gestión de @Rafagobernador y @tonygali.

 

Tienen todo el aparato y los recursos para hacerlo.

 

Mientras tanto en el PRI la estrategia es… sin duda debe ser… parece que es… bueno, tal vez sea… y luego de un largo análisis aparece la gran revelación: el PRI estatal no tiene estrategia.

 

No realiza un mínimo, elemental FODA. Simplemente están actuando como si todavía tuvieran la gubernatura.Siguen siendo soberbios, arrogantes, herméticos, autoritarios; sienten que aún despachan en Casa Puebla. Ya se olvidaron de la tunda de antología que le pusieron a Enrique Aguera Ibáñez y de la estrepitosa derrota en la gran mayoría de los distritos.

 

La sombra del gran cacique priista sigue vigente. Y los priistas en el interior del estado lo sienten, lo perciben claramente. Por eso se resignan a operar de la misma manera que lo hicieron en el 2010.

 

Estamos ante el espectáculo de priistas golpeando al propio PRI.

 

La gran decepción será para el Diputado Federal Manlio Fabio Beltrones quien tenía la visión, la perspectiva de crear una oposición real, verdadera, astuta en Puebla.

 

El concepto era crear una nueva generación de priistas combativos. Nada de eso sucedió. Simplemente la sombra del pasado tricolor fue más grande. 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus