Monday, 22 de July de 2019


Ejecución de Herrero: dos meses de incapacidad




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
La pregunta forzosa es ¿qué pasa con las investigaciones ministeriales que no son del interés peculiar de este gobierno? ¿Dónde terminan esas averiguaciones previas? ¿En qué bodegas acaban esas órdenes de investigación?

No lo sabemos.

 

Lo que sí está claro es el estado de las indagatorias sobre las que el gobernador Rafael Moreno Valle ha expresado un interés personal.

 

Tal es el caso del crimen que segó la vida del matrimonio de José Manuel Herrero Arandia y Cristina Carvajal Argudin, quienes fueron ejecutados por el Crimen Organizado la noche del sábado 6 de diciembre de 2014 en una de las arterias más transitadas y concurridas de Tehuacán.

 

Hace ya dos meses.

 

En las horas siguientes al doble homicidio el gobernador Moreno Valle declaró a los medios de comunicación que Manolo Herrero era su amigo y que inclusive en una de sus últimas giras el helicóptero Agusta había aterrizado en una propiedad del ultimado.

 

El ejecutivo estatal mostró una profunda indignación frente al aberrante crimen.

 

Pero luego todo terminó ahí.

 

El “Director de Agencias del Ministerio Público Foránea Sur Oriente” con sede en Tehuacán, Rafael Carpinteyro Lazcano, simplemente no ha movido un dedo frente a esa investigación.

 

Giró los oficios burocráticos de rigor y dejó que las altas instancias de la Procuraduría de Justicia se encarguen del asunto.

 

La noche de la doble ejecución, obtusos agentes del Ministerio Público y peritos forenses trataban de elaborar el acta correspondiente al levantamiento de cadáver, pero ni siquiera fueron capaces de preservar la escena del crimen, misma que fue “contaminada” por cientos de curiosos.

 

El gran ausente fue por supuesto Rafael Carpinteyro Lazcano quien esa noche y la sucesiva no se presentó en las oficinas ministeriales.

 

Pero este no es el único caso.

 

Hace unos días un suceso indignó a la sociedad tehuacanera. En el jardín de niños “Emmanuel Kant” se registraron terribles casos de abuso sexual a cuatro infantes, menores a los seis años de edad. El responsable fue el conserje del pequeño preescolar, un sujeto conocido como “David”.

 

Pese a que existen cuatro denuncias formales, aunque puede haber más casos, Rafael Carpinteyro Lazcano nunca recibió a los agraviados padres de familia, quienes tuvieron que realizar una marcha para exigir justicia.

 

A causa de la lentitud y el atroz burocratismo que priva en la “Dirección de Agencias del Ministerio Público Foránea Sur Oriente”, el sujeto que abusó de (por lo menos) cuatro menores permanece impune.

 

Pero sin duda es en el rubro de la Delincuencia Organizada donde se prenden todos los focos rojos.

 

Hace tan solo un par de días en el municipio de Tlacotepec de Benito Juárez un comando armado con AK-47, conocidos como “cuerno de chivo”, entró a la Dirección de Seguridad Pública y sometió a los uniformados, a los que despojó de armas oficiales, incluidos dos fusiles AR-15 y escuadras de cargo.

 

Al salir encadenaron un cajero automático a una camioneta y se lo llevaron íntegro.

 

Si, efectivamente la región de Tehuacán vive sus peores momentos en materia de Seguridad Pública y Procuración de Justicia.

 

Frente a todos estos hechos las preguntas son inevitables:

 

¿Por qué esta protección total, absoluta para Rafael Carpinteyro Lazcano?

 

¿Por qué en el edificio de la Procuraduría no se escuchan las decenas y decenas de voces que señalan las anomalías, la cerrazón y la evidente incompetencia que priva en la Dirección de Agencias del Ministerio Público Foránea Sur Oriente?

 

¿Por qué?

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus