Wednesday, 19 de June de 2024


Tehuacán: laboratorio de RMV y Osorio Chong




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
La cronología se hace obligada, imprescindible.

Los hechos de Iguala, Guerrero, forzaron al gobierno de Enrique Peña Nieto a voltear la mirada a la célula vital de la política y la administración pública: el municipio.

 

Los neo-salinistas que ahora ocupan las altas esferas de la política nacional se vieron en la imperiosa necesidad de mirar de cerca aquellas pequeñas poblaciones llamadas municipios.

 

Fue entonces cuando llegó el “decálogo” peñista, una receta de cocina elaborada por los chefs de Los Pinos para paliar el hambre de justicia de los mexicanos, manifestada en las mayores marchas de que se tenga memoria.

 

Entre otras medidas el régimen propone la desaparición de los Ayuntamientos en los municipios que hayan sido penetrados por el Crimen Organizado, así como la creación del “Mando Único” policiaco, lo que equivale a desintegrar las corporaciones municipales y crear una sola comandancia por cada entidad federativa.

 

El gobierno federal esta ávido, deseoso de implementar este modelo en la mayor cantidad de municipios posibles. Cabe reconocer que la medida del “Mando Único” ya había sido propuesta por el gobierno de Felipe Calderón, pero como en todo lo que dijo el michoacano solo quedó en declaraciones y nada se consumó en la práctica.

 

El orquestador de esta nueva iniciativa presidencial es el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y aunque las medidas apenas serán analizadas en el Congreso de la Unión lo más lógico es que sean aprobadas de manera unánime por los legisladores que han demostrado una servil complacencia con todas las ocurrencias presidenciales.

 

Es decir estamos en la antesala de la injerencia abrupta y total del gobierno federal en los pequeños feudos llamados municipios. Por supuesto esa intromisión siempre existió, solo que ahora viene con licencia.

 

Puebla no será ajena a la nueva dinámica presidencial. En la entidad ya se planea como habrá de operar el “Mando Único” que en este caso quedaría a cargo de Facundo Rosas Rosas.

 

Pero el gobernador Moreno Valle no se conformará con solo aplicar una medida policiaca; él querrá llevar su estilo personal de gobernar, ahí, en aquellos municipios que le son incómodos.

 

El pasado sábado 6 de diciembre, en la principal avenida de Tehuacán, la de mayor circulación y a la hora de mayor tráfico, dos sicarios ejecutaron con precisión profesional a un matrimonio que viajaba en una camioneta de lujo. El esposo era un reconocido empresario de la construcción, filántropo, altruista y amigo cercano del gobernador Moreno Valle y su señora una gentil dama de la sociedad tehuacanera.

 

El crimen tiene el sello indiscutible, inapelable del Crimen Organizado.

 

Dos autos con experimentados conductores, que transportan cada uno a (por lo menos) un sicario profesional; los gatilleros utilizan los segundos que les permite un semáforo para disparar por los dos costados de la SUV, matando de manera instantánea a sus ocupantes.

 

El crimen conmociona, alarma, pero sobre todo entristece a los ciudadanos de Tehuacán porque se trata de una pareja afable, gentil, humanitaria. Es un acto aberrante, terriblemente difícil de asimilar.

 

Ante los hechos el gobernador Moreno Valle se apresura a descalificar (por enésima ocasión) a su adversaria natural, la alcaldesa Ernestina Fernández Méndez, al tiempo que pide al Secretario de Gobernación Osorio Chong su intervención en el caso Tehuacán.

 

El mandatario poblano le está ofreciendo un municipio al operador político del presidente Peña Nieto; se lo está entregando.

 

¿Qué puede resultar de esto?

 

Es poco probable que Osorio Chong busque disolver el Ayuntamiento de Tehuacán para “asumir temporalmente las competencias locales”, como lo establece el decálogo.

 

Y a estas alturas de la iniciativa presidencial, todavía faltan muchos meses para que el “Mando Único” se implemente en Puebla.

 

Si en el estado de Guerrero no se ha disuelto Ayuntamiento alguno, ni siquiera el de Iguala, es poco probable que esto ocurra en Tehuacán.

 

Empero la intención de Moreno Valle es la crear un laboratorio político para que el gobierno federal pueda aplicar de manera parcial y matizada las medidas del decálogo peñista.

 

Ya veremos qué resulta de esto.

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus