Monday, 24 de June de 2024


Cabalán-Mastretta-Alatriste: el choque que viene




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
El Hotel Peñafiel tuvo una época dorada.

Luminarias de Hollywood y de Churubusco se daban cita para recorrer sus suntuosos salones, apostaban en su casino, recorrían los 18 hoyos del campo de golf y nadaban en sus enormes albercas.

 

 

A un costado de los manantiales del mismo nombre se levantó un majestuoso hotel que era el proyecto turístico más importante de su tiempo. Como toda obra ambiciosa guardaba detrás un interés político.

 

 

El presidente Abelardo L.Rodríguez aspiraba a convertir a Tehuacán en un paraíso mexicano para el negocio turístico del juego. Años antes que Las Vegas, incluso antes del apogeo de Mónaco, don Abelardo ya concebía una gran ciudad con destino turístico y con vocación de casino.

 

 

Fueron los años dorados del turismo en Tehuacán. John Wayne, María Félix, Agustín Lara, Pedro Armendáriz tomaron cóctel “Margarita” en sus elegantes bares.

 

 

Sin embargo la llegada de la política de izquierda del presidente Lázaro Cárdenas del Río echó abajo cualquier intento de impulsar el juego como atracción turística.

 

 

Y entonces el hotel Peñafiel comenzó a vivir de sus recuerdos.

 

 

Hoy todos aquellos espacios majestuosos están divididos entre diferentes propietarios. El otrora hotel está convertido en una universidad, una parte del inmueble aún conserva su esencia turística y se llama “Casa Cantarranas” el mejor hotel de Tehuacán.

 

 

Empero hay una zona, de decenas de hectáreas, que albergaba amplios campos deportivos y bungalows. Toda esa propiedad fue comprada por la familia Mastretta Cobel. El representante del consorcio para el complejo inmobiliario que tienen proyectado es Mario Mastretta Real. Hasta ahí todo pintaba como un próspero negocio.

 

 

Pero la mañana del domingo 15 todo el escenario cambió. Por lo menos 5 mil deportistas salieron a las calles de Tehuacán a una gran marcha de apoyo a la alcaldesa Ernestina Fernández Méndez, esposa de Álvaro Alatriste Hidalgo.

 

 

Fue un acto enorme, masivo, en el que se pidió recuperar las decenas de hectáreas de espacios deportivos del otrora Hotel Peñafiel. La respuesta oficial fue inmediata. El Ayuntamiento de Fernández de Alatriste iniciará el proceso de expropiación de los terrenos que hoy pertenecen a la familia Mastretta Cobel.

 

 

El resultado del juicio de expropiación no se puede conocer, ni anticipar. Pero el pleito jurídico durará por lo menos un año.

 

 

Un año en que el Ayuntamiento de Tehuacán chocará de frente y sin reservas con la acaudalada familia Mastretta Cobel y por supuesto con quien en este momento representa su brazo político: el flamante secretario José Cabalán Macari.

 

 

Las suspicacias son inevitables.

 

 

El hecho de que el Ayuntamiento priista del matrimonio Alatriste inicie un juicio de expropiación contra los primos del secretario de Infraestructura evidente, inocultablemente tiene una clara dedicatoria política.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus