Wednesday, 19 de June de 2024


Sierra Negra: violencia por encargo




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
Se llamaba Miguel Jiménez Aparicio, tenía 30 años de edad, era oriundo de Zacapoaxtlay hasta hace unos días trabajócomo supervisor operativo del programa federal “Liconsa”.

El pasado viernes 27 de junio fue enviado a entregar recursos al municipio de Zoquitlán, en el corazón de la Sierra Negra poblana. Conducía una camioneta pick up, color blanco, placas de circulación SJ 52 338 de la Sedesol con el rótulo de “Cruzada Nacional contra el hambre”

 

 

Pero ya no llegó a su destino.

 

 

Un grupo armado lo detuvo y aunque Miguel iba solo y desarmado, fue bajado de la camioneta y a unos metros fue ejecutado. Se deduce que la cantidad de 20 mil pesos que Miguel llevaba desató la ira de los criminales. Dos disparos en la espalda lo privaron de la vida; el tercer disparo que recibió en la cabeza fue la perversa firma de sus asesinos.

 

 

No es la primera vez que esto ocurre en la Sierra Negra.

 

 

En esta Cúpula hemos abundado sobre los atracos que ocurren en esa región del estado y que se dirigen principalmente contra funcionarios de programas federales. En esa región han sido masacrados policías por sujetos encapuchados que portan armas de alto poder.

 

 

Aquí en esta columna lo advertimos desde haces meses: la Sierra Negra se está calentando.

 

 

Y todo apunta que si no se toman las medidas pertinentes, esto puede desbordarse como en otras regiones del país. El gran problema de esa sierra es la vecindad con zonas violentas del estado de Veracruz y en concreto con el municipio de Tezonapa cuna de gatilleros y sicarios.

 

 

Sin eufemismos hemos señalado a los responsables del clima de violencia que se padece en la Sierra Negra. Son los alcaldes los que han llevado a sus municipios a pistoleros de la peor ralea,solo para cuidar sus intereses e intimidar a sus adversarios políticos.

 

 

El primero de esos ediles en contratar los servicios de gatilleros fue el tristemente célebre Gorgonio Merino ex munícipe de Tlacotepec de Porfirio Díaz, el mismo que ordenó propinar salvaje golpiza al ex diputado local Pepe Momoxpan.

 

 

Pero tanto el alcalde como sus pistoleros fueron protegidos hasta el último minuto por el entonces Secretario de Gobernación Mario Montero Serrano. Hoy ninguno de ellos está en prisión y siguen haciendo lo único que saben: usar armas de fuego como forma de trabajo.

 

 

Efectivamente Gorgonio hace mucho perdió su influencia política en la zona; pero hoy hay otros personajes como los hermanos Araceli y David Celestino que controlan el municipio de Coyomeapan y que han llenado de pistoleros encapuchados toda la región.

 

 

Los Celestino son devotos y apasionados del pistolerismo y no dudan en “sembrar” un arma de fuego para perjudicar a sus adversarios.

 

 

En el municipio de Ajalpan está el ex edil Ignacio “Nacho” Salvador ampliamente conocido por sus prácticas criminales o Luis Flores alcalde de Santiago Miahuatlán otro adepto a contratar “protección armada”.

 

 

De forma por demás curiosa los asaltantes conocen los días, las horas y las rutas por las que van a llegar los funcionarios con recursos federales. Los encapuchados siempre aparecen de manera “oportuna” en el lugar “preciso”; como si ya supiera con antelación de la llegada de dinero de la federación.

 

 

Algo que generalmente solo conocen los ediles.

 

 

Este tema debería ser abordado ampliamente en la próxima reunión del “Grupo de Coordinación de Seguridad Pública”.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus