Wednesday, 19 de June de 2024


Gamboa canceló el punto de acuerdo contra RMV




Escrito por  Javier Arellano Ramírez
foto autor
La semana pasada la Gaceta Parlamentaria del Senado de la República emitió un documento de la bancada tricolor que fustigaba acre, severamente al gobernador de Puebla. Fue una embestida atípica, de inusual virulencia.

Todo anticipaba que el bloque que comanda Emilio Gamboa Patrón llevaría al pleno del Senado el formal punto de acuerdo para someter a juicio político al gobernador Rafael Moreno Valle.

 

 

Así se vaticinaba, incluso se aseguraba. Columnistas y analistas nacionales ya lo daban como un hecho.

 

 

Pero algo sucedió entre los días jueves 24 y viernes 25 y Gamboa con extremo sigilo retiró la propuesta, misma que nunca se convirtió en punto de acuerdo y que ya no llegará al pleno.

 

 

¿Qué fue lo que sucedió en esas cuarenta y ocho horas? ¿por qué el líder de los senadores priístas reculó? ¿Qué se negoció en discreto y privadísimo cónclave?

 

 

De algo podemos estar seguros, tarde o temprano se sabrá.

 

 

¿Cuál es el futuro de Rafael Moreno Valle?

 

 

Este es un recuento del pasado, para que podamos anticipar las reacciones y estrategias que veremos en el futuro. Es un pasado tortuoso e infame, pero es la realidad de la historia reciente de este país.

 

 

Aquí vamos.

 

 

La mayor, la más desgarradora tragedia del México contemporáneo fue sin duda el incendio en la Guardería ABC, un hecho inenarrable calificado como una tragedia de proporciones bíblicas.

 

 

Empero luego de la más aberrante tragedia infantil que haya visto México, no hay un solo agente político sometido a proceso o bajo consecuencias jurídicas. Ni uno solo.

 

 

Luego del incendio en la guardería uno de los principales responsables Juan Molinar Horcasitas ha gozado de cabal salud política. Posterior a esa inconcebible desgracia Molinar siguió ocupando cargos y operando políticamente con total cinismo y desfachatez. El connotado panista jamás fue molestado, salvo el episodio de octubre de 2010, cuando el entonces diputado federal Gerardo Fernández Noroña lo increpó en una comparecencia y a grito pelado le dijo: “¿cómo puede dormir con 49 niños muertos quemados vivos? ¿Cómo puede hacerlo?... las madres siguen pidiendo justicia y usted viene aquí y se sienta como si nada pasara.”

 

 

Pero no solo Molinar Horcasitas siguió desarrollando una carrera política, con las manos manchadas por una tragedia. La negligencia y la desidia de otra militante panista desembocaron en la mayor masacre de que se tenga registro.

 

 

En su calidad de directora del Instituto Nacional de Migración Cecilia Romero Castillo siempre se mostró indiferente y ajena a los hechos ocurridos el 23 de agosto de 2010 en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, donde fueron encontrados 72 cuerpos de migrantes, 58 hombres y 14 mujeres. La masacre ocurrió luego de decenas de advertencias de analistas y periodistas que alertaban sobre el secuestro masivo de migrantes.

 

 

Las fotografías de los 72 cuerpos tirados en un patio dio la vuelta al mundo. En cualquier democracia Cecilia Romero hubiese sido cesada de manera fulminante y su carrera política habría terminado. Pero nada de eso, Cecilia siguió ocupando cargos en el gobierno federal y ahora hasta continúa dando entrevistas.

 

 

¿Y qué decir de los 25 mil o 30 mil muertos que dejó la estrategia de guerra de Felipe Calderón? ¿y del otro número monstruoso de ciudadanos desaparecidos?

 

 

No existe ni un solo proceso formal en su contra.

 

 

Y en el PRI también encontramos evidencias recientes de una impunidad galopante. Enrique Peña Nieto pudo sobrevivir a la mayor represión policiaca que haya visto el estado de México: Atenco.

 

 

Los días 3 y 4 de mayo del año 2006 (por cierto año electoral) en el municipio de San Salvador Atenco se dieron cruentos enfrentamientos entre pobladores y las corporaciones federales y estatales. El saldo de dos días de represión fue de dos muertos y 191 detenidos, de los cuales 183 denunciaron abusos policiales. 31 de las 50 mujeres detenidas denunciaron abusos sexuales, todos ocurridos durante su detención y traslado.

 

 

El episodio (sin duda mucho más violento que Chalchihuapan), en nada perjudicó el proyecto presidencial de Peña Nieto. Salvo aquel desencuentro que tuvo con estudiantes de la Universidad Iberoamericana, Atenco fue un tema ajeno a la campaña de 2012. Los muertos y los lesionados no aparecieron en esa contienda.

 

 

Pero no solo en el PRI, también en el PRD otro aspirante presidencial fue responsable de un acto criminal.

 

 

El 20 de junio de 2008 en un antro conocido como News Divine murieron 12 personas, nueve jóvenes, dos policías auxiliares y un policía judicial, quienes perecieron por el aplastamiento que se dio en el desalojo malogrado. En otro país una negligencia criminal con esas repercusiones hubiera cancelado la carrera política del entonces Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard Casaubón.

 

 

Pero no, nada de eso ocurrió. Ebrard llegó con plena salud política al 2012 y estuvo a unos centímetros de convertirse en el candidato presidencial de la izquierda, pero cedió el paso a Andrés Manuel López Obrador. Y todavía se dio el lujo de colocar a su sucesor Miguel Ángel Mancera, en un relevo aterciopelado.

 

 

Los políticos que se ven involucrados en estos episodios atroces confían en que la sociedad pronto olvide. Que aparezca otro escándalo que opaque al anterior. Lo mismo en la Guardería ABC que en News Divine, lo mismo en Atenco que en San Fernando.

 

 

Una sociedad enajenada por el futbol, las telenovelas y preocupada por sobrevivir día a día no tiene mucho tiempo para recordar esas tragedias producto de acciones u omisiones de políticos criminales.

 

 

Varios columnistas nacionales aseguran que las aspiraciones presidenciales de Rafael Moreno Valle están canceladas luego de la muerte del niño José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo.

 

 

Pero vivimos solo el momento de la efervescencia y la exaltación social. Todo el país y Puebla en particular viven bajo el indignante impacto de la fotografía que muestra al niño con la cabeza ensangrentada.

 

 

¿Este episodio cancela la carrera política de Rafael Moreno Valle?

 

 

No. De ninguna manera. Si representa un serio y duro golpe. Incluso como aquí en Cúpula hemos anticipado Chalchihuapan puede dinamitar la alianza, la coalición con el frente de izquierda. Pero nada más.

 

 

Las aspiraciones de Moreno Valle siguen vigentes.

 

 

Indiscutiblemente está herido, pero que nadie lo de por muerto, porque no lo está.

 

 

Como siempre estamos a sus órdenes en cupula99@yahoo.com, sin mx.

 

 

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus