Monday, 25 de March de 2019


El fantasma de los feminicidios en Puebla




Escrito por  Julian German Molina Carrillo
foto autor
Como si no fuera suficiente en el país el grave problema del aumento del narcotráfico y de los delitos de alto impacto ligados a este flagelo, como son el secuestro, la extorsión, el chantaje, los homicidios, la desaparición forzada de personas, tráfico de armas de uso prohibido, lavado de dinero, trata y operaciones con recursos de procedencia ilícita, que en su conjunto significan la pérdida de la tranquilidad y la paz social que debe garantizar el Estado mexicano en todos sus niveles haciendo valer el Estado de derecho, ahora viene repuntando en estados como Puebla un delito que casi no se presentaba en la entidad: el feminicidio.

Independiente a los casos de trata de personas y lenocinio que han existido por años, el feminicidio ha tenido mayor incidencia en estados como Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Baja California y el Estado de México, debido a que entre estas entidades del país, año con año, se disputan lugares por encabezar los reportes estadísticos elaborados por organismos como el Inegi y la PGR.

 

 

En lo que va de este año, se han cometido en Puebla un total de 54 feminicidios, cifra superior a los 50 que se denunciaron en 2013 y sólo se ha hecho justicia en un solo caso desde enero del año pasado, cuando se reconoció el delito, después de que el Congreso local aprobara tipificarlo en noviembre de 2012.

 

 

Sólo se ha dictado una sentencia condenatoria en contra por la comisión de este ilícito. En la entidad se han registrado 19 casos en un periodo de 20 meses, según cifras de la Procuraduría General de Justicia del estado. De los meses de enero a octubre de 2013, se presentaron 12 y en el mismo periodo en lo que va de este año, han ocurrido siete.

 

 

En el caso de Puebla, el feminicidio es sancionado con penas que van de los 20 a los 50 años de cárcel; sin embargo, este hecho no ha frenado a los delincuentes y, a últimas fechas, siguen proliferando los casos de violencia y abuso físico en contra de las mujeres, que terminan en feminicidios, cuya calificativa, como tal, puede variar atendiendo a las condiciones de la comisión del delito.

 

 

El combate en contra de los autores de feminicidios no ha dado los resultados deseados y los malhechores han hecho crecer sus redes, poniendo en la actualidad en una posición de riesgo grave a las mujeres que habitan en la entidad, lo que resulta preocupante debido a que no existen los elementos policiacos suficientes para prevenir estas conductas, ni para perseguir y detener a los delincuentes que están llegando a Puebla, siendo uno de los grupos de mayor riesgo las estudiantes en las más de 300 universidades, tanto públicas como privadas que existen en la entidad.

 

 

Desafortunadamente, aun y cuando es evidente que están aumentando los casos, nuestras autoridades en materia de seguridad pública y procuración de justicia no han implementado un plan estratégico u operativo que se difunda entre la población femenina para tomar las medidas conducentes para evitar ser víctimas de estos delincuentes.

 

 

Espero se actúe de forma inmediata y no enfrentemos en poco tiempo aquel refrán que dice “después del niño ahogado, a tapar el pozo”, y en lo que corresponde a los ciudadanos, apoyar la cultura y práctica de la denuncia para que a tiempo se investigue a quienes hayan cometido estos delitos.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus