Monday, 19 de August de 2019


La Franja regresa al terruño priista (si es que alguna vez lo abandonó)




Escrito por  Gerardo Ruiz
foto autor
Una vez terminada la Copa del Mundo la resaca futbolera comienza, y ahora los aficionados a este deporte nos tendremos que resignar con nuestro atractivo pero aún mediocre futbol local. Después de ser testigos de la calidad de Mundial que organizó Brasil tanto en juego como en infraestructura, es turno de regresar a la realidad y chutarnos 17 aburridas fechas hasta que el campeonato se encienda con la liguilla para conocer el futuro campeón del balompié azteca.

Al igual que la Selección de México, los aficionados del Puebla ya estamos acostumbrados a los maltratos de nuestros equipos. Cada torneo nuevo que empieza es como un Mundial: creemos ciegamente en el Tri y en La Franja, pero los fracasos siempre son los mismos. Confiamos en alcanzar el quinto partido en la justa internacional y la decepción se repite cada cuatro años; con los Camoteros es peor, esperamos calificar a la liguilla al menos una vez al año y la verdad es que siempre terminamos con el escapulario en la mano, rezando para no perder la categoría una vez más.

 

 

Una vez liberadas por el SAT las cuentas del club, Jesús López Chargoy soltó la chequera y “tiró la casa por la ventana” con 21 contrataciones. La más mediática y más controvertida fue la de Cuauhtémoc Blanco, un casquillo quemado quien a sus casi 42 años llenará su cuenta bancaria para retirarse en el equipo poblano y tener una vida de lujo en la Angelópolis, como lo hicieron Luis García, José Manuel “El Chepo” de la Torre y hasta Jorge Campos.

 

 

Pero la verdadera contratación bomba para el Puebla es el patrocinio del periódico Somos Noticia, propiedad del empresario consentido del marinismo, Alejandro Cruz, desterrado de Baja California Sur tras su triste paso como delegado federal de la SCT en la entidad fronteriza.El rotativo local no se cansa de alabar los trabajos de Enrique Peña Nieto y de Juan Carlos Lastiri Quirós, y ahora su marca aparecerá en la siguiente temporada adornando la franja en el uniforme camotero.

 

 

Una vez más el Puebla regresa al terruño PRI y del ex gobernador Mario Marín Torres, si es que alguna vez lo abandonó.Cómo olvidar cuando bajo la administración de Ricardo Henaine Mezher, enemigo público del régimen morenovallista, se cambió de color y de sentido la tradicional franja azul por un rojo priista para apoyar al partido tricolor en las elecciones de 2012, o la vez en la que “el góber precioso” aparecía en todos los espectaculares de la capital junto al “Chelís” tras conseguir el ascenso en 2007 al máximo circuito.

 

 

La decisión de Jesús López Chargoy es de un verdadero temerario: quitar como su patrocinador principal a Puebla Travel, marca impuesta por Rafael Moreno Valle, y poner en su lugar al periódico de Alejandro Cruz.Serán contadas las visitas del panista al palco principal del estadio Cuauhtémoc. De una vez nos podemos ir despidiendo de la remodelación del coloso de Maravillas anunciada el año pasado por el gobernador y del sueño de un San Mames poblano.

 

 

A los fieles aficionados al Puebla sólo nos queda esperar que los problemas extra cancha que se vislumbran para el equipo camotero no afecten en el próximo año, en el que la escuadra se juega el descenso al arrancar como penúltimo lugar en la tabla porcentual con 69 puntos, sólo por encima del equipo recién ascendido Leones Negros y a tres unidades de Guadalajara y Veracruz.

 

 

Sí, los Camoteros somos masoquistas. Que Peña Nieto nos agarre confesados y que Mario Marín por fin sea “el héroe de la película”.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus