Monday, 19 de August de 2019


Pako Ayestarán, el otro pelón loco que podría llegar al Puebla




Escrito por  Gerardo Ruiz
foto autor
El futuro entrenador del Puebla no cree en las concretaciones antes de los partidos. Para el español “son pérdida de tiempo y son un proceso aburrido que saca al jugador de su entorno y que no aporta nada”. El vasco entrena horas antes de cada enfrentamiento y después de ellos, además en su trabajo los entrenamientos son obligatorios en domingo

El ícono de Anfield y estandarte del Liverpool, Steve Gerrard, lo considera uno de los mejores entrenadores que ha conocido. Santiago Cañizares, histórico portero del Valencia, ha declarado que ningún otro técnico lo hizo crecer tanto como jugador que él. La primera opción para reemplazar a Rubén Omar Romano en el banquillo del Puebla se llama Francisco Martín Ayestarán Barandiarán, mejor conocido como Pako Ayestarán, un tipo calvo de 51 años edad, que nunca fue jugador profesional pero que fue la mano derecha de Rafael Benítez durante el glorioso paso durante los años gloriosos del equipo Che y de los Reds.

 

 

Cuentan los enterados que las negociaciones entre Ayestarán y la directiva camotera están muy avanzadas. El vasco se podría convertir en el entrenador de La Franja en el transcurso de esta semana. El ex entrenador de los desaparecidos Estudiantes Tecos fue campeón en su primera campaña como director técnico en México el año pasado. Seis meses más tarde, perdería el ascenso contra Leones Negros.

 

 

El nacido en la provincia de Guipúzcoa llega a un equipo involucrado de forma seria en problemas porcentuales, sin un esquema de juego y con más de cinco años sin clasificarse a la liguilla. El reto para Pako Ayestarán no es nada sencillo; las condiciones de jugadores que la directiva camotera contrató para salvarse del descenso no encajan con el estilo del técnico español.

 

 

Francisco Martín, como la nueva generación de entrenadores ibéricos, es un obsesionado con la tenencia del balín, juego horizontal y no vertical, además de tener un régimen casi militar cuando se trata de trabajo físico y alimentación. Pako fue el auxiliar técnico de Benítez cuando el Valencia le competía la liga al Madrid y después cuando se forjó la dinastía del Liverpool en Inglaterra y en Europa. Una vez que la dupla rompió en el 2007, Rafa nunca volvió a conseguir las glorias que con Ayestarán, los fracasos con el Inter de Milán y el Chelsea son la muestra de ello.

 

 

El futuro entrenador del Puebla no cree en las concretacionesantes de los partidos. Para el español “son pérdida de tiempo y son un proceso aburrido que saca al jugador de su entorno y que no aporta nada”. El vasco entrena horas antes de cada enfrentamiento y después de ellos, además en su trabajo los entrenamientos son obligatorios en domingo. Veremos si tipos como Cuauhtémoc Blanco o Mauricio Romero están dispuestos a las condiciones del estratega donostiarra.

 

 

Que al Puebla llegue otro entrenador con un estilo a rape y que en el perfil parezca un loco del balompié, ya le ha resultado con anterioridad.Antes de Pako Ayestarán se habló del regreso de José Luis Sánchez Solá como el remplazo de Romano, sin embargo intereses extra cancha impiden el arribo del último entrenador que logró meter al Puebla en una semifinal y en cuartos de final en torneos consecutivos.

 

 

Entre la afición camotera que conoce hasta el último rincón del Cuauhtémoc, que si el rumbo no mejora y tras su remodelación anunciada pinta a ser el mejor estadio de la Liga de Ascenso, se cuenta que el “Chelís” no puede regresar al Puebla porque no es del agrado de los dos “aficionados” que cada 15 días acuden al palco principal del coloso de las Maravillas. El veto a Sánchez Solá se debe principalmente a que en el 2010 apoyó públicamente, las fotos son testigos, al candidato perdedor en las elecciones a gobernador de ese año; la segunda razón es que cuando los dos hijos de un importante gobernante eran dirigidos en las Fuerzas Básicas por el ex entrenador poblano, este impidió su debut como jugadores de primera división.

 

 

De concretarse la llegada de Pako Ayestarán a La Franja, no cabe duda de que es un movimiento de trapecista de Jesús López Chargoy. El Puebla se encuentra a dos puntos del sótano de la porcentual. La llegada de otro “pelón loco” al banco poblano ilusiona a la lastimada afición poblana. Nada que perder para el nuevo reto del vasco.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
comments powered by Disqus