Wednesday, 18 de September de 2019


¿Favor o apretón?




Escrito por  Jesús Ramos
foto autor
Los diputados panistas lo dicen pero no deberían decirlo y los priistas lo callan pero no deberían callarlo. Parece adivinanza, sin embargo, no lo es. Los primeros argumentan que su negativa a la ampliación de la minigubernatura obedece a una estrategia de su jefe, el gobernador Rafael Moreno Valle, para que el favor se lo pida en directo (y bonito)el presidente Enrique Peña Nieto. Y los segundos afirman que, antes de pedir el dichoso favor, el jefecito suyo, recurriría a un apretón y no precisamente de mano...

Lo que sea o lo que ocurra, una cosa u otra, el pensamiento del gobernador y del presidente son secretos en voz alta que los mismos legisladores locales se encargan de divulgar y hasta de compartir en los cafés, comidas y en los estrechos corredores de la política poblana porque a ciencia cierta no saben lo que tendrán qué hacer en el futuro inmediato, si dejan el próximo periodo gubernamental en año y ocho meses, tal como está, o si le añaden tres cucharaditas de un año cada una.

 

 

Ahí está el detalle, dijera el célebre Cantinflas, legislar por encargo o bajo guión es un problema del México de ayer pero también del México de hoy. Las caras y las edades de nuestros legisladores han cambiado constantemente pero lo que no ha cambiado son sus lascivas formas de conducirse para levantar el dedo o mantenerlo en los bolsillos. Y de la sinvergüenzada, claro que, no escapan el PRD y el resto de los partidos.

 

 

Si el gobernador Moreno Valle quiere lo que los panistas dicen que quiere es muy asunto suyo y no tendrían por qué divulgarlo. Total, él sabe su cuento y su marchanteo. El rigor de la secrecía es simple. Al ventilar el supuesto secreto, ellos mismos se dejan en ridículo porque se colocan en un rol de marionetas del que cualquier persona con tres gramos de decencia se avergonzaría siquiera de mencionar, por poner en entredicho el endeble cuento de la separación de poderes.

 

 

Pero si la indiscreción del PAN y sus diputados locales es deplorable, el papel de sus pares priistas es nefasto. O tonto. ¿Por qué no señalan lo que saben? ¿Por qué no dicen que sus compañeros votarían a favor de la ampliación de la gubernatura, peeero… si reciben algo a cambio? ¿O si su jefe se los ordena? Levantar el dedo o esconderlo es un asunto del cuerpo humano y aquí y en China al comercio del placer humano se le llama prostitución. ¿O el dedo, acaso, no es un recurso de placer? Digo.

 

 

El tono del cielo es azul, lo sabemos. Pero, ahora, también sabemos que ampliar la mini gubernatura de Puebla a cuatro años y ocho meses obedecerá, ya sea a que el presidente de la república le pida el favor al mandatario poblano (mansito y de buen modo) o a que el presidente Peña Nieto apriete al gobernador Moreno Valle, ahí donde las arañas hacen su nido o donde los topos tienen su guarida, dijera “El perro” Bermúdez.

 

 

 

Valora este artículo
(2 votos)
comments powered by Disqus