Thursday, 25 de April de 2019


Nos creen de tiro muy tontos




Escrito por  Jesús Ramos
foto autor
La desfachatez y pomposidad con que celebran sus cumpleaños los partidos y los políticos es ofensiva por lo poco que retribuyen a la sociedad. El priista Alberto Jiménez Merino tiene años y años ejerciendo las políticas agropecuarias de Puebla y la salud del campo cada vez empeora más, ¿qué celebra al hacer de dominio público su aniversario?, ¿su ineptitud?, ¿sus promesas fallidas?, ¿su incompetencia?, ¿o qué?

Lo mismo ocurre con el PAN. Setenta y cinco años de vida. Dicen que cada uno es lo que parece y, la verdad, el PAN parece el doble de la edad que afirma tener. En dos sexenios se convirtió en un partido viejo, soso e insulso, con tantos o más vicios que su acérrimo enemigo el PRI. Practica la trampa, el fraude, el chanchullo y las prebendas con habilidad excelsa. ¿Qué celebra?, ¿lo qué fue o lo qué es?, ¿su promiscuidad?, ¿o qué?

 

 

Jiménez Merino fue el responsable de los programas sociales en favor del campo en el sexenio de Melquiades Morales y también de Mario Marín, ha sido delegado federal de Sagarpa en dos ocasiones (hoy otra vez) y, por si no fuera suficiente, como legislador federal presidió dos veces la comisión agropecuaria. ¿Alguien ve reflejado su labor o su talento? Sí, ¿dónde…?. El campo cada vez está más fregado y el campesino muriéndose de hambre.

 

 

Este sujeto hizo fama como rector de la universidad de Chapingo y como experto en temas del campo, pero luego hizo una barriga bastante pronunciada, se le saltó el ombligo y se echó a dormir en la hamaca. Melquiades y Marín le compraron los espejitos de que sabía los entretejes del campo y le dieron la responsabilidad de ayudar a los campesinos, para qué…, nomás los acabaron de joder. Cada año hay más tierras abandonadas y más campesinos migrando a los Estados Unidos. ¿O no en su mayoría son gente de campo los que se van a buscar el sueño americano? Ellos se van y Jiménez Merino se queda en sus puestos de reciclaje como la “Elba Esther” del campo o “don Fidel” del agro.

 

 

En la fiesta de cumpleaños que Rafael Micalco le organizó al PAN elogió los principios del partido y la ideología de Manuel Gómez Morín. ¿Cuáles Principios?, ¿los protagonizados por Alberto Villareal?, ¿los de los detenidos en Brasil?, ¿los de los neonazis de Jalisco?, los que tildaron de simio a Ronaldinho?, ¿los de los diezmos?, ¿o cuáles principios? Y, ¿cuáles ideologías?, ¿las de Madero?, ¿las del propio Micalco?, ¿las de los Rodríguez Regordosa?, ¿las de Javier Lozano?, ¿las de Blanca Jiménez?, ¿o cuáles?

 

 

Cierto que vivimos en un país libre donde todos podemos festejar nuestros cumpleaños al estilo que queramos, pero hacerlos del dominio público con bombos y maracas, por algún interés malsano, como lo hicieron Alberto Jiménez Merino y el PAN, es una muestra de que o tienen la cara muy dura o nos creen de a tiro muy tontos.

 

 

 

Valora este artículo
(7 votos)
comments powered by Disqus