Saturday, 14 de December de 2019

Jueves, 07 Enero 2016 02:56

Diódoro: el reto de controlar ediles proclives al crimen.




Written by  Javier Arellano Ramírez

La Sierra Negra es un escenario majestuoso; montañas y valles de una frondosa vegetación, innumerable variedad de especies de árboles, algunos con una antigüedad de 100 años o más. Los paisajes son verdaderamente cautivadores. La Sierra Negra es el triángulo preciso donde confluyen los estados de Puebla, Oaxaca y Veracruz.


Durante décadas los municipios de la Sierra Negra: Tlacotepec de Benito Juárez, San Miguel Eloxochitlán, Coyomeapan, Zoquitlán, Vicente Guerrero y Ajalpan, fueron apacibles y serenos escenarios. Pero todo eso se acabó desde que inició el boom del crimen organizado.

 

El narcotráfico que opera en el estado de Veracruz comenzó a penetrar paulatinamente en Tlacotepec y de ahí se fue extendiendo a toda la Sierra Negra. Hoy tiene una presencia real e inocultable.

 

Versiones de los propios pobladores de la Sierra Negra hablan de alcaldes que permiten el cultivo de grandes extensiones conmariguana o que de plano han instalado sus propias gasolineras clandestinas donde expenden el hidrocarburo robado en la zona de Palmar de Bravo.

 

En Coyomeapan es de sobra conocido que los hermanos Celestino Rosas han construido un feudo del terror con pistoleros que recorren toda la región encapuchados, portando armas que no tienen registro ante la Secretaría de la Defensa Nacional.

 

En Ajalpan, el presidente municipal Gustavo Lara Torres es el gran cacique de la obra pública en toda la región.

 

Con constructoras que aparecieron de la noche a la mañana se realizan pavimentaciones, guarniciones, banquetas, parques, redes de agua potable, no sólo en el municipio de Ajalpan, sino en toda la región.

 

Lara tiene una enorme bodega frente a la Academia de Policía de Tehuacán donde guarda la maquinaria pesada de las constructoras que hacen obra en la Sierra Negra.

 

La pregunta es, ¿de dónde salieron los millonarios recursos con los que Lara hizo campaña y ahora realiza esta gigantesca obra pública?

 

Versiones de los propios ajalpenses aseguran que la campaña de Gustavo Lara fue financiada, patrocinada por las redes de tráfico de combustible robado y que en pago les brinda protección a través del Regidor de Gobernación Joel González García, quien pertenece a esas mismas organizaciones delictivas.

 

El proceder del regidor es de sobra conocido. Hace unas semanas fue detenido en un table dance, completamente alcoholizado, portando un arma de fuego que estaba “pintada”. Sin embargo pese a la portación de la escuadra, fue dejado en libertad y sigue ostentando el cargo de edil de Ajalpan.

 

Este es una breve perspectiva de la Sierra Negra poblana.

 

Sobre el nombramiento de Diódoro Carrasco Altamirano podemos señalar tres puntos.

 

Primero. El oaxaqueño llega como brazo del gobernador Rafael Moreno Valle en los 216 municipios del interior de la entidad. Por supuesto, su presencia tendrá una clara función electoral.

 

Carrasco llega como operador, acatando la línea de su jefe, apretando tuercas en los puntos donde tenga que hacerlo y aceitando en otros lugares.

 

Las versiones de que el exiliado y relegado Eukid Castañón volvería a Puebla se quedaron en el terreno de la imaginación.

 

Segundo. El día de ayer miércoles 6, la columna Templo Mayor de Reforma, aseguró que Carrasco llega a operar el corredor político Veracruz-Puebla-Oaxaca.

 

Nada más alejado de la realidad.

 

Si la alianza entre Diódoro Carrasco Altamirano y Miguel Ángel Yunes Linares sigue vigente, es imposible que el oaxaqueño pueda operar en el estado de Veracruz. El gobernador Moreno Valle tiene una magnífica relación con Javier Duarte de Ochoa, pero el mandatario jarocho no tolera nada que huela a Yunes y si Carrasco lleva ese tufo no podrá operar en suelo veracruzano.

 

Además la operatividad de Diódoro en Oaxaca está más que menguada. La verdadera batalla la libran los ex gobernadores José Muratquien impulsa a su hijo Alejandro Muraty Ulises Ruiz que apoya al Senador Eviel Pérez.

 

Carrasco no está en esa batalla.

 

Tercero. Diódoro debe cuidarle las espaldas al gobernador Moreno Valle, evitando que estalle otro “cohetón político”.

 

Tres verdaderos “cohetones” le han explotado a Rafael en las manos; el primero se llamó Chalchihuapan, el segundo llevaba el nombre de Facundo y el tercero se llamó Ajalpan. En los tres casos hubo un claro manejo político para golpear a Moreno Valle.

 

Si Díodoro viene a cuidarle las espaldas al mandatario debe controlar a los ediles que son proclives a sostener lazos con el crimen organizado, porque en ese frente es donde le puede estallar otro “cohetón”.

 

Si ese terreno no se vigila, tarde o temprano traerá consecuencias.

 

Quedo a sus órdenes en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus