Friday, 06 de December de 2019

Viernes, 04 Diciembre 2015 01:49

EPN 2016-2018 1997-2016: fracaso opositor




Written by  Carlos Ramirez

En 1997, luego del colapso político de 1993-1996, el PRI perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y PRD, PAN, PT y Verde se unieron en una coalición que configuró una mayoría absoluta opositora. Las crisis social, política y económica llevaron a la alternancia en el 2000. Sólo que de 1997 al 2012, la oposición dilapidó su capital político y contribuyó al regreso del PRI a la Presidencia de la República.


Hoy la oposición se queja del PRI pero sigue sin hacer una lectura política de los años recientes. Con un promedio prisita menor a un tercio de los votos, la oposición estaría en el camino de una alianza PAN-PRD para algunas gubernaturas del 2016 y 2017 pero sin tener clara la posibilidad de una alianza para la presidencial del 2018. De todos modos, las alianzas PAN-PRD son electoreras, no de transformación del sistema político priista.

 

En las elecciones legislativas del periodo 1997-2012, la oposición tuvo al PRI debajo de la línea de flotación de la mayoría absoluta. La condición minoritaria del PRI fue ventaja dilapidada por la oposición: el PAN ganó la presidencia en el 2000 y en 2006, y el PRD saltó del 17 por ciento en 1994 a 35 por ciento en el 2006, y 31 por ciento en el 2012, pero ninguna de las dos fuerzas políticas opositoras elaboró un proyecto de reforma del sistema político, del régimen de gobierno y del Estado priista.

 

Disminuido el PAN y con fracturas internas el PRD, el PRI encontró espacio mediático en las presidenciales del 2012 para regresar al poder presidencial. Y en lugar de recuperar su espacio opositor, el PAN y el PRD firmaron el Pacto por México acotado a meras agendas legislativas y no a una reforma integral del sistema/régimen/Estado, pero desdibujando su papel opositor a cambio de poca influencia en el contenido de las reformas.

 

Para la segunda mitad del sexenio peñista, la oposición sigue con horizontes cortos: las alianzas para gobernador se van a hacer como las del 2010 en Puebla, Oaxaca y Sinaloa, sólo para ganar elecciones, y sus posibilidades no dependen de algún programa de gobierno o alguna oferta de transición, sino usar a expriistas para que les ganen a los priistas.

 

Pero en eso de las alianzas el PRI ya se les adelantó con su asociación política con el Partido Verde: en junio del 2015 con apenas el 29 por ciento de los votos y 204 diputados, el PRI impulsó al Verde para que ganara 7 por ciento de votos y 47 diputados para conseguir el 51 por ciento de la mayoría absoluta en la Cámara.

 

El PAN y el PRD, en cambio, perdieron en el 2015 el espacio político de 1997: de 25 por ciento a 21 por ciento el PAN y de 25 por ciento a 11 por ciento el PRD, y los dos sin un trabajo político para conformar un compromiso histórico a la italiana o un programa común a la francesa.

 

Lo de menos son las alianzas coyunturales o electorales, siempre condicionadas a un ex priista dispuesto a competir aunque lleven a una catástrofe ética, como el priista Ángel Aguirre en Guerrero que como priista fue candidato del PRD y el PAN declinó a su favor, o el fracaso en Oaxaca con Gabino Cué Monteagudo como un aliancista PAN-PRD que trabaja para López Obrador.

 

El problema del país no radica en el reparto de posiciones, sino en un proyecto de transición hacia un nuevo sistema/régimen/Estado.

 

Sólo para sus ojos:

 

·         Crisis de largo plazo en el Tribunal Superior de Justicia del DF por el tercer intento de reelección de Elías Azar. Le dijeron que no lo intentara tan burdo porque enfrentaría problemas, pero no hizo caso. Hay indicios de que va a tener que declinar.

 

·         Oaxaca en zona de crisis. Los datos políticos revelan que la renuncia de Alejandro Murat al Infonavit no fue aprobada porque no querían precipitar el jaloneo, pero dicen que su padre José Murat quiso dar un albazo. En el PRI nacional están enfurecidos porque le movió el escenario electoral a Manlio Fabio Beltrones y podrían darse otros intentos de madruguete en otras plazas.

 

·         Y de escándalo en escándalo, Cuernavaca ya abrió el suyo: uno de los aliados de Cuauhtémoc Blanco reveló corruptelas, fraudes y delitos electorales. Era obvio: Blanco se alió con ex priistas de dudosa reputación. Con Blanco, Cuernavaca será un botín político presupuestal.

 

·         El problema de violencia y tiroteos en EE UU no radica en los permisos de venta de armas sino en la mentalidad de locura de los estadunidenses.

 

http://indicadorpolitico.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@carlosramirezh

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus