Monday, 20 de January de 2020

Martes, 30 Junio 2015 02:48

El PAN necesita reconstruirse




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

A NIVEL NACIONAL Y LOCAL, EL PARTIDO Acción Nacional necesita iniciar un proceso de reconstrucción total.

 


Los panistas andan hechos bolas.

 

Han surgido grupos o tribus en su interior, que pelean por posiciones de dirigencia o de elección popular, que se acusan mutuamente de graves errores, de traiciones y de todo lo imaginable.

 

El senador Javier Corral, que parece encabezar a la corriente llamada tradicional panista, dice que es necesario hacer una revisión del padrón de su partido, pues considera que el que existe ha sido “inflado” en estados como Guanajuato, Jalisco, Nuevo León y se incluye a Puebla, donde había poco más de 13 mil afiliados y de repente se tuvo una lista de más de 35 mil.

Si la realidad está como dice don Javier Corral, está muy rara. Ningún partido tendría un crecimiento tan rápido, ni aun cuando hiciera una intensa campaña de afiliación, pues el ciudadano común siempre ha sido reacio a militar en un partido político y más ahora en que hay una generalizada antipatía hacia políticos y partidos.

 

Además, el PAN no afilia a la ligera. Sus estatutos establecen requisitos para lograr el ingreso al partido, que estamos seguros ni el 99 por ciento de los nuevos panistas lo cumple.

 

Es increíble que en un pueblo apático para participar en política, de repente, como por inspiración divina, todos corran a afiliarse a algún partido.

 

Porque recordará que hace unos meses, los perredistas de viejo cuño también protestaron porque en Puebla aparecieron casi de la noche a la mañana 40 mil nuevos militantes. Hay gato encerrado en todo esto.

 

EL PAN SIEMPRE FUE CONSIDERADO, DURANTE DÉCADAS como el partido representante de la derecha, de la corriente conservadora que participó en la guerra de Independencia, en las guerras de Reforma y en la Revolución, representando a quienes se oponían a los cambios propuestos por los liberales, la otra corriente histórica, que durante mucho tiempo representó el PRI.

 

El surgimiento de la izquierda, ya lo hemos dicho, fue en los inicios del siglo XX.

 

LOS PANISTAS YA ESTÁN FUERA DE CONTROL y se requiere un plan serio y digno para recomponerlo, porque esa corriente, la derecha, si es honesta, si es patriota, contribuirá mucho a lograr el equilibrio político de nuestra nación, tan castigada en los últimos 30 años, precisamente por la descomposición de los partidos políticos.

 

La llamada “guerra sucia” importada, por cierto, por los panistas foxianos, que en realidad no son panistas, ya está siendo utilizada en todos los terrenos de la política y eso empeora las cosas.

 

Los panistas ya tienen dos candidatos para dirigir nacionalmente a su partido: Ricardo Anaya y Javier Corral. En Puebla se anuncia que el cambio del dirigente local, Rafael Micalco, se hará hasta diciembre porque también aquí hay pleito interno por la dirigencia, porque proceso democrático, no es.

 

POR SI FALTARA ALGÚN INGREDIENTE para demostrar que ya están en la locura, ahí está el anticipado destape de doña Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón, nada menos que para presidenta de la República.

 

Y aquí en Puebla, ya se quiere destapar al presidente municipal de esta capital para la minigubernatura del 2016 y hasta se dice que el famoso Tony Gali ya anda en precampaña por diversos municipios de la entidad.

 

Sin embargo doña Dinorah López, la esposa del alcalde poblano, está mucho más centrada y tranquila, pues pese a que nunca se le ha conocido militancia política alguna, ha reaccionado con gran cordura a las preguntas sobre la posible candidatura de su esposo.

 

Con una sola frase acabó con el cuadro: “Todavía no son los tiempos”, dijo, y dijo bien.

 

Para que alborotar la gallera cuando falta un año para ese proceso electoral.

 

Se pueden expresar opiniones sobre posibles candidatos, los aspirantes pueden hablar de sus aspiraciones, pero ya entrar en calor desde ahorita y más siendo el presidente municipal del municipio que es la capital del estado, es sumamente riesgoso porque la gallera política se alborota antes de tiempo y los trabajos programados por la autoridad municipal, para beneficio de sus habitantes, se entorpecen, aunque no se quiera, pues los oportunistas entran en acción y lo descomponen todo.

 

Hay que tener un poco de calma. Los viejos políticos que dejaron establecido eso de los tiempos, tenían razón: no hay que adelantar vísperas.

 

¿Quiénes establecen los tiempos? Se preguntará usted. No hay una ley que los fije o que los exija, es una cosa de simple sentido común, que es el menos común de los sentidos.

 

Si al actual gobierno estatal le falta más de año y medio de ejercicio, que caso tiene que habiendo terminado un proceso político caro y desgastante, el de las elecciones federales intermedias, se inicie casi inmediatamente otro. ¿Qué no hay cosas mejores que hacer?

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus