Tuesday, 07 de July de 2020

Jueves, 16 Julio 2015 02:28

Las vueltas que da la vida




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

EN LOS AÑOS OCHENTA, DESPUES DE QUEel presidente José López Portillo nacionalizó la banca, los organismos empresariales del país, de filiación derechista, decidieron enfrentar al Gobierno de la República, del que siempre habían sido aliados, por la vía electoral, para disputarle el poder.


Tenían el poder económico y por eso los gobiernos priistas tenían muchas consideraciones para los organismos patronales como la Coparmex, la Canaco y el Consejo Coordinador Empresarial, entre otros, pero la nacionalización de la banca los despertó de un sueño. Los políticos podían, por lo tanto, tomar decisiones que perjudicaran los intereses de quienes eran dueños del dinero, por lo que ellos también debían ostentar el poder político.

 

Abandonaron las filas priistas y se dispusieron a formar un partido político. En sus inicios, conformaron dos organizaciones: el Dhiac, (Desarrollo Humano Integral AC) y la Acifem, (Asociación Cívica Femenina) dos organismos de extrema derecha, que durante su fundación, en una asamblea efectuada en el cine Puebla, dijeron que el Dhiac pretendía conformar una sociedad dirigida por empresarios, “porque los empresarios son gente organizada que sabe administrar” y con el apoyo de las clases medias, que “tienen mucho que aportar a la sociedad en puestos administrativos” y en tercer lugar el pueblo, compuesto por trabajadores urbanos y campesinos, de cuya organización se encargarían los cuadros de clase media.

 

Así de sencillo y así de fácil. Como en la Edad Media.

 

La asamblea de la conformación de estos organismos, estuvo repleta de padres de familia de colegios particulares, de tipo confesional.

 

Fue un 24 de febrero, Día de la Bandera Nacional, por lo que se rindió un homenaje al “gran libertador de México, don Agustín de Iturbide” a quien se atribuyó la paternidad de la Enseña Patria y de la independencia nacional. Don Vicente Guerrero, simplemente fue borrado de la historia. Ni siquiera fue mencionado en el acto.

 

Así las cosas, con dichos organismos el empresariado nacional inició las gestiones para conformar un partido político que respondiera a su idea de país.

 

En estos movimientos, en busca del poder político, tuvieron mucho que ver dos poblanos: el ingeniero Eduardo García Suárez, ya fallecido, el licenciado Alfredo Sandoval, empresario que fue dirigente nacional del Dhiac y el también licenciado en administración, Manuel Rodríguez Concha.

 

Los empresarios poblanos y sus cuadros de profesionales, estaban dolidos por la pérdida del control que ejercían en la Universidad Autónoma de Puebla, a raíz del Movimiento de Reforma Universitaria de 1961.

 

Los poblanos que encabezaron la rebelión de los empresarios contra el PRI y los gobiernos surgidos de ese partido, a raíz de que López Portillo nacionalizó la banca, habían sido líderes “fuas” o de la derecha, en el movimiento universitario al que hacemos referencia.

 

Doña Ana Teresa Aranda, fue la primera dirigente en Puebla de la Acifem, organismo conformado por mujeres en la lucha contra el comunismo y el liberalismo juarista.

 

LA ADHESIÓN DE LOS EMPRESARIOSy sus organismos políticos al Partido Acción Nacional, se dio como consecuencia de que vieron muy difícil que el gobierno priista autorizara un nuevo partido encabezado por ellos.

 

Se dice en uno de los libros más recientes sobre “La derecha mexicana. Historia y desafíos” de Hugo Vargas, publicado este año, que fue García Suárez, ex presidente de la Concanaco, el que introdujo a la ultraderecha en los organismos empresariales y que el empresario poblano participó en las pláticas que hubo en Baja California, en un yate propiedad de Manuel J. Clouthier, con José Ángel Conchello y Luis H. Álvarez, para tomar al PAN como el partido de los empresarios.

 

Hubo resistencias, pero al final la entrega fue absoluta. Los empresarios ultraderechistas se adueñaron del partido fundado por Manuel Gómez Morín en 1939, al finalizar los 80’s.

 

Hubo muchas diferencias entre los panistas tradicionales, los doctrinarios y los recién llegados a quienes se llamaba “neopanistas”.

 

Al final, y como consecuencia de la designación del ex dirigente de la Coparmex , Manuel J. Clouthier, como candidato a la Presidencia de la República, al margen de lo establecido en los estatutos panistas vino un rompimiento interno.

 

Tal desencuentro, dio lugar a la salida de personajes muy conocidos del panismo como José González Torres, ex candidato presidencial y ex dirigente nacional del PAN; Bernardo Bátiz, ex secretario general del comité nacional de su partido y ex diputado federal; Jesús González Schmal, con más de 20 años de militancia; Luis Calderón Vega, uno de los fundadores del partido e historiador del mismo, padre de Felipe Calderón, que llegó a la Presidencia de la República y muchos más, tanto figuras nacionales como del panismo en los estados.

 

Aquí en Puebla quedaron fuera: Alejandro Cañedo Benítez, Teodoro Ortega, Rosalía Ramírez, Jesús Bravo Cid de León y muchos otros, que habían sido diputados federales y que fueron obligados a salir por los llamados neopanistas.

 

BUENO, PUES POR LAS VUELTAS QUE DAla vida, los que en los finales de la década de los ochenta eran neopanistas, ahora son los doctrinarios que se oponen a los neopanistas del 2015 y pugnan porque la dirigencia nacional de su partido quede en manos de “auténticos” militantes del tradicional partido representante de la derecha nacional.

 

Doña Anateresa Aranda Orozco, que fue dirigente estatal del PAN, candidata a la presidencia municipal, diputada federal y secretaria de estado, pues estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Social durante el gobierno de Vicente Fox, cargo que ahora ocupa Rosario Robles, forma parte del equipo del senador panista Javier Corral, que encabeza la planilla para disputarle a Ricardo Anaya la dirigencia nacional del PAN, que se decidirá próximamente.

 

Doña Ana Tere, como le llaman sus seguidores, fue de los “neopanistas pro empresariales” y ahora defiende la tradición ideológica del panismo, es decir, está del lado de los tradicionales y doctrinarios “yunquistas”, contra el neopanismo representado por Pablo Emilio Madero y Ricardo Anaya.

 

Como balde de agua fría, cayó entrelos ciudadanos poblanos, la noticia de la detención, por parte del Ejército, del director de la Policía Estatal, al encubrir un robo de combustible a Pemex, vía tomas clandestinas.

 

¿Pues en manos de quién estamos? Es la pregunta que muchos se hacen.

 

Es urgente que el gobierno estatal tome medidas para investigar a los mandos policiacos, en todos los niveles. Esto daría tranquilidad a los ciudadanos que ahora se muestran inquietos.

 

Más de una hora hizo un amigo nuestroen su recorrido de Angelópolis al Centro, y nos dijo que no supo el motivo del embotellamiento que ahí surgió.

 

Se trató de una manifestación del Movimiento Antorchista, porque no se han terminado catorce obras que les tienes prometidas.

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus