Sunday, 09 de August de 2020

Viernes, 14 Agosto 2015 02:39

El problema de las tribus perredistas




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

El senador poblano, Miguel Barbosa Huerta,quien desde hace un año preside la Cámara de Senadores con bastante acierto, propuso en la última reunión nacional de los perredistas llevada a cabo en la ciudad de México, que desaparecieran las corrientes o tribus dentro de su partido con el objetivo de una reestructuración real del PRD. Dio en el clavo.


Las tribus o corrientes perredistas han constituido un gran problema para el desarrollo del que aún se consideraba como el principal partido político de izquierda en nuestro país. No sólo han sido escollos para que el PRD crezca y se fortalezca, sino que dicha situación contribuye en cada proceso electoral a su debilitamiento y desprestigio ante la opinión pública.

 

Con pleitos eternos y constantes desacuerdos, el perredismo nunca ha podido realizar un trabajo partidista serio para crear una estructura fuerte y una buena organización.

 

Entre discusiones bizantinas, desacuerdos ideológicos y estratégicos, los perredistas fueron perdiendo seriedad y lógicamente presencia ante un electorado decepcionado de todos los partidos políticos. Solamente los llegaba a unir su simpatía por Andrés Manuel López Obrador como candidato a presidente de la república, después del trabajo social que desarrolló en el Distrito Federal en tiempos de su jefatura de Gobierno.

 

La salida del carismático líder de las filas del PRD y la creación del partido Morena que realmente dirige él, fue la gota que derramó el vaso, dado que las filas perredistas sufrieron una escisión, agravada por la salida de otros destacados líderes progresistas o de izquierda, como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, considerado fundador de esta corriente política y su líder moral; Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno del Distrito Federal; Alejandro Encinas, también ex jefe de Gobierno y otros personajes destacados de la izquierda mexicana.

 

No hubo la capacidad dentro del partido del Sol Azteca, para trabajar por la unificación de las diversas corrientes que lo integran. Por el contrario, las diferencias se ahondaban más sobre todo en épocas electorales, en las que esas tribus, grupos o corrientes exigían sus cuotas de poder mediante la entrega de candidaturas para sus propios militantes.

 

Las cosas llegaron a ser tan graves que la ideología progresista, interesada por la solución de los graves problemas sociales, de la desigualdad, de la pobreza, de la mala educación y de la mala atención en los servicios de salud, quedó rezagada de ese otro interés: el de los “camaradas izquierdistas”. A ellos -esa era la percepción general- sólo les ha interesado las candidaturas y si son plurinominales, mejor, puesto que el PRD por su pésima estructura y mala organización, o bien, por sus divisiones internas, no ha tenido posibilidades reales, salvo en muy contados casos, de obtener un triunfo electoral en elección directa.

 

Senadores, diputados y hasta dirigentes de corrientes o tribus, ven con buenos ojos la desarticulación de las castas en su partido.

 

No se necesita ser un experto políticoo un brillante politólogo para darse cuenta de cómo un partido con doce o más pequeños partiditos en su interior, los cuales nunca llegan a acuerdos serios -y que además ya no coinciden ni en ideología ni en estrategias-, puedan entonces llegar a ser una opción válida para la ciudadanía.

 

Nuestro país está más revuelto que nunca: las manifestaciones de inconformidad ciudadana se dan por todas partes.

 

La violencia desatada por la guerra de Felipe Calderón contra la delincuencia organizada no ha podido controlarse, porque durante casi todo el sexenio del panista se fortaleció, al infiltrar a los mismos cuerpos de seguridad que supuestamente la combatían.

 

No puede hacer cosa alguna un partido que como todos los demás, están más interesados en las próximas elecciones, aunque falten años para éstas, dejando de lado el hecho de analizar la problemática nacional y proponer medidas eficaces para resolverla.

 

No hay un análisis serio, fuera de críticas desbocadas y a veces hasta absurdas de los partidos políticos sobre los problemas que confronta la ciudadanía. Y es que la clase política mexicana se ha ido degradando con el paso del tiempo: alguien nos comentaba que la debacle de los partidos y de los políticos, empezó cuando el gobierno decidió subsidiar con miles de millones de pesos a esos partidos que no aportan nada al país y que han convertido a la llamada “democracia mexicana” en la más cara e ineficiente del mundo.

 

Por eso nuestros niños y nuestros jóvenes sueñan con ser cuando sean grandes, o políticos o narcotraficantes, las únicas actividades en México que pueden llevar a alguien a la riqueza y al poder.

 

Ojalá y la propuesta del senador poblano Barbosa Huerta sea escuchada realmente por los perredistas y procedan en consecuencia. Si no la atienden, si continúan como hasta ahora, hay que ir despidiéndose del perredismo como opción política nacional.

 

Le decíamos ayer que amigos de Tehuacán nos habían expresado sus temores de que la delincuencia creciera en ese lugar, en otros tiempos considerado el polo turístico del estado, y que por lo tanto ni sus habitantes pudieran estar tranquilos.

 

Pero ayer saltó la liebre por otro lado: por el rumbo de Teziutlán, aparecieron siete cadáveres “encobijados” en rumbos de San Juan Acateno, límites entre Puebla y Veracruz.

 

Había un mensaje supuestamente suscrito por habitantes de Acateno, Puebla y Tlapacoyan, Veracruz, en el que se advertía a los delincuentes que tienen asolada a la zona con secuestros, que ese sería su fin, si continuaban realizando esos actos ilegales en la región.

 

Tanto el asunto de Tehuacán, que no debe echarse en saco roto, como éste de la región de Teziutlán, merecen la atención rápida del nuevo jefe de Seguridad Pública en el estado, Jesús Rodríguez Almeida.

 

De su eficiencia en atender estos problemas que inquietan mucho a los ciudadanos, dependerá que la imagen que diversas organizaciones sociales, de maloso y represor, le pretenden crear, se desvanezca. 

 

Mañana sábado estará en Puebla Andrés Manuel López Obrador, fundador del partido Morena.

 

Viene para dar conferencias sobre el tema: “Situación Social y Política de México”.

 

A las 11.30, horas estará en las oficinas de su partido, ubicadas en Bulevar Valsequillo 943, colonia Prado-Agua Azul, donde dará una conferencia de prensa.

 

A las 12.30, en el sindicato de telefonistas, que está en el boulevard 5 de Mayo, entre la 11 y la 13 sur, será la primera plática o conferencia sobre el tema ya señalado.

 

A las 16 horas, habrá una conferencia pública en el Zócalo de Atlixco y a las 18.30 horas también disertará sobre el tema de la situación social y política de México, en el Zócalo de San Martín Texmelucan y con eso dará por terminada su visita a la entidad.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus