Monday, 13 de July de 2020

Jueves, 15 Octubre 2015 02:06

Nuestra democracia es mala y muy cara




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

Somos un país en crisis social, económica y política, con un sistema llamado democrático, que muchos califican de mediocre y muchos más de francamente malo.


Acaba de aprobarse un presupuesto con recortes importantes para adaptar el gasto público a las posibilidades reales de este país.

 

Nuestra “democracia” es partidista, es decir, se basa en la existencia de partidos políticos que supuestamente representan a todas las tendencias políticas e ideológicas del pueblo mexicano.

 

Pero esos partidos están sumidos en la mediocridad: han perdido ideología en aras de un pragmatismo que los ha llevado a confundirse los de derecha con la izquierda y con los de centro; carecen de estructura y de organización; no tienen escuela de cuadros y en época de elecciones, la mayor parte de ellos anda en la búsqueda de ciudadanos que quieran ser sus candidatos y eso ha dado origen al llamado “oportunismo político” que ha invadido a los principales partidos del país: al PRI, al PAN y al PRD. Los otros, a excepción de Morena, prácticamente no existen o su existencia es tan raquítica, que sólo se les menciona en época electoral.

 

El surgimiento de la figura de los llamados “candidatos independientes” que ha entusiasmado a algunos sectores de la población, se debe a la desilusión de los ciudadanos que han provocado partidos políticos tan malos como los que tenemos por su ineficiencia, falta de profesionalismo, y sobre todo, por la corrupción que impera en todos ellos.

 

Por ello, vale la pena preguntar, ¿Con una democracia como la que tenemos? ¿Con partidos tan mal conformados, tan mal estructurados, tan mal organizados? ¿En medio de las crisis económica, política y social que padecemos? ¿Con tantos pobres y analfabetas que según datos oficiales van en aumento? ¿Vale la pena gastarse mil cien millones de pesos en construir una sede de lujo para el Instituto Nacional Electoral, antes Instituto Federal Electoral?

 

Grecia y España, por citar dos ejemplos recientes, padecen una seria crisis económica, política y social, porque sus gobiernos se gastaron una millonada en construir obras que no se necesitaban o que no eran urgentes: carreteras que no llevaban a ninguna parte, aeropuertos donde no aterrizaba ningún avión: líneas ferroviarias que han tenido que cerrarse por incosteables, que poca gente las utilizaba.

 

Aquí en México, ¿ el INE, necesita un complejo con dos torres “inteligentes” de 14 pisos cada una y con azoteas verdes; con una macro sala de prensa y un gran espacio público denominado Plaza de la Democracia, además de edificios remodelados, amplios espacios para estacionamiento y jardines para esparcimiento de los miles de empleados de esa dependencia, que funcionará en toda su intensidad sólo cada seis años en que se realicen las elecciones, de acuerdo con la unificación de fechas, para elegir un presidente de la República, 32 gobernadores, 500 diputados federales y senadores de la República además de más de dos mil ayuntamientos?

 

Dicen que la inversión de más de mil millones, cantidad que puede incrementarse por la situación económica mundial, permitirá al gobierno ahorrarse 80 millones de pesos anualmente. Pero además, permitirá a los empleados trabajar en oficinas amplias y cómodas, contar con espacios deportivos, con vías para bicicletas para comunicación interna.

 

Las nuevas instalaciones que piensan iniciar en mayor del año próximo, se terminarían en el 2018, para estrenarse en el próximo proceso electoral federal.

 

El espacio que ocuparán las nuevas y modernas instalaciones será superior, a los 50 mil metros cuadrados, más de cinco hectáreas de terreno.

 

Ni duda cabe que aquél que dijo que México tenía la peor democracia, pero también la más cara, tenía razón.

 

Por lo que se ve, dentro del gobierno hay quienes piensan que en el servicio público, lo importante son las instalaciones, los edificios, el mobiliario moderno y caro y no la eficiencia, la capacidad de funcionarios y empleados, la honestidad y el buen trato a los ciudadanos.

 

El doctor Enrique Doger Guerrero, ex rector de la BUAP, ex presidente municipal y ex diputado federal, ha sido designado por el dirigente nacional del PRI como secretario de enlace para las instituciones de educación superior.

 

Hay priistas que interpretan esto como un indicio de que la candidatura para próximo gobernador, recaerá en Doger, dada la amistad que tiene con don Manlio Fabio Beltrones, pero otros priistas dicen que con ese cargo, que consideran importante dentro de la estructura partidista, queda fuera de la contienda por la candidatura del partido tricolor.

 

Lo cierto es que en el PRI hay hermetismo respecto de la decisión que se tomará el mes próximo y por lo tanto, los diez o doce aspirantes, siguen en pié hasta que no se diga lo contrario.

 

Le informamos en este espacio, que el delegado de la Sagarpa y aspirante a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, recibió “El Quijote”.

 

Es un reconocimiento que otorga el Centro Mexicano de Nueva York, que es la primera y más importante agrupación de mexicanos y otros ciudadanos latinoamericanos, en el vecino país.

 

Fue fundado dicho centro por una sinaloense llamada Juanita García. Es la agrupación latina que organiza cada 12 de octubre el más importante desfile de la Hispanidad y otorga cada año el “Quijote”, a los mexicanos o los latinoamericanos más distinguidos por su servicio a su país, a su comunidad. Al ingeniero Jiménez Merino, se le concedió por su trabajo para mejorar la situación del campo mexicano. Es el primer poblano que recibe esa distinción.

 

La estatuilla fue entregada en Nueva York, concretamente en un acto celebrado en el hotel Waldorf Astoria a un representante del ingeniero Jiménez Merino, Daniel Gil, quien de inmediato viajó a México, junto con Víctor Silva Romero, del Centro Mexicano de Nueva York, para entregarlo al homenajeado en una comida efectuada en esta capital.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus