Saturday, 29 de February de 2020

Miércoles, 21 Octubre 2015 02:38

Terrorismo en Ajalpan y zona de Tehuacán




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

Desde el 2006, poco después de iniciarse el sexenio de Felipe Calderón, se desató la violencia en el país, en un grado que las generaciones posteriores a la Revolución Mexicana, no habíamos visto nunca.


Y cuando pensábamos que ya se habían cometido todos los excesos y que ya habíamos visto todos los horrores, ocurre en Ajalpan, un municipio de la región de Tehuacán, un hecho espeluznante: dos jóvenes encuestadores, según se afirma, son acusados, como ha ocurrido con regular frecuencia en ciertas zonas de la entidad, de “robachicos” o secuestradores, repican las campanas y la población, azuzada por alguien, la emprende a golpes, primero contra los acusados sin pruebas de nada y luego son quemados vivos en medio de la plaza.

 

Hace unos días ocurrió un levantamiento popular contra las autoridades de Chietla, por el cobarde asesinato de una anciana, cuyo objetivo era robarle y también en este fin de semana, en La Resurrección, junta auxiliar del municipio de Puebla capital, la policía impidió el linchamiento de un joven acusado de robo.

 

¿Qué está pasando?

 

Los linchamientos en pueblos de la región de Tehuacán, Tecamachalco y las Cholulas, así como en pueblos de la región mixteca, se han dado con frecuencia, pero ahora parece que se han incrementado tal vez por la situación económica o por la percepción de inseguridad que existe en varias zonas.

 

La incapacidad de las policías municipales para frenar estos actos de barbarie es manifiesta y bien se haría, como ha ofrecido el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, acelerar la coordinación de las fuerzas de seguridad municipales, estatales y federales.

 

Lo ocurrido en Ajalpan ha provocado temor y desconfianza en todo el estado.

 

En varios pueblos de la región de Tehuacán y en algunos barrios y colonias de la misma ciudad, hay letreros, nos dicen, cuya leyenda es atemorizante: “Vecino Vigilante. No te atrevas a delinquir en esta colonia (pueblo o barrio) porque te vas a tener que enfrentar a todos”. Es decir, los habitantes de esas colonias, pueblos o barrios, han tomado ya la justicia, que se vuelve injusticia, en sus manos.

 

¿Quién o quiénes acusan? ¿Quiénes juzgan? ¿Quiénes sentencian?

 

La justicia en manos de una turba enloquecida, que obedece a azuzadores irracionales que sólo buscan agredir por agredir, se vuelve la más cruel de las injusticias.

 

Qué bueno que el gobernador haya ofrecido acelerar el proceso de coordinación policiaca, pues está claro que en casi todos los municipios, las policías locales han sido rebasadas.

 

Debe haber un cuerpo de policías de acción rápida para intervenir, como su nombre lo índica, rápidamente, en aquéllas poblaciones, colonias o barrios, en donde se presenten problemas como los que comentamos.

 

No es difícil identificar las zonas. Tehuacán, Tecamachalco, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, la región mixteca y poblaciones de la Sierra Norte vecinas de Veracruz e Hidalgo. Las zonas que colindan con Morelos, Guerrero y Oaxaca y en las mismas juntas auxiliares de la capital. En todas esas zonas se han registrado acciones de linchamiento o enfrentamiento entre grupos rivales.

 

Hay que trabajar en mejorar la acción policiaca en todas estas regiones, pero no descuidar la educación y la economía de sus habitantes.

 

Estas acciones que muchos llaman salvajes, tienen varios motivos y el educativo y económico, destacan entre ellos.

 

Hay quienes dicen que también interviene el origen étnico de esos pueblos que según ellos, son descendientes de “chichimecas”, que fueron los habitantes prehispánicos más difíciles de someter y que incluso los aztecas les temían.

 

Cualquiera que sea la causa, con educación y con trabajo bien remunerado, podría remediarse, al margen de una buena policía para actuar en caso necesario, mientras las políticas sociales empiezan a dar resultados.

 

Le comentamos hace unos días, que el PRI tendrá candidato a la gubernatura de 20 meses que se elegirá en junio del 2016, hasta a mediados de enero, según priistas generalmente bien informados.

 

Ayer informó la Secretaría de Información del comité estatal, que hubo una reunión presidida por Manlio Fabio Beltrones, dirigente nacional del partido tricolor, en la ciudad de México, con dirigentes de los 13 estados que elegirán gobernador el año próximo.

 

Ahí se dijo, que primero es el programa y después el hombre y que por lo tanto, el partido Revolucionario Institucional iniciará trabajos con todos sus sectores, a fin de elaborar el programa para alcanzar “el estado que queremos”.

 

Se organizarán mesas de discusión de los problemas que confronta cada una de las 13 entidades que renovarán a su Poder Ejecutivo y de las soluciones que se propongan para resolver dichas problemáticas y carencias.

 

Cuando los candidatos sean designados, ya se tendrá toda una serie de propuestas para afrontar la situación de cada estado.

 

Los priistas se obligarán a apoyar esos proyectos y a los hombres que sean designados para llevarlos a cabo.

 

Por lo que se ve, con la elección de la nueva directiva estatal del Partido Acción Nacional, que encabezan Jesús Giles Carmona como presidente y Erika Alonso de Moreno Valle, como secretaria general, se inician ya los preparativos en grande para la elección de gobernador el año próximo.

 

No hay necesidad de echar a volar la imaginación para saber quién será el abanderado de Acción Nacional, pues ese partido no tiene mucho de dónde escoger.

 

Además, desde hace meses se ha visto que el presidente municipal de Puebla, Antonio Gali Fayad, anda en precampaña y hace unos días dijo estar dispuesto a solicitar licencia para separarse del cargo que ocupa, la presidencia municipal de la capital del estado, para dedicarse a hacer campaña para la gubernatura.

 

La licencia que solicite, afirmó, será definitiva y no temporal, como quien dice, “quema sus naves”, si pierde la elección, no volverá a ocupar la presidencia municipal.

 

Por otra parte, una agrupación de nombre “Alternativa Social” ha demandado que renuncien a los cargos que ocupan los precandidatos priistas Alberto Jiménez Merino, delegado de Sagarpa y Juan Manuel Vega Rayet, delegado de Sedesol, para competir por la candidatura de su partido.

 

Tal petición no tiene ningún fundamento, pues las autoridades federales ya establecen el tiempo con el que deberán retirarse de algún cargo público que desempeñen quienes aspiren a un cargo de elección popular.

 

En todo caso, el reglamento de cada partido político también establece cuando un funcionario deberá retirarse para participar en un proceso interno. Y en ese caso sería permiso provisional y no renuncia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus