Saturday, 29 de February de 2020

Martes, 31 Marzo 2015 00:33

En vísperas de inicio de campañas, más sorpresas




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

AYER HUBO NOTICIAS SORPRENDENTES para todos los aficionados a la política: resulta que don Julián Haddad, empresario y desde muchos años atrás priista activo, surgió como presidente del comité municipal del Panal. Sí, quien hasta hace unas semanas era priista militante, ahora resultó “turquesa”.


Somos testigos de que don Julián luchó mucho por llegar a una posición de elección popular. Quiso ser diputado local, diputado federal y en el trienio de Blanca Alcalá, como presidenta municipal, logró una regiduría, y no lo hizo mal, pues es trabajador y entusiasta. Eso le dio ánimos para continuar en la política, aspirando a diputado local, y no lo logró, y luego diputado federal, y tampoco.

 

Seguramente se decepcionó, como se decepcionan muchos priistas, al ver que llegan a ocupar candidaturas importantes del tricolor personas que nunca han militado realmente en el partido que los postula y sin embargo, llegan a representarlo.

 

En el sistema priista, ya se sabe, los méritos partidistas no sirven para nada. Son las relaciones con los dirigentes cupulares o las relaciones familiares las que lo deciden todo.

 

Ni modo, el PRI ha perdido a un buen elemento, pero pues así están las cosas.

 

Otro priista que se les fue es Carlos Talavera, quien fuera dirigente estatal de la CNOP en la etapa de decadencia de dicha organización.

 

Ahora resulta precandidato a una diputación por un distrito de esta capital, pero del PRD y no del PRI.

 

Y para colmo, la dirigente estatal perredista, doña Socorro Quezada Tiempo, ya lo descalificó pues afirma que Rosa Avilés Nájera, quien fue diputada federal perredista, asegura que don Carlos la secuestró en alguna de las luchas universitarias y que la amenazó pistola en mano.

 

El caso es que los perredistas van a investigar el caso para ver si Carlos Talavera se queda como candidato o no.

 

Talavera fue líder universitario en los años setenta, años sumamente conflictivos en la máxima casa de estudios y él fue uno de los más aguerridos estudiantes de su época, como lo fueron muchos otros.

 

Ya en la vida adulta, ha militado en el PRI, ha sido dirigente, como ya dijimos, del sector popular de ese partido y si no pudo revivirlo, como eran sus intenciones, se debió a que Carlos Salinas de Gortari, presidente de la República, casi lo extinguió por completo, pues su intención era desaparecer al PRI para formar un nuevo partido que se denominaría “Solidaridad” y que sería de su propiedad. Cosas de la política tecnocrática de entonces.

 

YA LE DIMOS A CONOCER A USTED LA LISTA de los priistas que abandonaron las filas tricolores y ahora son candidatos de otras organizaciones políticas para las elecciones de diputados federales del 7 de junio próximo.

 

La lista es larga y comprende nombres que en su tiempo tuvieron cierta relevancia en el mundillo político.

 

El problema del PRI es que ha perdido habilidad para retener a su gente. No ha sabido recuperar esa cualidad que tuvo para designar candidatos y sanar heridas entre los que aspiraron y no pudieron llegar. Ahora las heridas quedan abiertas y propician divisiones y resentimientos.

 

Pero a pesar de todo, según una encuesta que ayer publicó el diario Reforma de la Ciudad de México, entre la gente que votaría en las elecciones próximas, el PRI obtuvo la más alta calificación con el 32 por ciento, seguido por el PAN, que sólo alcanzó el 22 por ciento; y muy adelante del PRD, que sólo obtuvo el 14 por ciento de los votos. Morena obtuvo el 8 por ciento; el Verde, el 7; Encuentro Social y Nueva Alianza, el 4; Movimiento Ciudadano el 3 y el PT y el Partido Humanista, el 2 por ciento.

 

Las encuestas, dicen los que saben de eso, constituyen una guía que no es definitiva y que puede variar de un momento a otro, pero sirven para orientar a la opinión pública, cuando no se manipulan y se dan a conocer tal cual.

 

LA INMENSA MAYORÍA DE LOS CANDIDATOS propuestos por los diferentes partidos políticos, para las 16 diputaciones federales de la entidad, son desconocidos.

 

Muy pocos tienen trayectoria política, otros tienen una trayectoria muy localista y la mayoría, ninguna.

 

Pero bueno, este es un proceso democrático en el que pueden aspirar todos los ciudadanos, sin distinción alguna, pero lo lógico es que aspiren a un puesto tan importante como el de representar a un distrito electoral en el Congreso de la Unión, personas siquiera bien enteradas, bien informadas sobre los principales problemas que confronta la sociedad y sus posibles soluciones.

 

De lo contrario, serán lo que en términos coloquiales se denomina “levanta dedos” es decir, representantes populares que no van a defender los intereses de la gente que los eligió, sino a aprobar todas las iniciativas que mande el Ejecutivo para que sean aprobadas, en el caso de los priistas y sus aliados; o para rechazar todas esas iniciativas, por representar a partidos de oposición, aunque sean propuestas que beneficien a sus representados.

 

Esa es la desventaja que tienen quienes llegan a una diputación, sin tener ideología política, proyecto de nación e ignorantes de la realidad nacional. Es la desventaja pues, de no tener sensibilidad política y social.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus