Sunday, 26 de January de 2020

Miércoles, 25 Noviembre 2015 03:20

“La evaluación es diagnóstica, no punitiva”




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

Para conocer la realidad de lo que está pasando en el magisterio poblano, donde unos critican la evaluación que está haciendo la SEP, como parte de la “Reforma Educativa” y otros la aceptan sin protestar, recurrimos a un maestro con muchos años de servicio y con doctorado en pedagogía.

 


Él afirma que esa evaluación es diagnóstica y no punitiva.

 

Lo que se pretende con ella es conocer las debilidades y fortalezas que cada maestro tiene. El grado de conocimiento que los mentores tienen de su profesión, pues sólo así, teniendo un diagnóstico real del “material humano”, podrá formularse un plan para lograr la superación del magisterio.

 

No es cierto, nos dijo, que dicha evaluación sea un medio para despedir o degradar a los maestros en su vida laboral. Lo que se busca es ayudarlos a aprovechar sus fortalezas y a superar sus debilidades desde el punto de vista profesional.

 

Lo que se está haciendo es aplicar el Reglamento Interior de la SEP aprobado en 1943, tiempos del presidente Manuel Ávila Camacho, que sigue vigente y del que se derivaron importantes logros para la educación en México.

 

En el año de su expedición, ya mencionado, se creó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y al año siguiente, 1944, fue creado el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, que permitió dar un salto cualitativo a la educación en México, pues dicho instituto dio la oportunidad de que miles de maestros improvisados con los que se inició el proceso educativo popular en nuestro país, realizaran, ya trabajando, la carrera de maestro de primaria, cursando en el instituto, mediante cursos intensivos en tiempo de vacaciones y con textos que los alumnos debían estudiar por su cuenta, la carrera magisterial que duraría seis años (tres de secundaria y tres de normal, propiamente dicho). Esa institución fue básica para la formación del magisterio mexicano, en una época en la que casi no había jóvenes con secundaria terminada.

 

El censo realizado por la Secretaría de Educación, nos permite saber que actualmente hay en el estado de Puebla, 18 mil 500 maestros sin título, distribuidos en todos los planteles de educación obligatoria oficial.

 

Hablé del gran éxito que alcanzó el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio y puedo decir que la institución que lo sustituyó, la Universidad Pedagógica, no llenó las expectativas que de ella se esperaban. Los resultados han sido pobres.

El problema ahora es encontrar el sistema adecuado para sacar adelante a los 18 mil 500 maestros sin título y crear un mecanismo que permita, como dije antes, actualizar a los maestros en las nuevas técnicas pedagógicas, aprovechando sus fortalezas y superando sus debilidades.

 

Esa es la verdadera intención de los exámenes de evaluación.

 

El gobierno actual sólo está aplicando el magnífico reglamento interior, que no ha perdido actualidad, para superar los problemas de ahora.

 

Hay maestros que afirman que no se toma en cuenta en la evaluación el medio en el que se desenvuelven los maestros que podríamos dividir en urbanos, sub-urbanos y rurales, pues enfrentan problemáticas diferentes.

 

Nos comentaban que los suburbanos son los que confrontan mayores problemas, pues en colonias y barrios populares, sobre todo de las grandes ciudades como la capital del estado, los niños muchas veces sufren maltrato familiar, no están bien alimentados y con frecuencia tienen adicciones al alcohol, al tabaco y hasta a algunas drogas.

 

Al respecto nuestro entrevistado nos dijo que eso es cierto, pero debe tenerse en cuenta que la evaluación es para conocer el grado de profesionalismo que tiene un mentor y ya después se atenderán los problemas que enfrenten en el medio donde trabajen.

 

Pasando a otra cosa: el 27 de este mes, dentro de unos días, se iniciarán los foros organizados por la Fundación Colosio, del PRI, para elaborar el plan de trabajo que el abanderado priista a la gubernatura, deberá comprometerse a realizar.

Entre los militantes tricolores ya se maneja una terna integrada por la senadora Blanca Alcalá, que no parece tener muchas ganas de entrarle a la llamada “chica”; el ex diputado federal Enrique Doger Guerrero, que ya está activo como miembro de la dirigencia nacional de su partido y el ingeniero Alberto Jiménez Merino, del que se dice, que ha ido creciendo, sobre todo por el apoyo que le han brindado las organizaciones campesinas, priistas y no priistas y que es el que parece más entusiasmado y por el que los campesinos se manifiestan con entusiasmo. Le han dado su apoyo maiceros, cañeros, campesinos de la CCI, de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, de la propia CNC, aunque en este caso el apoyo no es oficial pero es real, de la CCM, de los médicos veterinarios y de otras más.

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus