Monday, 20 de January de 2020

Viernes, 27 Noviembre 2015 02:29

Quieren revivir a la CNOP




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

La Confederación Nacional de Organizaciones Populares, CNOP, fue el sector más dinámico, mejor organizado y mejor estructurado del viejo priismo. Al arribar la tecnocracia priista al poder, con Carlos Salinas de Gortari al frente, la destrucción del PRI se inició con la destrucción de su sector más representativo de las clases medias surgidas a raíz de la Revolución de 1910.


La tecnocracia priista no podía atentar contra los otros sectores tradicionales del priismo, pues los campesinos y los obreros, organizados en la CNC y en las centrales FROC, CTM y CROM, eran dirigidas por viejos líderes inamovibles y mañosos, que no se dejaron manejar tan fácilmente con el sector popular, diverso en su composición y con intereses distintos entre las agrupaciones que lo conformaban.

 

Se decidió destruir a la CNOP cambiándole el nombre. Se le puso UNE, que nadie supo qué significaba y ahí empezó la confusión que derivó en un proceso de desmantelamiento que ya no puso ser remediado.

 

El objetivo final era sustituir al PRI por un partido que se llamaría “Solidaridad” y que sería propiedad del señor Carlos Salinas de Gortari. Un partido que según el proyecto, sería de ciudadanos y no de sectores.

 

Salinas en esa forma, se vengaría de los priistas que se opusieron internamente a la sustitución del programa social de la Revolución Mexicana, por el sistema económico neoliberal impuesto a México y aceptado por su gobierno, por Estados Unidos a través del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de la OCDE.

 

Durante los años en que la CNOP, fue sustituida por UNE, dicho sector se debilitó a tal grado, que no ha podido recomponerse a pesar de que se le devolvió su nombre original.

 

Perdió al Sindicato de Trabajadores del Seguro Social, al Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado, al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a las ligas de profesionales en diversas especialidades, en fin, sólo se quedó con algunas agrupaciones de colonos, de locatarios de algunos mercados, de algunas ligas de profesionales.

 

La CNOP dejó de ser lo que fue: el sector más dinámico, más alegre, el que aportaba mayor número de gente capacitada para el servicio público en todas sus ramas.

 

Su edificio en la 9 Oriente, en pleno centro de la ciudad, que siempre tenía actividades, conferencias, clases de artesanías, de bailables regionales, juntas de médicos, de abogados, de economistas, se quedó desierto. Ese edificio que fue dado en comodato por el gobierno estatal a la mencionada organización, estuvo a punto de perderlo en esta administración, pero lograron salvarlo algunos de sus miembros con buenas relaciones con el actual gobierno.

 

Hace seis meses, fue puesto al frente de la CNOP, el ex diputado federal José Luis Márquezy el pasado miércoles fue ratificado como dirigente estatal en un acto en el que estuvieron la dirigente nacional Cristina Díaz; el delegado del comité nacional del PRI, Rogelio Cerda y la dirigente estatal del partido tricolor, Ana Isabel Allende, así como algunos diputados federales y locales, además de ex diputados.

 

Pretender revivir al sector popular del PRI, es como pretender regresar a la vida a un moribundo.

 

Desde su debacle, iniciada en los tiempos de Salinas de Gortari, nadie ha podido hacer nada para que los cenopistas recuperen la importancia que tuvieron dentro del Revolucionario Institucional, hace un cuarto de siglo.

 

Los trabajadores del Seguro Social y los maestros afiliados al SNTE, las organizaciones más fuertes que lo constituían, incluso anduvieron incursionando en otros partidos. Sus candidatos a diputados estaban en el PAN y ya no en el PRI. La dirigente del magisterio, ahora presa, Elba Esther Gordillo, brindó su apoyo a los presidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, incluso a éste, lo hizo triunfar, con una mínima cantidad de votos, sobre Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 2006.

 

No será don José Luis Márquez el que reviva a la CNOP. Otros priistas, reales o simulados, ya lo intentaron sin resultados.

 

Los priistas de base no creen que don José Luis pueda hacer lo que no ha sido posible en más de veinte años con otros actores.

 

A pesar de su agresivo discurso contra el actual gobierno estatal, no convence. Los priistas ya están muy toreados y se han vuelto mañosos. Ya no creen en nadie ni en nada. Hablan de mucha simulación sobre todo en priistas que no han tenido una actitud firme durante el tiempo en el que el PRI, dejó de ser gobierno en Puebla.

 

A lo mejor el ex diputado Márquez da el campanazo y logra un ligero repunto. No lo ha logrado en los seis meses que ha estado al frente de la organización, pero ahora que ya fue declarado formalmente dirigente estatal, quizás logre algo.

 

Hoy 27 de noviembre, se inician en Chignahuapan, Sierra Norte del estado, los Forostemáticos convocados por la Fundación Colosio de Puebla, para formular el plan de trabajo que se comprometerá llevar a cabo si el voto popular le favorece, quien resulte candidato a la minigubernatura del estado.

 

El tema que se abordará en Chignahuapan será el de “Política Social.

 

Estarán miembros de la dirigencia estatal del PRI, dirigentes municipales y de diversos sectores priistas y los aspirantes a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino y Alejandro Armenta Mier.

 

El lunes próximo se llevará a cabo el Foro sobre Educación en la ciudad de Tehuacán, con asistencia del doctor Enrique Doger Guerrero y el licenciado Javier López Zavala, también aspirantes a la candidatura priista.

 

Los foros continuarán hasta diciembre. Serán diez y se realizarán en las cabeceras distritales más importantes de la entidad.

 

Lo que hemos dicho sobre el Sector Popular del Partido Revolucionario Institucional, es una verdad que la gran mayoría de los priistas conoce, pero no se atreve a decir y menos a criticar. La afirmación de que Salinas de Gortari inició un proceso de desmantelamiento priista, los priistas lo comentan en corto, pero hasta ahí las cosas.

 

Su formación política dentro del partido, los obliga a ser institucionales, a no revelar sus problemas internos y menos cuando están involucrados personajes que tuvieron tanto poder como Salinas de Gortari. Ni modo, así son ellos.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus