Sunday, 26 de January de 2020

Miércoles, 02 Diciembre 2015 03:05

La crisis política es la peor




Written by  Gabriel Sánchez Andraca

Todos sabemos que nuestro país confronta crisis económica, social (incluye la inseguridad) y política. De todas ellas, la política es la más grave, pues de esa se derivan las otras dos.

 


Tenemos un sistema “democrático” partidista, es decir, que su base son los partidos políticos y es el caso que nunca los partidos habían estado tan desestructurados, tan desorganizados, tan desideologizados.

 

Pensamos muchos, que dada las crisis recurrentes en el aspecto económico, social y político, los partidos harían un esfuerzo para superar sus propios problemas, pero no, cada día están peor.

 

Los partidos considerados como los principales del país, PRI, PAN y PRD, acaban de renovar a sus dirigencias nacionales y en lugar de mejorar, parece que tienden a empeorar.

 

El Partido Acción Nacional, que durante sus primeros cincuenta años se asumía como modelo de honestidad y eficiencia, empezó a probar las mieles del poder y surgieron los primeros síntomas de corrupción e inestabilidad al interior de ese partido.

 

El PAN siempre tuvo una ideología derechista muy apegada a la religión católica, que tenía entre sus metas, una vez que asumiera el poder total del país, introducir la educación religiosa en las escuelas, pues decían que la falta de educación en este rubro era la culpable de la corrupción.

 

Además, según lo anterior, este pueblo mayoritariamente católico, debía tener un sistema educativo de acuerdo con el credo que profesa la mayoría de la población.

 

Debería aplicarse un desarrollo basado en la doctrina social de la Iglesia y las autoridades civiles y militares, tener una estrecha relación con ésta. Querían pues, pensando en lo que para ellos era lo moderno en el siglo XX, un gobierno tipo el de Francisco Franco en España y que para los liberales significaría un retroceso a la época de la Colonia o la Edad Media europea.

 

En el año 2000, al iniciarse el siglo XXI, los panistas llegaron al poder, pero no los panistas tradicionales, sino directivos de grupos empresariales que adquirieron la titularidad del PAN, como si de una franquicia comercial se tratara.

 

Vicente Fox, fue el candidato y desde el primer momento demostró que nada tenía que ver con el PAN. Se rodeó de un grupo de amigos que financiaron y organizaron su campaña y finalmente lo llevaron al poder.

 

Ya en el poder, con un alto porcentaje de popularidad y con un congreso mayoritariamente panista, nada hizo por cambiar las cosas.

 

Su falta de oficio político y su desconocimiento total de lo que era la administración pública, lo llevaron a cometer error tras error.

 

Al tercer año de su gobierno, perdió en las elecciones federales intermedias 50 escaños en la Cámara de Diputados. Terminó su periodo con un descrédito total y el candidato de su partido tuvo que ser ayudado de última hora por la dirigente del SNTE, Elba Esther Gordillo, para que obtuviera una votación suficiente para triunfar, con menos del uno por ciento porcentual de la votación.

 

Felipe Calderón lo sucedió para terminar con lo que se conoce como la docena trágica.

 

Hijo de uno de los fundadores del panismo tradicional, Luis Calderón Vega, al que dejó cuando su partido fue invadido por los empresarios derechistas, tampoco sabía de política y de administración pública, pese a haber tenido como maestro, en Acción Nacional, a una de las figuras más relevantes del panismo, Carlos Castillo Peraza.

 

Engreído y visceral, tuvo muchos desaciertos y muy pocos, pero muy pocos aciertos.

 

Su ofrecimiento de campaña, de ser el Presidente del Empleo, no sólo no lo cumplió, sino que se le conoció como el Presidente del Desempleo.

 

La economía nacional llegó a tener un crecimiento inferior al de todos los países de Latinoamérica, incluyendo Haití y además inició una guerra contra el narcotráfico, sumamente costosa e ineficiente, y dejó al país sumido en la violencia y en la inseguridad.

 

Los panistas se olvidaron de su ideología y en los dos sexenios que gobernaron al país, se comportaron como priistas, con altos índice de corrupción, pero además, con un elevado grado de ineptitud.

 

Perdieron las elecciones del 2012 y fueron superados por el PRD en el número de votos obtenidos. El PAN quedó en el tercer lugar de la votación y al querer renovar su padrón, éste se les desplomó y de casi 2 millones de miembros que pensaban que tenían, sólo se reinscribieron poco más de 200 mil, apenas los suficientes para no perder su registro. Vicente Fox, ya no se reinscribió y tampoco “la señora Marta”.

 

Mañana le seguiremos contando la situación en que están los principales partidos del país, en vísperas de elecciones para renovar gobernador en 13 entidades de la república.

 

Agrupaciones campesinas afiliadas a la Confederación Campesina Mexicana, desprendida de la CNC, pero en proceso de reincorporación a la misma, darán su apoyo al ingeniero Alberto Jiménez Merino en un desayuno que se efectuará el lunes, para la mini gubernatura del estado.

 

Estará el dirigente nacional Nabor Ojeda, así como otros miembros de la dirigencia.

 

De los aspirantes a la gubernatura del estado, la llamada mini, el más activo en este momento parece ser el actual presidente municipal de Puebla, Antonio Gali Fayad.

 

Es dirigente de una agrupación de alcaldes panistas y eso le ha permitido visitar varios municipios del interior del estado.

 

Él no es panista, pero el partido que lo llevó al poder municipal, parece apoyarlo para que acceda a la minigubernatura.

 

Hay la posibilidad de que el candidato del PRI sea designado en la primera quincena de este mes, una vez que terminen los cuatro foros que la Fundación Colosio del PRI organizó para formular la plataforma política a la que deberá comprometerse el candidato del partido tricolor, una vez designado. Actualmente se han llevado a cabo los dos primeros foros: el de Desarrollo Social, en Chignahuapan, al que asistieron los aspirantes priistas Lucero Saldaña, Alberto Jiménez Merino y Alejandro Armenta y el de Educación, en Tehuacán, con la participación de Enrique Doger y Javier López Zavala.

 

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus